Menú
Cómo utilizar el método de disciplina "1,2,3"
Cómo utilizar el método de disciplina "1,2,3"

123

Cómo utilizar el método de disciplina "1,2,3"

Si utilizas el método de disciplina "1,2,3" primero debes saber cómo usarlo y cuándo contar...

El método de disciplina "1,2,3", tiene que ver con contar a los niños porque les adviertes que deben cumplir con una responsabilidad concreta y que tienen esos segundos para poder actuar antes de llegar al 3, porque en caso de desobedecer o no cumplir con sus responsabilidades podrían tener consecuencias negativas ante un mal comportamiento.

Este método de disciplina está destinada a niños con necesidades típicas o especialesEste método de disciplina está destinada a niños con necesidades típicas o especiales

El método 1,2,3

Este método de disciplina está destinada a niños con necesidades típicas o especiales. Se centra en manejar y "detener el comportamiento inadecuado". Los comportamientos que quieres que tu hijo deje de hacer, e "iniciar el comportamiento correcto", es decir, aquellas acciones que desea fomentar en tu hijo. Este plan de disciplina utiliza pautas suaves pero firmes y desalienta el uso de discusiones, gritos o azotes.

Este tipo de método es ideal para utilizar en cualquier ocasión, pero siempre desde la calma y el respeto hacia los niños. Para poder educar correctamente, es necesario hacerlo desde el corazón. Si tu hijo no detiene el comportamiento indeseable a la cuenta de 3, tendrás que realizar una consecuencia negativa como un tiempo de espera o quitar algún privilegio en ese momento determinado.

Es necesario no amenazar para nada, ni tampoco mostrar demasiado emoción al disciplinar. Estas reacciones solo diluirán el mensaje hacia tu hijo y no comprenderá bien lo que le dices. En este sentido, intenta no enfadarte y céntrate en el comportamiento, sin etiquetar a tu hijo. Recuerda que respetarle es esencial.

Seis tipos de manipulación

  • Aprende a manejar los seis tipos de pruebas y manipulación: acoso, intimidación, amenazas, martirio, violencia física y física. Cada uno de estos es una técnica o comportamiento que los niños usan para ganar control en la relación padre-hijo. Utilizan estas tácticas verbales y no verbales para salirse con la suya con los padres. Al aprender a reconocer e ignorar estos comportamientos, puedes enseñarle a tu hijo que la manipulación no será recompensada.
    • Fomenta el buen comportamiento cuando lo veas. Puedes fomentar una buena autoestima y un comportamiento apropiado en tu hijo cuando reconoces sus elecciones positivas. Este estímulo conduce a la independencia y autonomía en el niño.
    • Elige actividades que fortalezcan la relación con tu hijo. Un vínculo más estrecho entre padres e hijos significa una mejor comunicación y más cooperación por parte del niño. Recibir atención positiva de su parte significa que el niño actuará mal en menos ocasiones, porque no buscará atención negativa.
    • No esperes que los niños tengan las mismas habilidades de razonamiento que los adultos. Todavía tienen que desarrollar la capacidad mental para pensar a través de la causa y el efecto de sus acciones.
    Deberás priorizar la educación emocionalDeberás priorizar la educación emocional

    ¿Tienes que buscar ayuda?

    Si a pesar de tus intentos de disciplinar a tu hijo te das cuenta de que no atiende a razones y cada vez tiene un peor comportamiento, no te sientas culpable. No tienes la culpa de lo que le está ocurriendo pero sí tienes la obligación de ayudarle. Deberás priorizar la educación emocional, para ayudarle a entender sus emociones y también las de los demás.

    Un niño que tiene un mal comportamiento, casi siempre tendrá algún motivo que le cause tener esta conducta. Esto significa que habrá que entender qué le pasa para poder ayudarle en su estado actual. Ten en cuenta que un niño no quiere estar enfadado ni pasarlo mal, quiere que le ayudes a entender qué le pasa y qué puede hacer para estar mejor.

    Si encuentras difícil esta tarea o ves que a pesar de tus ayudas tu hijo continúa con un estado emocional poco adecuado, entonces no dudes en acudir a un profesional de la psicología infantil para que pueda orientaros en qué hacer y qué pautas seguir en casa para mejorar la situación de crianza en el hogar.

    Te puede interesar