Menú
Síntomas que indican que el parto se acerca
Síntomas que indican que el parto se acerca

LLEGADA DEL BEBÉ

Síntomas que indican que el parto se acerca

Tu propio cuerpo te hará constancia de que el parto está por llegar incluso un mes antes del mismo, ya que es entonces cuando empieza a prepararse para la llegada del bebé.

Embarazada sufriendo las primeras contracciones del partoEmbarazada sufriendo las primeras contracciones del parto

Por fin te encuentras cerca del momento tan esperado durante todo el tiempo que has estado embarazada: el de ver a tu bebé, pero... ¿qué síntomas te indican que el parto se acerca?

Los cambios del cuerpo al acercarse el parto

Tu propio cuerpo te hará constancia de que el parto está por llegar incluso un mes antes del mismo, ya que es entonces cuando empieza a prepararse para la llegada del bebé: el parto. El nivel de hormonas aumenta ensanchando el cuello del útero y provocando las contracciones semanas antes del parto.

No obstante, hay mujeres que pueden llegar a no sentir nada hasta momentos antes del parto. Esta alteración de las hormonas puede producir en algunas mujeres una sensación de frío, temblores o debilidad.

Tu propio cuerpo te dará señales a través de las que sabrás que ya estás de parto
Estando embarazada también se sufre antes del parto de algunos cambios aparentes como la hinchazón de piernas y tobillos, la necesidad de ir al baño constantemente o un leve picor vaginal. Es normal que estés preocupada si eres una madre primeriza, porque desconoces los síntomas. Sin embargo, la naturaleza es sabia y tu propio cuerpo te empezará a dar las pistas adecuadas en los momentos previos del parto en la mayoría de los casos.

Síntomas que indican que se acerca el parto

Los síntomas más comunes en las semanas previas al parto suelen ser:

- Alivio de la presión en tu caja torácica, puesto que el bebé ha empezado a descender (lo que comúnmente se conoce como "encajamiento"). Podrás respirar mejor porque el bebé habrá bajado hacia tu pelvis, encajándose para el futuro parto.

- Primeras contracciones. Son rítmicas y dolorosas haciéndose cada vez más fuertes a medida que se acerca el momento del parto. Es la tensión de las paredes verticales del útero lo que produce el dolor y la parte superior del mismo, con sus músculos, que empujan al bebé hacia abajo. Durante esta etapa algunas mujeres sufren los mismos dolores que durante el ciclo menstrual. Al dilatarse el útero de forma progresiva, estos dolores de contracciones pueden generar lo que denominamos "falso parto", porque el cuerpo todavía no está listo para el parto verdadero aunque nos esté dando estas señales.

Embarazada en una de las últimas revisiones antes de dar a luzEmbarazada en una de las últimas revisiones antes de dar a luz

- Tras esta tensión por las contracciones en el cuello del útero este se empieza a ablandar. Si es tu primer embarazo este proceso no implica que sea ya el momento de dar a luz. Sin embargo, si ya has tenido otro parto antes el cuello de tu útero puede llegar a dilatarse entre un centímetro o dos antes del parto. A medida que la fecha de dar a luz esté cerca tu ginecólogo te examinará el cuello del útero para ver si se ha producido algún cambio significativo que nos le indique el momento adecuado para el parto.

- Expulsión del tapón mucoso. Cuando el útero se está dilatando para el momento del parto puedes sentir que expulsas una sustancia mucosa (una pequeña cantidad de flujo). Este tapón ha sido el responsable de proteger a tu bebé sellando el cuello del útero de los agentes externos durante los nueve meses de embarazo, antes de dar a luz.

Si has expulsado el tapón mucoso, debes acudir ya al hospital
- Expulsión de gran cantidad de líquido. Esto se produce cuando se rompe el saco de ácido amniótico que cubre al bebé antes del parto, lo que comúnmente se conoce como "romper aguas". Cuando esto sucede debe llamarse inmediatamente al médico o acudir al hospital de urgencia, independientemente de la cantidad de agua que estés perdiendo. La expulsión de líquido puede venir prevenida por contracciones, pero en muchos casos sucede de presenta el parto de repente. En este caso deben inducirte el parto, ya que al deshacerse la bolsa de líquidos que rodea al bebé este ya no está protegido y queda desamparado frente a los gérmenes antes de dar a luz.

- Algunas mujeres sufren diarreas, puesto que las sustancias químicas llamadas prostaglandinas son liberadas momentos antes del parto y pueden tener este efecto en la madre.

Síntomas que indican que ha empezado el parto

Como las contracciones Braxton Hicks se generan semanas antes del verdadero parto no siempre es fácil determinar cuando es realmente el momento del parto. No obstante, una vez se ha perdido el tapón mucoso y empiezan las primeras compulsiones es recomendable acudir al médico.

Pareja junto a su hijo recién nacido en la habitación del hospitalPareja junto a su hijo recién nacido en la habitación del hospital

El ginecólogo o la comadrona comprobarán la dilatación del cuello del útero, para así saber si el parto ha empezado verdaderamente. Después de romper aguas las contracciones pasarán a estar menos dilatadas en el tiempo y a ser más intensas y dolorosas. Es en ese momento que el parto está a punto de producirse.

Falsos síntomas del parto

Desafortunadamente, en algunas ocasiones, y sobre todo en madres primerizas, los síntomas que la embarazada está padeciendo no son del parto sino que, y aún siendo muy parecidos al parto real, son falsos. Algunos indicios para que la embarazada pueda determinar si estos síntomas del parto son falsos son los siguientes:

- Las contracciones no aumentan a medida que pasa el tiempo ni son más dolorosas.

- Si las contracciones aminoran o desaparecen si la madre cambia de postura o camina un rato.

- Si el dolor se manifiesta debajo del abdomen en lugar de en la parte baja de la espalda.

- Si el feto se mueve a la vez que se producen las contracciones. Este es un indicador de un posible sufrimiento del feto, ya que sus movimientos pueden intensificarse con las contracciones, pero no significa que sea realmente el momento del parto.

- Pérdida de líquidos o sustancias mocosas. Pude que sean resultado de una relación sexual o un examen ginecológico realizados incluso 48 horas antes y no significan siempre el verdadero momento del parto. Sin embargo, si lo que se pierde es sangre de un intenso color rojo debe acudirse inmediatamente a una consulta médica.

Si las contracciones no aumentan, en tiempo ni en dolor, es una falsa alarma
Para asegurarnos de que estamos sufriendo falsos síntomas del parto, es recomendable calcular el tiempo sucedido entre una contracción y otra, anotarlos en un papel y ver si son irregulares o si han aumentado durante una hora. Si te sientes insegura, has perdido sangre o mucho líquido, probablemente estés de parto o debas ir al hospital para comprobar que todo sigue en orden para la llegada de tu bebé.

Cuándo acudir al hospital (incluso si no es el momento del parto)

Si tu embarazo o parto presenta algún tipo de riesgo, seguramente tu médico o partera te recomendarán asistir al hospital antes de lo normal. En un parto sin complicaciones se recomienda ir al hospital cuando las contracciones son cada cinco minutos en la última hora y tienen una duración de un minuto cada una. También debes acudir al hospital si se ha roto la bolsa de líquido amniótico, es decir, sospechas que has roto aguas, el indicador más conocido del parto.

Mujer embarazada haciéndose la última ecografía antes del partoMujer embarazada haciéndose la última ecografía antes del parto

Si sangras en abundancia o si el color del líquido expulsado tiene una tonalidad verde o amarillenta, cosa que puede significar que contenga restos de heces del bebé, puede decir que este esté posiblemente sufriendo y pueda ocasionar problemas durante el parto. Si tienes fiebre, un intenso dolor de cabeza o un dolor abdominal fuerte también debes acudir al hospital sin dilación. Incluso si estás en la 37 semana del embarazo y tienes la sensación de que pueda ser un parto prematuro.

No debe preocuparte el hecho de presentarte en el hospital incluso si no son los verdaderos síntomas del parto real, puesto que los médicos y las parteras están ahí también para informarte y darte consejo. Es mejor que estés bien informada y que no te queden dudas, por tu salud y por la de tu bebé y para que todo salga lo mejor posible en el momento del parto.

Te puede interesar