Menú
Diarrea en el embarazo: causas y tratamiento
Diarrea en el embarazo: causas y tratamiento

CONSEJOS

Diarrea en el embarazo: causas y tratamiento

Unos sencillos consejos en lo referente a la dieta más adecuada para las embarazadas que pasan un proceso diarreico.

Mujer embarazadaMujer embarazada

La diarrea, al contrario de lo que a veces se afirma en el lenguaje popular, no es una enfermedad en sí misma, sino un síntoma de una patología, una mala digestión o una descompensación en el cuerpo; es decir, responde a una causa subyacente. Su expresión, sin embargo, es siempre la misma: un aumento de las deposiciones diarias, que varían de color y son líquidas o acuosas.

Posibles causas de la diarrea en embarazadas

En general, los motivos que pueden provocar la diarrea en una mujer embarazada no son diferentes a los que la provocan en el resto de personas. La causa más habitual es la ingestión de comida que, o bien está en mal estado y nuestro intestino no consigue digerir, o contiene un virus o una bacteria que nos provocan una gastroenteritis, o nos hace desarrollar un parásito intestinal. Otra causa frecuente es el consumo de algunos medicamentos (antibióticos, laxantes). Por último, entre las causas más comunes están una serie de afecciones como el síndrome del intestino irritable, las enfermedades que provocan inflamación en el intestino, la celiaquía, la intolerancia a la lactosa...

Los motivos no son diferentes a los de cualquier otra persona

Peligros de la diarrea

La mayor parte de los casos de diarrea durante el período de embarazo son de carácter leve y duran entre uno y tres días. No es cuestión de exagerar el peligro que supone para el bebé, pero sí es recomendable consultar siempre con el médico incluso en casos leves. Si el caso no es grave, seguramente lo solucionará recetando algunos días de reposo y dieta blanda y confirmará que no hay riesgo para el feto.

Es recomendable guardar reposoEs recomendable guardar reposo

Si el caso de diarrea en el embarazo es severo (más de tres o cuatro deposiciones al día) o se perpetúa en el tiempo hay que recibir atención médica de forma urgente. Siempre se debe acudir al médico si en las deposiciones hay sangre o si se produce fiebre alta, así como si tenemos náuseas o vómitos, dolor abdominal, o mucosidad en las heces. La causa podría ser una infección bacteriana, que supone un peligro potencial tanto para la madre como para el bebe.

El principal peligro que afronta una embarazada afectada por la diarrea es la deshidratación. Cuando ésta se produce, la sangre no circula de forma eficiente hacia los órganos internos y la placenta, lo cual supone un peligro para el feto y provocar partos de bebe prematuro. En los casos más graves, puede ser necesaria la hospitalización, y la madre debería recibir fluidos por vía intravenosa. Normalmente se recetarán antidiarréicos, medicamentos que pueden ser consumidos de forma segura por las embarazadas.

Cómo prevenirla

Durante el periodo de embarazo debemos cuidar la alimentación de forma especial: mantener, por una parte, una dieta equilibrada, y, por la otra, cuidar una serie de normas básicas. Así, debemos lavar con cuidado la fruta y la verdura que vayamos a ingerir, evitar darnos atracones de una sola sentada y, si comemos fuera, preocuparnos porque sea un lugar en el que se cuida la higiene. Al viajar debemos consumir sólo agua embotellada y no es recomendable arriesgarse mucho a condimentos a los que no estamos acostumbrados.

Por otra parte tenemos que vigilar los medicamentos que consumamos. Si estamos recibiendo tratamiento, debemos consultar siempre la posibilidad de efectos secundarios. Como ya hemos comentado, el estreñimiento es una problemática común entre las embarazadas; abusar de los laxantes puede producir el efecto contrario y provocarnos diarrea, que, en casos severos, es más peligrosa que lo que intentamos evitar.

Tratamiento de la diarrea en el embarazo

Durante el tiempo en el que la mujer esté convaleciente, es preferible que esté en reposo, evite esfuerzos y tome toda el agua y todos los líquidos que su cuerpo tolere, para evitar la deshidratación. Si el caso de diarrea es tan severo que es incluso imposible retener el agua, lo mejor es beber a pequeños sorbos una bebida isotónica con una pajita.

Si con la dieta blanca no remite, lo mejor es acudir al médico

Por otra parte, hay una serie de comidas que harán que la situación de nuestros intestinos mejore. Entre los alimentos más recomendables para empezar a comer están el arroz y el pan tostado. Las bananas y el puré de manzana son también muy beneficiosos, y la segunda comida nos ayuda a hidratarnos. Es también relevante mantener una dieta rica en zinc y vitaminas y tomar almidón (lo podemos encontrar en las patatas, los cereales sin azúcar y las galletas).

Mujer embarazada guardando reposoMujer embarazada guardando reposo

En una segunda fase podemos introducir más variedad. Las carnes más recomendables son las magras y, si queremos decantarnos por el pescado, lo mejor es el blanco y a la plancha. El yogur, las zanahorias cocidas y la sopa también nos ayudarán. En cuanto a las bebidas, como ya hemos mencionado, el agua y los líquidos desarrollados para deportistas son más recomendables que el zumo de uva y las bebidas de manzana, que algunas personas creen erróneamente que ayudan a hidratarse en casos de diarrea.

Por último, un par de consejos para cuando la diarrea esté remitiendo. El primero es que muchas veces pasamos por un breve periodo de estreñimiento tras pasar la diarrea; es algo natural y debemos seguir con la dieta astringente hasta que éste remita. Por otra parte, es interesante señalar que durante un periodo diarreico es frecuente que haya pérdidas en la flora intestinal. A la hora de reponerla, lo mejor es tomar yogures probióticos.

Te puede interesar