Menú
Cómo recuperar la confianza en tu matrimonio
Cómo recuperar la confianza en tu matrimonio

MATRIMONIO

Cómo recuperar la confianza en tu matrimonio

Aunque requiere mucho tiempo y esfuerzo, si realmente queréis conseguirlo, se puede recuperar la confianza en tu matrimonio.

Muchas parejas casadas se rompen y acaban en divorcio porque se acaba la confianza. La confianza es clave para cualquier relación entre personas y aún lo es más en un matrimonio, donde en principio, se construye un núcleo familiar que pretende que dure para siempre. La confianza en una relación íntima se basa en sentirse seguro con otra persona. 

La infidelidad, las mentiras o las promesas rotas pueden dañar gravemente la confianza un matrimonio. Esto no significa necesariamente que no se pueda salvar un matrimonio. Aunque reconstruir la confianza puede ser un desafío cuando existe una brecha significativa... si ambos están comprometidos en lograrlo, se puede conseguir.

Los pedazos rotos

Se necesita mucho tiempo y esfuerzo para restablecer la sensación de seguridad que se necesita para que un matrimonio prospere y siga creciendo. La recuperación de lo que ha ocurrido para romper la confianza es donde muchas parejas se estancan. Es necesario abordar 5 puntos claves para superar una ruptura de confianza:

  • Conocer los detalles de lo ocurrido
  • Liberar la ira de un modo saludable
  • Mostar un compromiso de mejora conjunta
  • Reconstruir la confianza
  • Reconstruir la relación
Muchas parejas casadas se rompen y acaban en divorcio porque se acaba la confianzaMuchas parejas casadas se rompen y acaban en divorcio porque se acaba la confianza

5 puntos clave a tener en cuenta

A continuación hablamos de forma detallada sobre estos cinco puntos clave:

  1. Conocer los detalles. Incluso cuando se trata de una infidelidad conocer los detalles tiene dos caras: hay que ser sincero y honesto con la información. De esta manera la parte traicionada tendrá una comprensión más amplia de la situación.

  2. Liberar la ira. Tener ira acumulada pueden llevar a problemas de salud mental, emocional e incluso a problemas de salud física. Aunque puede ser tentador reprimir la ira y las emociones es necesario reflexionar sobre los sentimientos que se están experimentando. Tu pareja deberá ser consciente de tos estos sentimientos.

  3. Mostrar compromiso. Ambas partes, deberán preguntarse si realmente la relación sigue siendo adecuada para ellos y si merece la pena arreglarlo. Se necesita tener actos de empatía: compartir el dolor, la frustración y la ira. Mostrar remordimiento y arrepentimiento, dejar espacio para el reconocimiento y la validación de los sentimientos heridos... esto es curativo para ambas partes. Hay que tener en cuenta qué se debe trabajar para mantener el compromiso y hacer que la relación funcione. Evita usar palabras que puedan desencadenar conflictos.

  4. Evita usar palabras que puedan desencadenar conflictosEvita usar palabras que puedan desencadenar conflictos

  5. Reconstruir la confianza. Se deben establecer metas específicas y plazos realistas para que el matrimonio vuelva a encarrilarse. Reconoce que reconstruir la confianza lleva tiempo y requiere de perdón, de estar abierto al crecimiento, de ser consciente de los sentimientos, y de que realmente quieres que todo funcione.

  6. Reconstruir la relación. Con compromiso real por parte de ambos, es posible reconstruir una relación que se ha roto por cualquier tipo de traición. Es importante que si realmente queréis reconstruir la relación sea porque os queréis y queréis que todo funcione. Salvar el núcleo familiar es importante, sobre todo por el bien de los hijos, pero también es muy importante que las razones por las que queréis que todo funcione sea sobre todo, porque os queréis como pareja y queréis ser aún mejores padres.

Si por cualquier motivo, las cosas como pareja no van bien aunque lo hayáis intentado, entonces es mejor que vuestros hijos tengan unos padres que se lleven bien aunque estén en casas separadas que unos padres que intentan estar juntos pero que en realidad solo consiguen enfadarse o hablarse mal y perderse el respeto.

En este sentido, recuerda que es más importante luchar por el núcleo familiar que por una relación que quizá no pueda recuperarse. Aunque si crees que sí puedes recuperar la confianza en tu matrimonio y que todo vuelva a ser como antes... ¡merece la pena intentarlo! Pon plazos de tiempo realistas para no vivir en un sufrimiento eterno.

Te puede interesar