Menú
Qué tienes que recordar en tu crianza si tus padres fueron tradicionales
Qué tienes que recordar en tu crianza si tus padres fueron tradicionales

CRIANZA

Qué tienes que recordar en tu crianza si tus padres fueron tradicionales

Si tus padres fueron tradicionales en su enseñanza, ¿qué es lo que tienes que recordar en tu crianza con tus hijos?

Tus padres lo hicieron lo mejor que sabían en su momento. Posiblemente ellos no tenían acceso a toda la información sobre crianza que tú sí tienes la suerte de tener. Si tienes hijos es posible que tengas ganas de comprar todos los juguetes y creas que debes renunciar a todas las horas de descanso... Pero lo mejor de todo es que tienes un nuevo ser en tu vida para amar con todo tu corazón.

Puedes experimentar tantos recuerdos nuevos y finalmente entenderás de qué se trataba cuando tus padres intentaban criarte. La educación de los hijos es lo más importante que harás en toda tu vida. Eso puede parecer obvio para la mayoría, pero eventualmente todos nos apoyamos en el mismo pensamiento de "Haré lo mejor que pueda con lo que sé". No hay una guía perfecta ni instrucciones concretas para criar a los hijos... simplemente necesitas hacer un esfuerzo para aumentar tu conocimiento para intentar ser un mejor padre o una mejor madre.

Equivocarse está bien y el fracaso no te va a hacer ser peor padre o madreEquivocarse está bien y el fracaso no te va a hacer ser peor padre o madre

Es posible que si echas la mirada hacia atrás te gustaría que tus padres hubieran hecho las cosas diferentes, pero eso ya no puede suceder. Pero ahora igualmente te puede servir, te puede servir como aprendizaje de mejora para la educación que le darás tú a tus hijos en tu vida adulta. Existen algunas cosas que no debes olvidar en tu crianza si has tenido padres tradicionales o demasiado estrictos.

El fracaso está bien

Equivocarse está bien y el fracaso no te va a hacer ser peor padre o madre. A medida que tu hijo vaya creciendo probarás diferentes estrategias de crianza. Del mismo modo tu hijo puede equivocarse en subida y es necesario que aprenda que los errores son buenos maestros. ¿Cómo sabrán realmente si pueden hacer algo o tener éxito si ni siquiera tienen la oportunidad de intentarlo?

Apoya los sueños de tus hijos

Si bien tu hijo puede fallar en las cosas que intenta, también está obligado a encontrar cosas en las que sea bueno también. Si tu hijo descubre que le gusta la ciencia y quiere convertir eso en una carrera en aeronáutica, diles que si quieren, pueden conseguirlo. Dile que sí a cualquier ambición que tengan tus hijos, por locura que parezca... si no lo haces, estarás limitando sus decisiones del futuro por lo que recuerda: no limites a tu hijo. Dile que son capaces de cualquier cosa que se propongan y si fallan, también estará bien porque habrán tenido mucho aprendizaje.

Siempre tienes que hacer un esfuerzo para comprender lo que hace tu hijoSiempre tienes que hacer un esfuerzo para comprender lo que hace tu hijo

Intenta entender a tus hijos

Siempre tienes que hacer un esfuerzo para comprender lo que hace tu hijo, pero especialmente cuando se trata de trabajos. Si quieres ayudarle en la búsqueda de empleo, infórmate sobre lo que está haciendo primero. Por ejemplo, si tu hijo se gradúa en periodismo y se concentra en las noticias, no siga recomendando trabajos de relaciones públicas. No es lo mismo.... Pero independientemente de los ejemplos, si realmente quieres ayudarle, debes tener más conocimientos en el área. O, si es demasiado difícil para ti, ten confianza en que tu hijo es capaz de hacer las cosas por sí mismo.

Escucha a tus hijos

¿Alguna vez has escuchado la frase "oyes, pero no escuchas"?  Eso significa que escuchas lo que una persona está diciendo solo para que puedas dar una respuesta. Necesitas aprender a ESCUCHAR a tu hijo. A veces, tu hijo solo querrá desahogarse, así que no les des la conversación típica de "la vida es difícil"... Esto ya se sabe. Saber la diferencia entre oír y escuchar hará maravillas para tu futura relación con tus hijos. Trata de entender cómo se sienten, consuélales cuando estén tristes y solo escúchales cuando quieran hablar. No siempre tienes que ofrecer una solución. A veces, todo lo que realmente necesitan es que les escuches.

Te puede interesar