Menú
La presión social en la crianza, ¿te está afectando?
La presión social en la crianza, ¿te está afectando?

CRIANZA

La presión social en la crianza, ¿te está afectando?

¿Alguna vez te has sentido influenciado/a en tu crianza por lo que decían otros padres en lugar de seguir tu propio criterio solo por ser aceptado?

Son los padres que saben la importancia que tiene enseñar a los hijos a no dejarse llevar por la presión social de los compañeros. Esta presión social puede afectar a la autoestima de los pequeños y por eso, también es necesario que los padres tengan en cuenta que la presión social en los padres y en la crianza también pueden afectarles demasiado.

Muchos padres no se dan cuenta que otros padres pueden estar influyendo con sus comentarios en su crianza. Si bien a menudo es útil obtener consejos e información de otros padres, a veces es posible que la presión de los padres te influya más de lo que te piensas. Lo mismo que puede ser complicado que a los niños les resulte complicado evadir la presión de los compañeros, a los adultos también les puede ocurrir... Pero es imprescindible que lo tengan en cuenta.

Cómo saber si la presión social afecta a tu crianza

La próxima vez que te sientas presionado a tomar una decisión o hacer algo que no consideras correcto para tu hijo o tu familia, hazte estas preguntas importantes:

  • ¿Tu decisión se basa en tu propia experiencia o creencias o te inclinas más en lo que dicen los demás? ¿Es tu decisión de crianza lo que realmente crees que es mejor para tu hijo y tu familia o es algo que estás haciendo para encajar con otros padres en su grupo social? Por ejemplo si todos toman refrescos en un cumpleaños pero no quieres que tu hijo lo tome pero ese día le dejas hacerlo, ¿por qué lo permites? Piensa qué es lo que hay detrás de tu decisión.  

  • Esta presión social puede afectar a la autoestima de los pequeñosEsta presión social puede afectar a la autoestima de los pequeños

  • ¿Tus decisiones se basan en tus conocimientos sobre algo en concreto? Ya sea la independencia que le das a tu hijo, que le permitas tomar decisiones o cualquier otro aspecto... quizá tus decisiones sobre crianza tengan algo de debate con otros padres. Pero es necesario que te formes e informes sobre lo que es mejor para tus hijos y que decidas en base a eso.

  • ¿Estás haciendo lo mejor para tu hijo? Esta es una pregunta importante que debes hacerte al tomar una decisión de crianza. Si tu hijo odia las películas de miedo pero, por ejemplo, en una fiesta de cumpleaños a la que se le invite, presentará una película espeluznante, no permitas que le convenzan para que tu hijo se vaya. Será tu hijo quién decida si ver o no ver esa película y en caso de no querer verla decidirá si hacer otra cosa mientras los demás la ven o si prefiere marcharse a casa.

  • ¿Tus acciones están inconscientemente influenciadas por lo que los otros padres están haciendo? A veces, podemos hacer lo que otros dicen solo para llevarnos bien, y ni siquiera darnos cuenta de que estamos haciendo cosas que normalmente no haríamos a no ser que sea para encajar de forma inconsciente en un grupo social. Por ejemplo, si estás en una fiesta donde los padres beben mucho alcohol, puedes tomar sin darte cuenta más bebidas alcohólicas de lo que harías en otras circunstancias.

  • ¿La decisión que tomas podría ser perjudicial para tu hijo? Esta es una cuestión muy importante para preguntarte. Si estás, digamos, en esa fiesta donde se toma mucha bebida y los padres no prestan atención a los niños que juegan en la piscina, esta es una situación peligrosa para los niños...  Y que bajo ninguna circunstancia debe ocurrir. Al decir no al alcohol y permanecer cerca de la piscina, y al hablar y alentar al anfitrión a que un padre sobrio sea un salvavidas, puede estar evitando un accidente trágico y terrible... Y además concienciar de la responsabilidad que conlleva ser padre o madre.

  • ¿La presión de otros padres hace que te comportes de forma que no te gusta? Si algunos de los padres con los que te relacionas socialmente actúan de mala manera: chismorreando o se comportaban de otra manera negativa y tóxica, depende de ti decidir si aceptas algo que consideras incorrecto. Lidiar con la negatividad de una manera positiva, como tratar de dirigir tu mal comportamiento en una dirección más agradable o alejarte de esos padres, es fundamental para tu salud mental y para cuidar la crianza que tienes hacia tus hijos.

Cómo ir en contra de la presión social en la crianza

Como seres humanos, todos estamos inspirados e influenciados unos por otros. Esto es lo que puedes hacer para asegurarte de que solo te ves influenciado de forma positiva y no te dejas influenciar de forma negativa:

Ten confianza en ti mismo en tus decisionesTen confianza en ti mismo en tus decisiones
  • ¿La presión de los padres te influye de forma negativa o positiva? Por ejemplo, si otros padres te dan buenos consejos entonces es bueno que los escuches. En cambio si otros padres permiten conductas negligentes, tendrás que alejarte de ellos porque no son una buena influencia ni para ti ni para tus hijos.

  • Haz una lista mental de tus fortalezas de crianza. Ten confianza en ti mismo en tus decisiones. ¿Eres capaz de comer o cenar todos en familia cada día? ¿Escuchas a tu hijo cada vez que quiere comentarte algo y sabe que eres en la mejor persona en la que puedes confiar? ¿Tienes una buena relación con tus hijos?

  • Sé respetuoso con los demás. Si otros padres intentan imponer su pensamiento o estilo de crianza pero tú no estás de acuerdo, no es necesario que discutas o te pongas en contra. Simplemente agradece a que la otra persona te da su opinión de forma sincera y simplemente respeta su decisión y di que tienes otra forma de pensar pero que tendrás en consideración sus palabras por si en el futuro pueden ser buenas para ti. Tendrás que pedir que respeten tu decisión igual que tú respetas las decisiones de los demás. Después encuentra aspectos en los que sí estás de acuerdo y centraros en eso como tema de conversación.

  • Recuerdas que eres el mejor ejemplo para tu hijo. Eres tú el mejor ejemplo para tus hijos y si ve en ti un buen ejemplo de no dejarse llevar por la presión social, sabrá cómo manejar correctamente este tipo de situaciones incómodas y conflictivas. La forma en que manejes la presión de los padres le enseñarás a tu hijo a manejar la presión de los compañeros en su propia vida.

Te puede interesar