Menú
Pezoneras en la lactancia, ¿buena o mala combinación?
Pezoneras en la lactancia, ¿buena o mala combinación?

LACTANCIA

Pezoneras en la lactancia, ¿buena o mala combinación?

Las pezoneras son unas pequeñas piezas fabricadas en silicona que imitan el pezón y la areola del pecho.

Durante la lactancia materna, pueden surgir ciertas dificultades que compliquen la tarea de lograr que esta resulte exitosa y duradera. En la mayoría de los casos, mejorar la situación es una cuestión de cambiar algunas cosas, como la postura que adoptas al amamantar a tu bebé o la forma de colocarte el pecho para que el pequeño pueda hacer una succión correcta.

Este proceso, especialmente al principio, puede resultar algo frustrante y agotador. Pero con un poco de ayuda, puedes conseguir que la lactancia con tu bebé sea duradera y maravillosa para ambos. Por lo tanto, antes de desesperarte y recurrir a otras técnicas de alimentación que (aunque no son perjudiciales no tienen comparación con la lactancia materna), recurre a los consejos de una experta en lactancia o tu propia matrona.

Las pezoneras son unas pequeñas piezas fabricadas en silicona que imitan el pezónLas pezoneras son unas pequeñas piezas fabricadas en silicona que imitan el pezón

Uno de los utensilios que se suelen utilizar cuando surgen complicaciones en la lactancia, son las pezoneras. Pero te recomendamos que antes de hacer uso de ellas, lo consultes con un especialista para asegurarte de que es lo más aconsejable en tu caso.

¿Qué son las pezoneras?

Las pezoneras son unas pequeñas piezas fabricadas en silicona que imitan el pezón y la areola del pecho. En la actualidad, las pezoneras se fabrican en silicona ya que es un material muy moldeable y delgado que permite que el bebé se agarre al pezón fácilmente. Existen pezoneras de diferentes tallas, por lo que debes buscar las que mejor se adapten a la forma de tu pecho. De lo contrario, podrían resultar un inconveniente en lugar de ayudarte en un momento puntual.

Cuándo se aconseja el uso de las pezoneras

Las pezoneras pueden resultar muy útiles cuando surgen algunos problemas durante la lactancia, especialmente al principio. El recién nacido puede tener problemas para agarrarse al pecho correctamente, porque la postura no sea la correcta, porque no tenga fuerza suficiente para mamar bien, por problemas físicos de la madre o del propio bebé etc.

Las pezoneras pueden resultar muy útilesLas pezoneras pueden resultar muy útiles

No obstante, antes de hacerte con unas pezoneras, es aconsejable que consultes con un especialista. Ya que, quizá el problema pueda resolverse de otra forma más cómoda y no necesites recurrir al uso de las pezoneras, que por otra parte añaden un trabajo extra en cada toma.

Las pezoneras de silicona están aconsejadas en los siguientes casos:

  • Si el bebé tiene el frenillo lingual corto: Algunos bebés nacen con una delgada membrana en la parte inferior de la lengua, que la deja anclada al paladar y no les permite realizar ciertos movimientos. Aunque no es en todos los casos, el frenillo corto puede ser un inconveniente a la hora del agarre del pezón por parte del bebé.
  • En bebés prematuros: También en el caso de bebés que nacen con poco peso, que no tienen fuerza suficiente para succionar. Las pezoneras en estos casos resultan muy útiles, ya que permiten que el bebé acceder al pezón de una forma más firme y succionar así con mayor facilidad.
  • Madres con el pezón plano o invertido: Algunas mujeres tienen el pezón invertido hacia dentro o en algunos casos llega a ser casi plano, esto puede suponer un problema para que el bebé succione correctamente, aunque no en todos los casos. Las pezoneras en este caso suelen resultar muy útiles y efectivas, al menos durante los primeros días hasta que la lactancia esté establecida de forma exitosa.
  • Crisis de lactancia: Muchos bebés comienzan a rechazar el pecho cuando comienza la lactancia mixta. En este caso, si deseas continuar con la lactancia materna puedes hacer uso de las pezoneras para que el bebé no note tanto la diferencia de texturas.
Si la pezonera no se coloca bien, puede moverse durante la succión y producir molestias en el bebéSi la pezonera no se coloca bien, puede moverse durante la succión y producir molestias en el bebé

Algunas mujeres recurren a las pezoneras cuando aparecen las grietas en el pezón, y, aunque pueden resultar útiles mientras las heridas están abiertas, es aconsejable consultar con un especialista antes de continuar utilizándolas. Esto es porque, las pezoneras no van a evitar que aparezcan las grietas. Lo más probable es que la postura no sea la correcta y por esto el bebé daña el pezón al mamar. Con unos sencillos consejos puedes solucionar este problema, sin necesidad de utilizar pezoneras.

Cómo se usan las pezoneras

Aunque parece que se trata de una herramienta muy sencilla, por su forma, no basta con colocar las pezoneras sobre el pecho sin más. Antes de colocártelas, debes revisar las instrucciones que con seguridad vendrán en el envase. Lo que tienes que hacer es sujetar la pezonera por la parte del pezón, ejerciendo una pequeña fuerza para que las alas se levanten ligeramente. De esta forma, se genera un vacío que permite que la pezonera quede bien pegada al pecho.

Si la pezonera no se coloca bien, puede moverse durante la succión y producir molestias en el bebé. Al principio puede parecer algo complicado, pero solo es cuestión de un poco de práctica. Además de colocar bien las pezoneras, debes seguir algunos consejos de uso.

En principio puedes utilizar las pezoneras todo el tiempo que quieras En principio puedes utilizar las pezoneras todo el tiempo que quieras

Antes de utilizar las pezoneras por primera vez, debes esterilizarlas. Pero no es necesario que lo hagas después de cada toma. Será suficiente con que las laves bien con agua tibia y jabón y las dejes secar al aire para que no se adhiera ninguna fibra. Si las vas a utilizar fuera de casa, debes llevarlas en algún recipiente de plástico bien limpio. Limpia bien tras cada uso, para evitar que se queden restos de leche en el plástico.

¿Durante cuánto tiempo se pueden usar?

En principio puedes utilizar las pezoneras todo el tiempo que quieras, pero pueden llegar a ser un engorro. Si el bebé se acostumbra a ellas, puede que las necesites durante todo el tiempo que dure la lactancia, que pueden ser incluso años. Tendrás que llevarlas contigo siempre que salgas de casa, limpiarlas bien en cualquier sitio, cambiarlas cada cierto tiempo porque se irán deteriorando, etc.

Por este motivo, lo que recomiendan los especialistas es que las pezoneras se utilicen durante el menor tiempo posible. Es decir, una vez que se solucione el problema, se deben retirar para que no se convierta en una costumbre. Eso sí, siempre teniendo en cuenta las necesidades y los tiempos que marque el bebé. Si las retiras y notas que tu bebé aún tiene problemas para agarrarse al pezón, vuelve a colocarlas. Como en todo, este debe ser un proceso paulatino y respetuoso para ambos.

Te puede interesar