Menú
Parece que mi hijo no oye bien, ¿podría estar sordo?
Parece que mi hijo no oye bien, ¿podría estar sordo?

SORDERA

Parece que mi hijo no oye bien, ¿podría estar sordo?

Si te estás fijando que tu hijo muestra posibles señales de que no escucha bien, ¿qué más debes tener en cuenta?

La discapacidad auditiva es un problema común pero grave que afecta a niños de todas las edades. Aproximadamente el 2% de los niños sufre de algún grado de pérdida auditiva. Sin un tratamiento rápido y efectivo, la pérdida de audición puede hacer que un niño sufra retrasos significativos en el habla, problemas sociales y desafíos educativos. 

La discapacidad auditiva y la sordera generalmente se manifiestan con síntomas y características específicas. Aunque los síntomas varían entre los niños, ciertos rasgos y comportamientos son característicamente indicativos de dificultades auditivas.

Muchos niños son diagnosticados por primera vez con una discapacidad auditiva en la infanciaMuchos niños son diagnosticados por primera vez con una discapacidad auditiva en la infancia

Retrasos en el lenguaje

Los retrasos en el desarrollo del habla y del lenguaje son síntomas clásicos de pérdida de audición en los niños. Muchos niños son diagnosticados por primera vez con una discapacidad auditiva en la infancia. Los niños que no dicen palabras sueltas antes del año o frases de dos palabras antes de los 2 años pueden sufrir pérdida de audición. 

Un niño pequeño con audición normal generalmente puede nombrar objetos familiares, seguir órdenes simples y reconocer los nombres de los miembros de la familia entre los 15 y los 24 meses. Los niños con problemas de audición pueden no poder comunicarse porque no pueden entender o imitar el lenguaje hablado. Cuando se diagnostican y se abordan de manera temprana, los niños con retraso en el habla en la primera infancia generalmente se ponen al día con sus iguales.

Dificultades de comunicación

Los niños con discapacidad auditiva de leve a moderada pueden desarrollar el habla y el lenguaje aproximadamente al mismo tiempo que sus compañeros. Sin embargo, todavía pueden tener dificultades para comunicarse y hablar normalmente. Los niños en edad preescolar y mayores pueden manifestar síntomas relacionados con el lenguaje de pérdida de audición, como responder de manera inapropiada a preguntas o experimentar dificultades para hablar. El niño también puede tener una voz peculiar, entonación, patrón de habla o desafíos con la pronunciación.

Audiencia selectiva

Aunque es relativamente normal que los niños "desactiven" algunas declaraciones u órdenes de los adultos en autoridad, muchos niños que parecen ignorar a sus padres no pueden escucharlos. Los niños con pérdida auditiva podrían escuchar ciertos sonidos y tonos. 

Los niños con discapacidad auditiva a menudo no pueden escuchar sus nombres cuando se les llama, y su comportamiento puede ser etiquetado erróneamente como falta de atención o mala conducta. Una prueba de audición o una evaluación de desarrollo puede ayudar a determinar la causa o la naturaleza de la audición selectiva de un niño.

Los niños con discapacidad auditiva pueden parecer mareadosLos niños con discapacidad auditiva pueden parecer mareados

Características de comportamiento

Los niños sordos y con problemas de audición pueden desarrollar una variedad de síntomas de comportamiento. Muchos niños subirán el volumen de los televisores o las radios a un volumen inapropiado para intentar compensar sus desafíos sensoriales. Los niños que luchan con sordera también pueden observar de cerca a sus compañeros para emular el comportamiento y el lenguaje corporal, un síntoma conocido como ecopraxia.

Los niños con discapacidad auditiva pueden parecer mareados o desorientados porque los nervios en los oídos también controlan el equilibrio. Los problemas académicos y la irritabilidad también son síntomas comunes de la pérdida de audición en los niños.

Diagnóstico diferencial

Algunos niños que parecen tener las características de pérdida de audición pueden sufrir trastornos no relacionados. Los trastornos emocionales y de comportamiento pueden causar retrasos en el habla y dificultades sociales, que pueden confundirse con los problemas de audición o el procesamiento sensorial. El autismo también se manifiesta con muchos síntomas similares a la pérdida auditiva, incluida la audición selectiva, los retrasos en el lenguaje y los patrones anormales del habla. Solo una evaluación profesional puede identificar correctamente la causa de estos síntomas y características y encontrar el tratamiento adecuado en cada caso.

Si crees que tu hijo puede estar perdiendo audición, será necesario que acudas al pediatra cuanto antes para que puedan evaluarle y saber qué le pasa exactamente.

Te puede interesar