Menú
Los mejores métodos para conocer los días fértiles
Los mejores métodos para conocer los días fértiles

QUEDAR EMBARAZADA

Los mejores métodos para conocer los días fértiles

Existen varios métodos para conocer los días fértiles, aquellos en los que es más probable quedar embarazada. Te explicamos los más comunes.

A lo largo del mes hay unos días que se llaman los días fértiles, y son aquellos en los que una mujer tiene más posibilidades de quedar embarazada. Esto no quiere decir que sean los únicos días fértiles del mes, pero sí que es muy probable que tenga lugar la fecundación.

Estos días fértiles vienen determinados por el momento de ovulación, es decir, cuando el óvulo, que ha madurado en el ovario, se libera. Si el óvulo se encuentra con un espermatozoide, tendrá lugar la fecundación, pero hay un tiempo limitado para que esto ocurra: los espermatozoides pueden vivir entre 2 y 5 días dentro del cuerpo de la mujer, y el óvulo sólo sobrevive 24 horas desde que se desprende. Por eso mismo, los días fértiles son alrededor de los 5 días anteriores a la ovulación, y un día después de ésta.

Ahora, el reto está en conocer ese día de ovulación, ¿cómo detectarlo? Hay varios métodos, unos son más exactos que otros, podemos combinarlos para que la medida sea más certera. También los llevaremos a cabo durante varios meses para conocer mejor el patrón que sigue nuestro ciclo menstrual. Objetivo: quedar embarazada, ¡ansiamos la llegada de nuestro bebé!

El test de ovulación funciona igual que el de embarazoEl test de ovulación funciona igual que el de embarazo

La temperatura basal

El método de la temperatura basal es muy exacto porque necesitamos llevar un control muy estricto de él. Pero a la vez que resulta exacta en su medida, también nos llevará su tiempo llevarla a cabo.

La temperatura basal es la temperatura más baja que alcanza nuestro cuerpo cuando estamos en estado de reposo. Para tomarla, debemos de ponernos el termómetro nada más despertarnos después de haber estado durmiendo al menos 5 horas. Lo haremos sin levantarnos de la cama, todos los días a la misma hora, y llevando un control en una tabla especial para medir la temperatura basal. Esta medida se debe comenzar el primer día de menstruación y continuar durante todo el mes.

Haciendo esto durante al menos 2 ó 3 meses, veremos cómo nuestro cuerpo sigue un patrón de temperatura basal a lo largo del ciclo menstrual. El día posterior a la ovulación esta temperatura aumenta entre 0,2 y 0,5 grados centígrados, y los siguientes días se mantiene más alta de lo normal, hasta que llega la siguiente menstruación. En ese momento volverá a bajar a sus niveles previos.

Al conocer qué día es el siguiente a la ovulación, podremos predecir en los meses venideros cuándo comienzan los días fértiles: alrededor de 6 días antes de esa subida de temperatura, es decir, 5 días antes del día de ovulación y el día posterior. Esos son los días en que debemos mantener relaciones sexuales para conseguir quedar embarazada.

El moco cervical

Para utilizar el método del análisis del moco cervical o billing, podemos utilizar una tabla de registro similar a la de la temperatura basal. En ella iremos apuntando cada día el aspecto y textura de esta secreción.

El moco cervical se produce en el cuello del útero, y varía debido a los cambios hormonales que regulan el ciclo menstrual. No es lo mismo que el flujo vaginal, pero podemos examinarlo introduciendo el dedo índice en la vagina, o pasando un trozo de papel higiénico. Cogemos la muestra de moco con los dedos índice y pulgar, y al abrir y cerrarlos, como una pinza, veremos la elasticidad y consistencia de la secreción.

El método de la temperatura basal necesita que seamos constantesEl método de la temperatura basal necesita que seamos constantes

Después de la menstruación, tendremos unos días de sequedad vaginal en condiciones normales (podemos secretar flujo, pero no moco cervical). A medida que pasan los días, el moco irá apareciendo, con una consistencia pegajosa, y sensación de humedad. La muestra de moco cervical se romperá a poco que abramos los dedos, indicando que es poco consistente. Su color es amarillento o blanco.

Los días de ovulación, el moco cervical se parece a la clara de huevo. Es claro, espeso, elástico y consistente. Así, al separar los dedos, la muestra de moco se mantiene estirada. El último día que ocurre esto, que es el de mayor cantidad, es el día de la ovulación. Posteriormente, el moco vuelve a ser más frágil, y vuelve a haber mayor sequedad. Posteriormente vendrá la menstruación y se repite todo.

Los tests de ovulación

Las pruebas o tests de ovulación son muy similares a una prueba de embarazo o Predictor. Lo que hacen es medir la cantidad de un tipo de hormona en el cuerpo, y existen de dos tipos: el que mide según la cantidad de hormona LH u hormona luteinizante, y el que mide la cantidad de estrógenos.

El aumento de la hormona luteinizante provoca la liberación del óvulo, es decir, la ovulación, por ello medir sus niveles nos ayuda a conocer cuándo llegará ese momento. Esta medida se toma en una muestra de orina, como los tests de embarazo, por lo que todos los días hay que hacerla a la misma hora. El pico de hormona LH ocurre entre unas 24 y 36 horas antes de la ovulación.

Los otros tests son los que miden la cantidad de estrógenos. Éstos se utilizan con la saliva o el flujo vaginal, no la orina. El nivel más alto de estrógenos tiene lugar justo antes de que haya una mayor concentración de hormona LH, así que nos está avisando de que comienzan los días fértiles. Las pruebas de ovulación con saliva tienen la ventaja de que son reutilizables,, y además nos avisan con más antelación que los de LH. El único punto flaco es que es más fiable la medida de LH que de estrógenos para conocer la ovulación.

En los días fértiles tenemos una mayor probabilidad de quedarnos embarazadasEn los días fértiles tenemos una mayor probabilidad de quedarnos embarazadas

Calculadoras de ovulación

Este es un método inexacto, pero que podemos poner en marcha si tenemos un ciclo menstrual regular y estamos en nuestros primeros intentos para conseguir quedar embarazada. Aproximadamente, el día de ovulación tiene lugar a mitad del ciclo, contando desde el primer día de menstruación hacia el primer día de la siguiente. Así, en un ciclo regular de 28 días, la ovulación tiene lugar el día 14. Los días fértiles serán unos 5 días antes, y el día posterior al de la ovulación.

Pero no es necesario hacer el cálculo a mano, podéis encontrar calculadoras específicas para conocer los días fértiles según el tipo de ciclo que tengamos, como la que os ofrecemos en Bekia Padres.

Cambios corporales

Esta medida nos puede servir como complementaria a alguna otra de las anteriores. Cada mujer conoce bien su cuerpo, y sabe que a lo largo del ciclo menstrual hay días en los que se encuentra distinta. Algunos de los signos que nos pueden estar indicando que estamos en el momento de la ovulación son:

- Dolor abdominal, generalmente en el lado derecho. Curiosamente, este síntoma tiene nombre propio: Mittelschmerz. Se debe al líquido que se desprende por la ruptura del folículo cuando se libera óvulo.

- Hipersensibilidad mamaria. Cierto dolor o molestia en los pechos.

- Cambios de humor, debido a la fluctuación de los niveles hormonales.

- Aumento del deseo sexual.

Sin embargo, estas señales varían de una mujer a otra, y se trata más de estar atentas a si tenemos alguna sensación corporal nueva durante los días que intuimos que son los fértiles.

Te puede interesar