Menú
La lectura compartida ayuda a la educación de tus hijos
La lectura compartida ayuda a la educación de tus hijos

LECTURA

La lectura compartida ayuda a la educación de tus hijos

Leer en familia puede aportar muchos beneficios a la educación de los hijos. No te pierdas estos consejos para construir un buen vínculo con los libros.

Leer juntos en familia ayudará a que tus hijos sientan amor por los libros desde una edad temprana... Y además, lo sentirán como ocio y no como imposición, ¡es una maravilla y todo un tesoro familiar! Si eres un amante de los libros es más que probable que quieras transmitir este amor por la lectura a tus hijos... Pero es que además, tanto si te gustan como si no, la lectura tiene muchos beneficios tanto para adultos como para niños. La lectura compartida es una buena manera.

La lectura ayuda a construir un buen vínculo, sobre todo cuando se trata de educación. La lectura compartida con la familia, es una manera de desarrollar habilidades y mejorar el desarrollo del lenguaje. Un ambiente en casa de lectura es importante para que los niños aprendan a leer. Las oportunidades que un niño tiene para leer en el hogar y las creencias y conductas de los padres continúan teniendo un impacto en la lectura de los niños durante los años escolares. ¿Quieres saber cómo la lectura compartida mejora la educación de tus hijos?

Abre nuevos mundos

Leer juntos como familia puede inculcar el amor por los libros desde una edad temprana. Al tomaros el tiempo para pasar las páginas juntos, los adultos pueden ayudar a los niños a ver que leer es algo para disfrutar y no una tarea escolar.

Algunos niños leen porque les gusta, pero otros lo hacen porque serán recompensados, por ejemplo, con pegatinas en un diario de lectura escolar. Los niños que leen porque lo disfrutan leen más libros, y también leen más ampliamente. Así que darle a tu hijo el amor por los libros ayuda a expandir sus horizontes.

Leer juntos como familia puede inculcar el amor por los libros desde una edad tempranaLeer juntos como familia puede inculcar el amor por los libros desde una edad temprana

Se construye confianza

Los niños juzgan su propia capacidad para leer al observar a sus compañeros de clase y en las conversaciones con los padres y maestros. Al compartir un libro y dar una retroalimentación positiva, los padres pueden ayudar a los niños a desarrollar lo que se conoce como autoeficacia, una capacidad percibida para completar la actividad específica en cuestión. 

La autoeficacia ha demostrado ser importante para la lectura de palabras. Los niños que piensan que no pueden leer estarán menos inclinados a intentarlo, pero al usar elogios dirigidos al leer juntos, los padres pueden ayudar a los niños a desarrollar la creencia en sus propias habilidades. No necesitas ni mucho tiempo, ni mucho dinero... con pequeños esfuerzos se conseguirán grandes cosas.

Se construye actitudes positivas en la lectura

Mientras más oportunidades tenga un niño para participar en actividades de lectura en el hogar, más positivas serán sus actitudes de lectura. Es más probable que los niños lean en su tiempo libre si hay otro miembro de la familia que lee, creando una comunidad de lectura en la que el niño siente que pertenece. 

Las creencias y acciones de los padres están relacionadas con las motivaciones de los niños para leer, aunque, por supuesto, es probable que esta relación sea bidireccional; es más probable que los padres sugieran actividades de lectura si saben que su hijo las ha disfrutado en el pasado.

Expande el lenguaje

Al leer un libro juntos, los niños están expuestos a una amplia gama de idiomas. En las primeras etapas del desarrollo de la lectura, esto es extremadamente importante. El buen desarrollo del lenguaje es la base para el desarrollo de la alfabetización, después de todo, y una mayor exposición al lenguaje es uno de los beneficios fundamentales de la lectura compartida.

Si los niños se encuentran con una palabra que no entienden, tienen un adulto a mano para explicarles de una manera que tenga sentido para ellos. Cuando se enseña a los niños a leer mientras comparten un libro, puede mejorar el conocimiento del alfabeto, las habilidades de descodificación, la ortografía y otros conocimientos relacionados con el libro (como la forma de leer realmente un libro). Hacer algo tan simple como pronunciar las letras de una palabra que no entienden puede mejorar enormemente las habilidades de un niño.

Con la lectura compartida también se aprende a entonarCon la lectura compartida también se aprende a entonar

Mejorar el habla y el lenguaje

Además, con la lectura compartida también se aprende a entonar, a tener un buen ritmo o a usar las pausas correctamente a través del moldeado. Esta no es una habilidad que se enseña directamente, simplemente hacer una pausa cuando sea necesario o cambiar el tono de la voz puede ayudar a los niños a desarrollar fluidez cuando leen en voz alta. La lectura compartida no solo es para niños pequeños, es para todas las edades.

Esta es una de las razones por las que la lectura de libros compartidos no es solo para preescolares. Demostrar lo que implica leer textos complejos en voz alta con fluidez es muy valioso para niños de todas las edades. Lo más importante para recordar es divertirse. El interés por la lectura surge al disfrutarlo con los padres.

No es necesario que tengáis que emplear demasiado tiempo durante el día o gastar demasiado dinero en libros para tener buenos resultados en las lecturas de los hijos o en sus habilidades. A veces, tan solo leyendo un poco juntos antes de ir a la cama es más que suficiente. Se puede compartir la lectura de un libro, de una revista, de un cómic o de un artículo en Internet. Si antes de ir a dormir no es posible, se puede realizar a cualquier hora del día... Lo importante es encontrar la manera de hacer divertido, ameno y que se genere un vínculo entre padres e hijos. Hacer que el momento de lectura sea especial para todos.

Incluso para hacerlo aún más interesante, puedes pensar en buscar un rincón en tu hogar para que sea "el rincón de lectura". Siempre que vayáis a leer juntos podéis ir a este rincón para poder hacerlo. Puede ser en el salón, en una zona habilitada para ello, o incluso en el dormitorio, sentados o tumbados en la cama. En realidad, lo más importante es buscar el lugar adecuado en el hogar, para estar cómodos y tener una luz adecuada, pero sobre todo, tener la intención de hacer que ese momento en el hogar, sea más que un momento de lectura. Se debe convertir en vuestro momento de vínculo especial.

Te puede interesar