Menú
¿Cuándo puede ir tu hijo a la escuela sin que le acompañes?
¿Cuándo puede ir tu hijo a la escuela sin que le acompañes?

NIÑOS

¿Cuándo puede ir tu hijo a la escuela sin que le acompañes?

A los niños les gusta tener autonomía, pero si quieres dejarle ir a la escuela solo, primero deberás saber si está preparado o no.

Caminar hacia la escuela es una forma de que los niños hagan ejercicio diario. Es probable que actualmente hagan este ejercicio contigo, pero, ¿cuándo podrán ir solos caminando a la escuela sin que tengas que acompañarle? Está claro que hay muchas circunstancias que pueden variar esta respuesta, por ejemplo, si vives lejos de la escuela y es mejor hacer el recorrido en coche. Pero hay otros aspectos que deberás tener en cuenta.

Hay padres que piensan que sus hijos pueden ir andando a la escuela solos cuando tengan 7 u 8 años. O si tienen que ir en autobús que vayan solos andando hasta la parada del mismo. Sin embargo, muchos expertos en seguridad infantil dicen que los niños no pueden controlar situaciones imprevistas hasta que tengan entre 9 y 11 años, dependiendo del nivel de maduración del niño o niña.

Habilidades que necesita tener tu hijo

Los padres pueden comenzar a practicar las reglas de seguridad de los niños y las reglas de seguridad de los peatones para preparar a su estudiante de primaria para ser más independiente y caminar solo hasta la escuela. Para conseguirlo tendrás que enseñarle a tu hijo una serie de habilidades, entre las cuales se destacan las siguientes:

Hay padres que piensan que sus hijos pueden ir andando a la escuela solos cuando tengan 7 u 8 añosHay padres que piensan que sus hijos pueden ir andando a la escuela solos cuando tengan 7 u 8 años
  • Prestar atención al tráfico en todo momento cuando se cruce la calle. Cuando se camina por la calle no se pueden tener dispositivos electrónicos en la mano, puesto que esto puede hacer que se vaya demasiado distraído y se provee un accidente innecesario.
  • Cuando se cuece una intersección, debe hacerse siempre donde hay semáforos y pasos de peatones. No hay que buscar la carretera por cualquier lugar. Merece la pena caminar un poco más y hacer las cosas de forma segura.
  • Antes cruzar hay que mirar siempre a la izquierda y a la derecha. Después a la izquierda otra vez antes de cruzar. Mientras se cruza hay que seguir vigilando se se acercan coches.
  • Hay que estar siempre atento por si cruzan los coches o por si vienen por zonas que no se esperan.
  • En muchas ocasiones los conductores no ven a los peatones, por lo que son los peatones quienes deben extremar la precaución.
  • Es importante usar ropas de colores brillantes o un chaleco reflectante, dependiendo de la ruta para facilitar el ver visto por otros.
  • Nunca se debe seguir a un extraño o a alguien que no se conoce porque puede que no sea un adulto 'seguro'Nunca se debe seguir a un extraño o a alguien que no se conoce porque puede que no sea un adulto 'seguro'

  • Nunca se debe seguir a un extraño o a alguien que no se conoce porque puede que no sea un adulto 'seguro'. Un adulto seguro es alguien en que se puede confiar como un cuidador, un abuelo, padres o madres que van con sus hijos, un vecino de confianza o un agente de polícia. Si alguien intenta convencer a tu hijo de ir con él o trata de acercarse físicamente, entonces tendrá que gritar: "¡Ayuda! ¡Este no es mi padre!" o "¡Ayuda! ¡Esta no es mi mamá!" y huir corriendo. Si lo coge, dile que patee, golpee y pegue tan fuerte como pueda mientras grita socorro.
  • Si se pierde, incluso después de haber caminado el sendero varias veces, tendrá que buscar ayuda de un adulto 'seguro'. Preferiblemente una mujer con hijos.
  • La ruta debe conocerla tu hijo y haberla hecho contigo antes hasta habérsela aprendido de memoria. Deberá ser una ruta segura y fuera de peligros. Una ruta que no tiene cruces de calles concurridas puede ser más segura a una edad más temprana, mientras que las que tienen intersecciones ocupadas pueden requerir más madurez.

Solo los padres pueden saber realmente lo que su hijo puede controlar. Si tienes un niño de 10 años que es cauteloso y presta atención a su entorno, puede estar listo para ir solo a la escuela. Pero si tu hijo se distrae fácilmente y es probable que no siempre recuerde mirar antes de cruzar una calle, entonces es posible que desees esperar antes de permitirle ir solo a la escuela, aunque tenga 11 años. Al igual que con otros temas de seguridad y salud, confía en tus instintos; tú conoces a tu hijo mejor que nadie.

Te puede interesar