Menú
6 consejos para hablar con éxito con tu hijo adolescente
6 consejos para hablar con éxito con tu hijo adolescente

ADOLESCENTES

6 consejos para hablar con éxito con tu hijo adolescente

Hacer entender nuestra posición a un adolescente no es fácil, pero podemos seguir una serie de consejos.

Dirigirse a un adolescente parece una tarea imposible, pero si lo hacemos con asertividad será más sencilloDirigirse a un adolescente parece una tarea imposible, pero si lo hacemos con asertividad será más sencillo

Tratar con adolescentes puede parecer una tarea imposible porque estamos hablando de una etapa en la que están experimentando cambios de todo tipo: hormonales, físicos, psíquicos y sociales. Están madurando en todos los sentidos y viven el día a día como una lucha continua por ganar más independencia respecto a los padres. Los hijos prefieren estar más tiempo con los amigos y la familia queda en un segundo plano.

No hay secretos para hablar con adolescentes. Solo tener mucha paciencia, comprensión y dar ejemplo con la palabra. La mejor manera es comportarnos asertivamente.

¿Qué es la asertividad?

Una persona asertiva es aquella capaz de defender sus derechos y expresar libremente su opinión sin ofender a los demás y sin dejar que la ofendan. Son personas que mediante la palabra "consiguen lo que quieren", de manera que en una negociación consigue que las dos partes queden medianamente satisfechas.

Si nos comportamos de manera asertiva con nuestros hijos tendremos más posibilidades de conseguir nuestros objetivos y ellos estarán más tranquilos porque sentirán que están siendo escuchados. Que tenemos en cuenta su opinión y sentimientos.

Una de las mayores fuentes de estrés en la vida proviene de nuestras relaciones interpersonales. Hay tres estilos a la hora de relacionarse con los demás:

-Estilo agresivo: las personas que se comportan así humillan, chantajean, culpabilizan y en general, hacen sentir mal a la otra persona. No necesariamente tienen que levantar la voz para ello.

-Estilo pasivo: es el estilo en el que la persona no dice lo que realmente piensa para no hacer daño a los demás. Al discutir siempre dan la razón a los demás. Típico en personas que tienen miedo al rechazo.

-Estilo asertivo: personas que expresan su opinión y se defienden a si mismas sin agredir verbalmente a los demás, tampoco se dejan pisotear por los otros. En este sentido, ser asertivos nos ayudará a liberar nuestra frustración mediante el diálogo y sin que nadie salga herido.

Las humillaciones y culpar a nuestro hijo nos alejará aun másLas humillaciones y culpar a nuestro hijo nos alejará aun más

¿Cómo podemos ser más asertivos con nuestros hijos?

Cuando queramos dialogar con nuestros hijos sobre un tema que nos preocupa tenemos que armarnos con grandes dosis de paciencia para no discutir. Una vez que nos concienciamos podemos planificar de antemano un pequeño guión para saber que decirles y como contestar a sus pegas, para que no nos pillen de improvisto. A continuación os dejamos los pasos para elaborar un rápido guión y hablar con adolescentes sobre un problema concreto.

1- Antes de hablar con él describe en un papel rápidamente el problema. Tienes que poner las personas que están implicadas, cuando ha ocurrido/ocurre, como te comportas tú ante esa situación y que te gustaría que ocurriese en su lugar.

Ejemplo: "Mi hija Valeria lleva viniendo cuatro fines de semana seguidos con media hora de retraso a casa. Esto hace que me preocupe mucho porque no avisa y pienso que ha podido pasarle algo. Todo lo que hago es castigarla para que no se vuelva a repetir. Sin embargo, no sirve para nada. Me gustaría poder hacerle comprender lo importante que es para mí que cumpla el horario."

2- Piensa en un momento y lugar donde discutir tranquilamente el problema, sin miedo a que nadie os pueda interrumpir. Cuando preveas que ambos vais a estar relajados y sobre todo él.

3-Empieza describiendo el problema al adolescente, de una manera clara y concisa.

Ejemplo: "Los últimos 4 sábados has estado viniendo a las10 y media a casa cuando la hora permitida es hasta las 10."

Siendo asertivos nuestros hijos se sentirán escuchados

Ejemplo: "Eso hace que me sienta mal porque quiero confiar en ti pero no puedo evitar pensar que te ha podido pasar algo y me preocupo mucho."

5- Deja claro cómo quieres que se comporte tu hijo. Se breve.

Ejemplo: "Me gustaría que a partir de ahora llegues a tiempo y si por alguna emergencia vas a tardar que me llamases."

6- Termina el diálogo destacando que beneficios podría obtener si te hace caso y que perjuicios tendría si no lo hace. A veces es necesario ceder en cosas "superficiales" para ganar en lo esencial. Es importante además que las consecuencias negativas no sean demasiado duras para no perder credibilidad.

Ejemplo: "Si cumples el horario, yo me comprometo a dejarte llegar dos fines de semana al mes a las 10 y media, siempre acordándolo con antelación. Si no lo cumples, cada día que llegues tarde se te descontará de la hora del fin de semana siguiente."

Siguiendo estos consejos será más fácil que nuestro hijo entienda nuestro punto de vistaSiguiendo estos consejos será más fácil que nuestro hijo entienda nuestro punto de vista

Finalmente y juntando todos los ejemplos, el guión nos quedaría asi:

"Los últimos 4 sábados has estado viniendo a las10 y media a casa cuando la hora permitida es hasta las 10. Eso me hace sentir mal porque quiero confiar en ti pero no puedo evitar pensar que te ha podido pasar algo, me preocupo mucho.

Me gustaría que a partir de ahora llegues a tiempo y si por alguna emergencia vas a tardar que me llamases. Si cumples el horario, yo me comprometo a dejarte llegar dos fines de semana al mes a las 10 y media, siempre acordándolo con antelación. Si no lo cumples, cada día que llegues tarde se te descontará esos minutos de la hora del fin de semana siguiente".

Los adolescentes también deben expresarse

Pregúntale por su punto de vista. Que es lo que piensa y como solucionaría él el problema. Así estamos mostrándoles que valoramos su opinión independientemente de la decisión que tomemos después. Es importante que se sientan escuchados.

Por último, a veces no podemos evitar discutir. Sobre todo si una de las dos partes se altera y empieza a gritar. Es vital mantener el tipo y no dejarse llevar, al fin y al cabo los adultos somos nosotros y tenemos que dar ejemplo. Gritar es dar permiso para que ellos hagan lo mismo. Y una vez que empiezan los gritos la conversación pierde todo el sentido porque no gana nadie y pierden ambas partes.

Si son ellos los que empiezan a gritar simplemente di: "Veo que te estás alterando así que me voy a ir.

Cuando estés más tranquilo podemos seguir hablándolo. Hasta entonces nada." A continuación deja la habitación y no vayas con él hasta que hayan pasado al menos 10 minutos después de haberse calmado. Lo último que queremos es que aprendan a que gana quien más grita.

Te puede interesar