Menú
Cómo identificar si mi hijo tiene autismo
Cómo identificar si mi hijo tiene autismo

AUTISMO

Cómo identificar si mi hijo tiene autismo

Descubre algunas cosas que debes tener en cuenta para identificar si tu hijo tiene autismo.

Los Trastornos del Espectro del Autismo (TEA) son un grupo de alteraciones del sistema nervioso central, de origen biológico, que afectan al desarrollo de la persona y permanecen presentes a lo largo de todo su ciclo vital. Estas alteraciones se producen en el ámbito de la comunicación, la interacción social, la imaginación, el lenguaje y el comportamiento.

Es importante que se preste mucha atención a las señales de alerta para que identifiques si tu hijo tiene realmente autismo y así pueda ser diagnosticado cuanto antes y actuar de manera inmediata para conseguir progresos desde edades tempranas.

Es recomendable que los profesionales médicos realicen entrevistas a los padres de niños a partir de los 18 meses de edad, para que te asegures que tu hijo está en perfectas condiciones y no padece ningún Trastorno en el desarrollo o un posible TEA.

Es importante que se preste mucha atención a las señales de alertaEs importante que se preste mucha atención a las señales de alerta

La intervención temprana en estos casos es de suma importancia para que el desarrollo de tu hijo sea lo mejor posible tanto en el momento del diagnóstico como en edades futuras, es decir, a largo plazo, y se trabajen así las habilidades que tenga afectadas para sacar el máximo potencial del niño.

Instrumento M-CHAT

El M-CHAT es el instrumento más utilizado que proporciona información sobre las posibles señales de alerta que debes tener en cuenta para saber si tu hijo posee un Trastorno del Espectro del Autismo. Es importante que sepas que este instrumento no diagnostica el autismo, pero sí te da unos acercamientos para que estés alerta en algunos aspectos de tu hijo, y sí te acercaran a un posible diagnóstico en situaciones futuras.

Si tras haberle realizado el test tu hijo cumple con varias pautas que coinciden con una persona que puede tener TEA, deberás llevar a tu hijo al psicólogo para que éste pueda hacerle las pruebas estandarizadas pertinentes y así determinar finalmente si tu hijo tiene o no TEA, para realizar un posterior diagnóstico.

¿Cuáles son las señales de alerta?

En primer lugar, en edades muy tempranas notarás como tu hijo no tiene la intención de comunicarse contigo a no ser que sea de su propio interés, es decir, a no ser que quiera algo que le guste, tenga hambre o cualquier otra petición que le convenga en el momento. Si se comunica contigo, puede que no haya un contacto visual.

La sonrisa social también es un modo de comunicación que se desarrolla en los niños a partir de los 3 meses. Si tu hijo no te sonríe como respuesta a algo que le dices, puede ser una señal que indique que debes estar alerta, aunque esto no significa que tu hijo tenga TEA. Te recordamos que esto es sólo un acercamiento, puede que tu hijo no cumpla algunos de los ítems del test pero no debes adelantarte a ciertos acontecimientos, deja que lo valore un profesional.

También existe la posibilidad de que tu hijo no pare de llorar en todo el día y no sepas qué quiere o qué le puede pasar. Esto sucede porque tiene problemas de regulación emocional, él mismo no sabe lo que le pasa y puede que tampoco sepa cómo comunicarlo, lo que le puede provocar cierta frustración.

Si te acercas a un parque, verás como los niños quieren jugar con otros niños. Aunque haya muchos que no quieran compartir sus juguetes o quieran estar sólos, siempre van a tener intención de comunicarse. En cambio, si tu niño tiene TEA quizás no tenga tanto interés en interactuar socialmente con otros niños.

Los bebés y los niños siempre intentan reclamar la atención del adulto (sobre todo del cuidador principal), para que los miren y le presten atención. Un bebé o niño con TEA no querrá tanta atención como los demás, así que si lo llamas o tú eres quien requiere su atención, no se volverá si gritas su nombre mostrarán falta de interés en juegos como las cosquillas y puede que quiera evitar el contacto físico con otras personas.

A los niños les encanta imitar y ésta también será una gran dificultad para los niños con TEA ya que no sabrán hacerlo o tendrán más dificultad. A la hora de jugar con juguetes, puede que lo manipulen repetitivamente más de lo normal o comiencen a alinearlos sin sentido, darle vueltas sin parar, apilarlos de la misma manera y, en definitiva, jugar con ellos siempre de la misma forma sn ser imaginativos.

Señales de alerta en cuanto a lenguaje y cognición

Otra señal de alerta es observar que tu hijo no balbucea o que emite ruidos extraños y no más de tres o cuatro palabras a la edad de 14 meses. A los 12 meses aproximadamente, debe entender normas básicas como: "ven aquí", "eso no", "siéntate", "vámonos", etc.

A los 6 meses, una conducta normal es que tu bebé de 6 meses busque un objeto que tú le hayas escondido cerca de él (a sus espaldas, debajo de un cojín, debajo de tu mano...). Si no lo hace, puedes observar ciertos indicios de retraso en el desarrollo cognitivo de tu hijo.

Otra señal de alerta es observar que tu hijo no balbucea o que emite ruidos extrañosOtra señal de alerta es observar que tu hijo no balbucea o que emite ruidos extraños

Del mismo modo, puede pasar que tu hijo tenga un desarrollo cognitivo normal durante los 18 primeros meses, y que a partir de esta edad notes una regresión y haya dejado de hablar o ya no posea determinadas habilidades del lenguaje que antes tenía adquiridas.

Debes tener en cuenta que toda esta información no determina que tu hijo tenga o no TEA. Son solo algunas señales de alerta que se deben tener en cuenta para que el diagnóstico, en el caso de poseer TEA, se adquiera lo más temprano posible para así poder actuar y potenciar aquello que necesite.

Si tu hijo finalmente posee TEA, piensa que hay muchas personas que estarán a tu lado, tanto familiares como profesionales, y harán todo lo posible para que tanto la familia como tu hijo seáis felices y todas vuestras necesidades estén cubiertas.

Por último, es de vital importancia que tengas en cuenta que todos los niños con TEA no son iguales, cada uno tiene su afectación y la intervención con cada persona dependerá de la misma. Así, el cuestionario M-CHAT citado anteriormente también es meramente intuitivo, no debes dar por hecho algo que no ha verificado un profesional.

Te puede interesar