Menú
Ayuda a tu hijo a superar la dilación
Ayuda a tu hijo a superar la dilación

DILACIÓN DEL TIEMPO

Ayuda a tu hijo a superar la dilación

Si te has dado cuenta de que tu hijo está acostumbrado a procrastinar demasiado... ¡ayúdale a superar la dilación!

A los adultos les pasa... pero a los niños también. Si te das cuenta de que a tu hijo le gusta demasiado postergar las cosas, es necesario que intervengas porque hacer esto de manera habitual puede generarle un problema en el futuro tanto en su vida personal como en la profesional.

La dilación es una de esas cosas en las que incluso las personas más organizadas pueden tener de vez en cuando, pero si es algo esporádico tampoco es algo malo. Quizá te hayas fijado alguna vez en que tu hijo prefiere quedarse viendo la televisión que acabar su tarea a tiempo... pero esto puede tener un impacto negativo en sus notas escolares.

Entonces, ¿qué puedes hacer para ayudar a tus hijos a superar la dilación y evitar de esta manera el estrés, la ansiedad y el bajo rendimiento que se deriva de completar las tareas en el último minuto? Es necesario que los niños aprendan a planear sus tareas y a organizar su tiempo, ¡así es cómo vencerán a la postergación!

Trabaja el miedo

El miedo es un factor clave en los niños que puede contribuir a la dilación. Esto puede implicar miedo al fracaso, miedo a cometer errores o incluso miedo al éxito. En este sentido es importante cuestionar las creencias erróneas para que los niños se den cuenta de su capacidad.

Si tu hijo le teme al éxito porque cree en secreto que no lo merece, es necesario que se dé cuenta de que esa supuesta creencia de incapacidad personal podría impedirle alcanzar sus metas. Al abordar el miedo que le impide comenzar, puede comenzar a superar su hábito de dilación.

Hacer una lista

Comenzad por crear una lista de tareas con las cosas que os gustaría lograr. Si es necesario, poned una fecha al lado de cada elemento si hay una fecha límite que debe cumplir. Calcula cuánto tiempo tardará en completar cada tarea y luego duplica ese número para no caer en la trampa cognitiva de subestimar cuánto tiempo tardará cada proyecto.

Comenzad por crear una lista de tareas con las cosas que os gustaría lograrComenzad por crear una lista de tareas con las cosas que os gustaría lograr

Divide los proyectos en tareas más pequeñas

Cuando los niños se enfrentan a un gran proyecto, pueden sentirse desanimados, intimidados o incluso desesperanzados cuando observan la gran cantidad de trabajo que deben realizar. En este punto, es necesario tomar los elementos individuales de la lista y dividirlos en una serie de pasos.

Si por ejemplo necesita escribir un documento para la escuela, debe saber cuáles son los pasos que debe seguir. Es necesario escribir una lista de los pasos a emplear en una tarea para saber qué hacer en cada momento.

Es difícil hacer un trabajo real cuando le prestas atención a lo que hay en la televisiónEs difícil hacer un trabajo real cuando le prestas atención a lo que hay en la televisión

Reconocer el inicio de la dilación

Cuando enseñes a tu hijo a abordar los elementos de la lista de tareas, tendrá que prestar especial atención cuando los pensamientos de dilación comienzan a aparecer en su mente. Si se da cuenta que aparece un pensamiento del tipo: "No tengo ganas de hacer esto ahora" o "Tendré tiempo para trabajar en esto más adelante"... entonces deberá reconocer que está a punto de posponer las cosas y tendrá que poner remedio.

En lugar de ceder al impulso, se tendrá que obligar a si mismo a dedicar al menos unos minutos a trabajar en las tareas que tiene asignadas... es mucho más fácil acabar una cosa una vez que se comienza a hacerlo.

Eliminar las distracciones

Es difícil hacer un trabajo real cuando le prestas atención a lo que hay en la televisión o cuando revisas las actualizaciones de estado de tus amigos en Facebook. Hazle entender esto a tus hijos para que sean capaces de tener un tiempo para realizar esas actividades de ocio, una vez que hayan acabado las tareas que deben realizar.

Una vez que hayan completado una tarea (o incluso una parte pequeña de la parte más grande) es buena idea recompensarse por esos esfuerzos. Pueden disfrutar de hacer algo que les resulte divertido aunque sea durante unos minutos.

Te puede interesar