Menú
Qué le puedes decir a tus hijos cuando te quedas sin trabajo
Qué le puedes decir a tus hijos cuando te quedas sin trabajo

DESEMPLEO

Qué le puedes decir a tus hijos cuando te quedas sin trabajo

Si te has quedado sin empleo, esto debes decirle a tus hijos para que sepan en qué situación os encontráis a nivel familiar.

Los niños también pueden preocuparse cuando sus padres se quedan sin empleo. Algunos saben lo que puede significar eso y las consecuencias que tendrán en la vida. Como padre o madre, no deberás quedarte con este secreto, tendrás que hablarlo con tus hijos y explicarles cómo esto puede afectaros a todos. Pero es el momento más importante para santeros unidos.

Antes de sentarse con los niños para mantener una conversación, habla con tu pareja y elaborar un plan de actuación para saber qué pasos seguir a continuación. Tus hijos se sentirán aliviados cuando sepan qué hay un paso después que se debe seguir. Entonces, ya sea que planees reducir el desempleo por un tiempo, buscar un nuevo trabajo, regresar a la universidad o iniciar un nuevo negocio, le tendrás que explicar a tus hijos qué sucederá después. Aunque finalmente no termines de seguir el plan, tienes que asegurarte de que tu hijo sepa que tiene algunas ideas en marcha y que no te quedarás de brazos cruzados.

La conversación: apropiada para la edad

La edad de tu hijo tiene un papel importante en la forma en que aborda el tema de la pérdida de empleo. Después de todo, los niños pequeños no entenderán si hablas sobre despidos, reducciones de personal o cualquier otro tema de economía. Para los más pequeños, es mejor decir cosas como que mamá o papá estará más tiempo en casa porque el trabajo ya no necesita que vaya todos los días.

Un niño más mayor, de 6 a 12 años, podrá entender algunos detalles más, puedes explicarle que la compañía cerró o que te despidieron por ejemplo. Como es de esperar, los adolescentes querrán mayor detalle, y es probable que sus pensamientos se conviertan inmediatamente en dinero, así que haz lo que puedas para asegurarles que la familia estará bien y que tienes un plan para superar los próximos días, semanas y meses... y puede que incluso, necesites de su colaboración para reducir gastos.

La edad de tu hijo tiene un papel importante en la forma en que aborda el tema de la pérdida de empleoLa edad de tu hijo tiene un papel importante en la forma en que aborda el tema de la pérdida de empleo

Siempre con sinceridad

Es posible que tu primer instinto podría ser endulzar la situación para que no suene tan mal, pero minimizar demasiado la seriedad de la situación es un error. Sin embargo, no quieras exagerar siendo dramático, por lo tanto, busca un buen término medio con la esperanza de ser realista sobre lo que significa la pérdida de empleo para tu familia. Algunos ejemplos de lo que puedes decir son:

Para los niños mayores, es necesario que te asegures de que saben con quién pueden compartir esta informaciónPara los niños mayores, es necesario que te asegures de que saben con quién pueden compartir esta información

  • La semana que viene no tendré que volver al trabajo. Hasta que encuentre otro, tendremos que recortar nuestros gastos. Eso significa no comer fuera y no comprar cosas nuevas a menos que realmente las necesitemos.

  • Perdí mi trabajo hoy. Voy a trabajar duro para encontrar otro trabajo pronto. Pero podría no ser capaz de encontrar uno en la misma ciudad. Puede que tengamos que movernos.

  • Mi trabajo no era adecuado para mí, así que ya no trabajaré allí. Voy a estar trabajando duro tratando de encontrar un nuevo trabajo. Pero hasta que no me contraten en otro lugar, no tendremos tanto dinero para gastar.

Que no hablen de ello con cualquiera...

Para los niños mayores, es necesario que te asegures de que saben con quién pueden compartir esta información (pero no les haga sentir como si tuvieran que sentir vergüenza o que tengan que permanecer callados para siempre). Si prefieres que tu hijo no lo anuncie en las redes sociales o aún no comparta tu pérdida de trabajo con sus amigos, déjalo en claro en la reunión familiar.

Explica que es algo privado de la familia que no tiene por qué saberlo otras personas. Por ahora, diles, prefieres mantener la información como un asunto familiar.

Controla tus emociones

Si no puedes controlar tus emociones, tendrás que esperar un par de días hasta que puedas hablar con tus hijos de forma calmada o pausada. Antes de hablar con ellos puedes tomar medidas para calmarte... como tomar un baño, meditar o hacer ejercicio. Así podrás estar lo más tranquilo posible antes de iniciar al conversación. Aunque está bien admitir que te sientes un poco nervioso o inseguro, llorar o sonar presa del pánico durante una reunión familiar puede hacer que tus hijos se sientan demasiado ansiosos, y eso no será útil para nadie.

Te puede interesar