Menú
Tu hijo no es 'torpe' solo necesita una buena estimulación motriz
Tu hijo no es 'torpe' solo necesita una buena estimulación motriz

DESARROLLO INFANTIL

Tu hijo no es 'torpe' solo necesita una buena estimulación motriz

Hay padres que etiquetan a sus hijos sin darse cuenta de las necesidades reales que precisan para avanzar.

'Qué torpe eres', 'Eres tonto', 'Anda más deprisa, eres demasiado lento', estos son solo algunos ejemplos de las cosas que los niños deben escuchar de sus padres cuando les critican. Hay muchos hijos que se sienten humillados e insultados por parte de sus padres, y lo peor, es que éstos, no se dan cuenta del peligro que tienen esas palabras en forma de etiqueta.

Cuando se etiqueta a los hijos de forma despectiva, además de herirles emocionalmente, se les estará socavando su autoestima, realmente se pensarás que son incapaces y que no son merecedores del amor de sus padres. ¿Eres capaz de imaginarte lo peligroso que es esto para su salud emocional? Esas palabras se clavan en su corazón y será muy difícil que sane la herida causada por estas palabras tan hirientes.

Lejanía emocional porque tu hijo no es 'torpe'

Cuando un niño siente estas palabras hirientes en su corazón, tendrá desmotivación por la vida porque no se sentirán capaces de hacer las cosas que sus padres esperan de ellos. Esto genera una gran tristeza en los niños, porque ellos no merecen ser criticados por nadie, y ni mucho menos por sus padres.

Nuestras habilidades motrices determinan nuestra eficiencia en la realización de las simples tareas diarias de la vidaNuestras habilidades motrices determinan nuestra eficiencia en la realización de las simples tareas diarias de la vida

Quizá un niño que se le etiqueta como 'torpe', necesita una estimulación motriz para poder mejorar sus habilidades motoras, y esto no significa que sea torpe, solo que necesita más apoyo incondicional y ayuda por parte de sus padres. Quizá, aquí, y sin querer etiquetar a nadie, el que se debería considerar 'torpe' (emocionalmente) debería ser el padre o la madre que no se da cuenta de que su hijo necesita su respeto y amor incondicional para poder avanzar.

Nuestras habilidades motrices determinan nuestra eficiencia en la realización de las simples tareas diarias de la vida, que requieren mano-ojo, dedo-dedo, mano-dedo y coordinación cuerpo-mano-ojo. Si bien la mayoría de los niños domina estas habilidades, pasamos por alto el grado de eficiencia que culpan a la falta de interés del niño o su incapacidad. Esto da como resultado que los padres comparen a sus hijos con otros niños o acepten que sus hijos no son capaces de 'ser mejores'. Los niños, por otro lado, reciben energía negativa de su entorno a través de sus padres o maestros. Su autoestima se verá gravemente dañada y sufrirán grandes heridas emocionales, porque lo que necesitan es que se les apoye y se les potencie dentro de sus capacidades.

Cada niño es único y sus necesidades cambian

 

Si bien cada niño es único y seguirá su destino, nosotros, como padres, siempre hacemos nuestro mejor esfuerzo para ayudarlos a vivir sus vidas lo más cómodamente posible. Y ese esfuerzo debe comenzar muy temprano en la vida.

Hay muchos hijos que se sienten humillados e insultados por parte de sus padresHay muchos hijos que se sienten humillados e insultados por parte de sus padres

Hay dos tipos de habilidades motrices: habilidades motoras gruesas y habilidades motoras finas. Mientras que las habilidades motoras gruesas se desarrollan en 6 años, las etapas de desarrollo de las habilidades motrices finas continúan hasta los 8 años. Por lo tanto, no hay tiempo para posponer las cosas. Tan pronto como un bebé tenga alrededor de 6 meses, podemos comenzar a introducir el tipo correcto de juguetes y participar con ellos de diversas maneras para estimular constantemente el desarrollo de sus órganos sensoriales. 

Con el bebé alcanzando diferentes hitos del desarrollo, los juguetes en el estante deben seguir cambiando en función de sus necesidades. Sin embargo, no son solo los estimulantes físicos, que ayudan a un niño a alcanzar cada hito de manera eficiente o dominar sus habilidades motoras gruesas y finas. También necesitan suficiente estimulación para su desarrollo emocional y cerebral. Y para que la estimulación funcione de manera efectiva, necesitan a sus padres.

Si tienes dudas de cómo debes potenciar a tu hijo para que se desarrolle tanto física como psicológicamente de la mejor manera, acude a tu pediatra o a un profesional del aprendizaje y la infancia, como a un psicopedagogo para que te oriente.

Te puede interesar