Menú
Cómo hacer comida para bebés en casa
Cómo hacer comida para bebés en casa

BEBÉS

Cómo hacer comida para bebés en casa

Pon atención a los mejores ejemplos a la hora de hacer comida para tu bebé en casa y alimentarlo perfectamente.

Muchos padres confían en los potitos para darle de comer a sus hijos, en realidad es una buena forma de alimentarles, porque las marcas cada vez hacen potitos más elaborados y de mejor calidad para los pequeños de la casa. Aunque es importante recordar que la mejor alimentación para los pequeños que comienzan a comer sólidos es preparar los alimentos en casa. De esta manera podrás controlar mejor la cantidad de nutrientes que les proporcionas y también la comida que le estás dando.

Al hacer tu propia comida en casa, también estarás ahorrando y sabrás lo que le das a tu pequeño para que se alimente. Los alimentos preparados en en casa también podrán durar en tu congelador por lo menos un mes y en la nevera unos cuantos días. Pero, ¿qué es lo que debes hacer para preparar bien los alimentos de tus pequeños?

Lava a fondo cualquier verdura o fruta fresca Lava a fondo cualquier verdura o fruta fresca

El proceso

Lava a fondo cualquier verdura o fruta fresca que hayas comprado en el supermercado para poder eliminar la suciedad del todo, así como los posibles pesticidas que hayan empleado para proteger al producto de bacterias.

Después, cuece al vapor o hierve la fruta o la verdura. Lo ideal es que la comida esté blanda para el comienzo de la alimentación de sólidos. Si tu bebé ha comido durante un par de meses alimentos pasados en purés, puedes cocinar hasta que puedas perforar fácilmente con un tenedor el alimento para que tenga una consistencia más gruesa.

Después haz un puré de la comida en una licuadora o procesador de alimentos hasta que la comida tenga una consistencia adecuada para una buena etapa de alimentación de tu hijo. Puedes colar la comida para eliminar las cáscaras que hayan podido colarse antes de cocinar los alimentos. Aunque lo ideal es quitar las cáscaras en el momento previo de cocinarlos para tener que evitar este paso.

Coloca la comida hecha en un puré de bandejas de cubitos de hielo y cúbrelo con un plástico para colocar en el congelador. Cuando los cubos están congelados, puedes ponerlos en bolsas con cierre hermético u otro contenedor de almacenamiento de alimentos. Tienes que asegurarte de etiquetar los alimentos con el nombre y lo que lleva, así como con la fecha en lo que lo preparaste. Cuando sea el momento de comerlo, retira los cubitos de comida congelados y descongélalo en el microondas.

Esta es una manera fácil de cocinar a tu bebé y que tengas alimentos siempre disponible en tu hogar. Aunque utilices potitos de vez en cuando, alimentar a tu pequeño con este tipo de alimentación hecho en casa es mucho más saludable. Además que de este modo, podrás controlar exactamente qué es lo que está comiendo tu pequeño en cada momento.

Las frutas y verduras frescas son siempre la mejor opciónLas frutas y verduras frescas son siempre la mejor opción

Consejos para una mejor preparación

Las frutas y verduras frescas son siempre la mejor opción pero también puedes usarlas congeladas o enlatadas. Las frutas enlatadas son especialmente buenas para usar cuando las frutas frescas están fuera de temporada.

Cuando tu bebé esté comenzando a comer sólidos, recuerda introducir solo un alimento a la vez para identificar posibles alergias alimentarias. A medida que tu hijo crezca y sepa qué alimentos se han tolerado bien, puedes comenzar a mezclar dos o tres frutas o verduras diferentes.

Puedes usar algunos aditivos como sal, azúcar o conservantes. Tu bebé no los necesita y algunos, como el zumo de limón, pueden causar una reacción alérgica en bebés muy pequeños. Habla con tu pediatra para saber cómo puedes condimentar mejor la alimentación de tu bebé.

Algunas frutas no necesitan ser cocidas al vapor o hervidas, como el kiwi y los plátanos. Algunas buenas frutas y verduras para comenzar son las manzanas hervidas o cocidas, las ciruelas, las peras, los albaricoques, los duraznos, los plátanos, las zanahorias, los guisantes, las judías verdes, la calabaza y las batatas.

Te puede interesar