Menú
Cómo hablar con tu hijo sobre política
Cómo hablar con tu hijo sobre política

POLÍTICA

Cómo hablar con tu hijo sobre política

La política es un tema habitual pero bastante controvertido, ¿cómo puedes hablar con tu hijo sobre política y que mantenga su propio criterio?

Se sabe que los temas de religión y política son temas complicados para hablar con cualquier persona, sobre todo cuando no se tienen los mismos ideales. Cuando se acercan las elecciones aún es más probable que aparezcan discusiones al respecto. Los niños no son inmunes a los vientos políticos y, particularmente en un momento de elecciones, pueden encontrarse en medio de una discusión política. Hablar de política con los niños puede ser una verdadera lucha para muchos padres.

En la actualidad son muchos padres que comienzan a hablar de política con sus hijos cuando éstos tienen entre 5 y 8 años pero comienzan a entender más qué es a partir de los 12 años. Para los padres que no hablan de política es porque piensan que sus hijos son demasiado pequeños para entender de qué trata. Pero hablar de política con los niños, ¿es realmente necesario? ¿Cuándo se debería comenzar y cómo se debería abordar el tema?

Los padres comienzan a hablar de política cuando sus hijos están en primariaLos padres comienzan a hablar de política cuando sus hijos están en primaria

Cuándo hablar de política con los niños

Los padres comienzan a hablar de política cuando sus hijos están en primaria, es decir cuando tienen edades comprendidas entre los 6 y los 12 años... aunque como hemos comentado más arriba, hay padres que comienzan antes. En última instancia, el mejor momento para hablar con los niños sobre política es una elección familiar personal. Depende de qué tan cómodos estén hablando los padres sobre política, y si piensan que sus hijos tienen la maduración suficiente para poder entenderlo.

Quizás un buen indicador de cuándo están listos los niños es cuando comienzan a hacer preguntas. Esto podría surgir durante un año electoral, o tal vez cuando un tema de política pública esté en el centro de atención. Las familias pueden comenzar la conversación con los niños más pequeños con el concepto de votar en lugar de la política en general. 

Ya sea que los padres piensen o no que sus hijos están listos para este tipo de conversaciones, están listos para comenzar a aprender la importancia de votar. Les puedes llevar a las urnas y preguntar: "¿Qué harías si fueras presidente?" Puede ser el inicio de esta conversación tan interesante. 

Problemas de conversación, pero no política

Una vez que hayas cubierto el tema de la votación y hayas hablado sobre la estructura del sistema político, a menudo es mejor hablar sobre temas de política pública que sean de vuestro interés, la de tus hijos y tu familia, antes de profundizar en discusiones más complicadas, como las de los candidatos y las campañas. 

A menudo es bueno comenzar discusiones con problemas locales con los que tus hijos puedan relacionarse. Tal vez la elección de bonos locales para una nueva escuela u otro tema que se esté debatiendo en la comunidad sería un buen lugar para comenzar. Habla con ellos sobre el tema, los pros y los contras y cómo pensar cómo decidirá la comunidad sobre el tema.

Una vez que les hayas ayudado en el proceso de pensar en un problema local, puedes abordar temas más amplios como la atención médica, el control de armas y la energía eléctrica. Es mejor comenzar con temas cercanos para después ir ampliando.

Fomentar soluciones y desafiar sus pensamientos

Es importante que los padres sean capaces de fomentar soluciones y desafiar sus pensamientos. Hay ciertos temas que los niños pueden entender a un nivel básico: inmigración, atención médica, restricciones de armas y financiamiento escolar podrían ser algunos que podría sintetizar y explicar de manera muy simple. 

Con los problemas más difíciles, explicar el problema en una respuesta breve y luego preguntar cómo lo arreglarían es una excelente manera de hacer que desarrollen sus puntos de vista y valores políticos.

Mantente neutral y ayúdalos a encontrar sus propias ideas

Una de las responsabilidades más importantes de los padres es criar a los hijos para que se conviertan en adultos que puedan pensar por sí mismos, que tomen buenas decisiones y que contribuyan a las comunidades a las que pertenecen. Si dedicas tiempo a convencerles de que vean las cosas a tu manera y desde tu punto de vista, solo le desalentarás a aprender nuevas habilidades en la vida.

En este sentido, cuando hables con tus hijos sobre política, anídale a ver todos los lados y ver cómo las cosas pueden ser de complicadas. Puedes ayudarles a comprender que las buenas personas pueden estar en desacuerdo con respecto a las creencias fundamentales y ser sinceras, siendo por tanto buenas personas. Es necesario que sepan diferenciar de aquellos que solo por intereses políticos dicen muchas mentiras solo para ganarse la confianza del pueblo, pero en realidad, solo mienten y mienten.

Es posible que tengas un hijo que piense de manera totalmente diferente a tiEs posible que tengas un hijo que piense de manera totalmente diferente a ti

Es necesario que los niños encuentren la información objetiva sobre los problemas y los candidatos que existen en las elecciones para que sepan cómo decidir cómo se sienten personalmente sobre los temas. Es importante que comprendan la cantidad de pensamiento y compasión que se necesita para resolver estos problemas. Tan complicado como es la política, es una gran oportunidad para que les enseñes valores a tus hijos tanto individuales como familiares. Es posible que tengas un hijo que piense de manera totalmente diferente a ti, y eso está bien... ¡significa que tiene un pensamiento crítico excelente!

La idea de ayudar a los niños a tomar decisiones basadas en valores sobre problemas es muy importante. Debes concentrarte en los valores que subyacen en sus posiciones (y las posiciones de otros) para que puedan ver estas cosas desde una perspectiva basada en valores.

Evita el lago más desagradable de la política

Los niños pueden escuchar muchas cosas sobre política, incluso pueden ver cómo otras personas discuten por este tema. Es necesario que los padres mantengan a los niños alejados de las peleas por política, unas discusiones que nunca llevan a ninguna parte buena. Es necesario que los niños entiendan que a veces, cuando una persona quiere ganar, como un político que quiere ganar unas elecciones, se puede convertir en una auténtica mala persona.

En muchas ocasiones, los procesos políticos se vuelven tóxicos. A medida que mantenemos las conversaciones con los niños centradas más en las políticas y menos en la personalidad, podemos mantener el desagradable en contexto y ayudarles a ver cómo el diálogo puede ser mucho mejor de lo que pueden verse en las noticias de la televisión.

Ayudar a los niños a participar y ser ciudadanos comprometidos es parte de lo que hacemos como padres. Al seguir algunos de estos principios, podemos hacer que la oportunidad de hablar de política con nuestros hijos sea una parte positiva de nuestro papel como maestros y padres. 

Te puede interesar