Menú
Si guardas un secreto a tu pareja, ¿estás poniendo en riesgo a tu familia?
Si guardas un secreto a tu pareja, ¿estás poniendo en riesgo a tu familia?

MATRIMONIO

Si guardas un secreto a tu pareja, ¿estás poniendo en riesgo a tu familia?

Hay secretos que se pueden guardar y otros que no, porque pueden poner en riesgo el núcleo familiar.

Ser una persona honesta con tu pareja no significa necesariamente que debas compartir cada pensamiento, sueño, miedo o fantasía con la persona con la que has formado tu familia. En una familia y sobre todo en la pareja, la honestidad puede ser una espada de doble filo, sobre todo en el matrimonio. Saber qué compartir y qué no compartir es una habilidad de comunicación importante para que las parejas aprendan y el matrimonio funcione, así como la vida familiar.

¿Guardar secretos o derecho a la privacidad?

Tienes derecho a la privacidad en cualquier relación, incluso en tu matrimonio, familia o amigos. En cualquier relación debes tener el derecho de mantener una parte de tu vida en secreto si es lo que quieres hacer, sin importar lo trivial o importante que sea. Del mismo modo, también tienes derecho a tener tiempo para ti.

Es saludable tener esa sensación de privacidad emocional, física y necesaria para ti, tu pareja y tu familia. De lo contrario, irónicamente, terminas limitando tu intimidad con los demás, sin aumentarla. No puedes ser realmente íntimo con tu pareja sin estar en contacto con las partes más internas de ti mismo también.

¿La honestidad es siempre la mejor política?

Hay razones válidas para mantener un secreto a tu pareja. No deberías tener que defenderse, no revelar momentos vergonzosos o dolorosos de tu pasado. Es posible que el secreto involucre a otra persona que pidió que no se contara la historia. 

Hay razones válidas para mantener un secreto a tu parejaHay razones válidas para mantener un secreto a tu pareja

Hay muchas parejas que han estado casadas por mucho tiempo y que tienen secretos personales que no han compartido con sus parejas actuales. El sentido del espacio y de una parte privada de uno mismo es importante para muchas personas. 

Saber cuándo compartir un secreto 

Si tienes un secreto que crees que deberías compartir, pero no estás seguro de hacerlo, mira tus propias respuestas físicas cuando ocultes el secreto. Si tu presión arterial aumenta, o parpadeas mucho más rápido, o tu respiración es más fuerte, o si sudas más, entonces estas podrían ser pistas de que deberías compartir ese secreto en particular.

Si estás guardando un secreto porque no quieres enfrentar una responsabilidad en tu matrimonio, esto puede crear problemas. Esconder datos o información que tu pareja necesita saber en la toma de decisiones es una manipulación dañina.

Los secretos que pueden dañar tu matrimonio son los relacionados con: problemas de trabajo, impago, prestar dinero, no revelar una enfermedad, ver a personas en secreto, mentir, mantener ocultas adicciones o hábitos dañinos, problemas legales, ser infiel, etc.

La honestidad y la confianza son vitales para el éxito de un matrimonio y la felicidad de una familiaLa honestidad y la confianza son vitales para el éxito de un matrimonio y la felicidad de una familia

Cuándo permanecer tranquilo sobre un secreto

Si vas a compartir un problema que es secreto o que es difícil con tu pareja, ten en cuenta que hay algunos momentos que no son buenos para mantener este tipo de conversaciones: a la hora de dormir, si alguno está borracho, si estáis ante una situación estresante, en períodos de enfado, cuando se está cansado o enfermo, cuando se lidian con malas noticias...

Buscad ayuda

La honestidad y la confianza son vitales para el éxito de un matrimonio y la felicidad de una familia. Es una línea delgada entre los secretos que son aceptables y cuáles perseguirán a un individuo y dañarán un matrimonio. Si empiezas a sentir la distancia en tu matrimonio y crees que puede ser el resultado de un secreto, entonces es hora de consultar a un terapeuta de parejas.

Si tu pareja descubre que le has mentido directa o indirectamente puede sentirse muy dolido. Lo mismo ocurrirá si sabe que le has dicho una verdad a medias o que les has ocultado información importante. La sensación de traición es muy difícil de remediar. Estas traiciones pueden ser difíciles de recuperar y es posible que tu pareja nunca vuelva a sentir una sensación de plena confianza en ti, haciendo que la felicidad de tu familia esté en riesgo.

Te puede interesar