Menú
Una familia feliz, necesita algo de estrés
Una familia feliz, necesita algo de estrés

FELICIDAD

Una familia feliz, necesita algo de estrés

Una familia para que sea feliz necesitará un poco de estrés extra, ¡pero un estrés saludable y no tóxico!

Para que una familia esté feliz se necesita un poco de estrés en ella. Un matrimonio sin algo de estrés le falta esa chispa que le hace diferente al resto, las rutinas se rompen... siempre y cuando este estrés no sea tóxico ni invada todos loas ámbitos de la vida de las personas. La mayoría de las personas se esfuerzan por tener bajos niveles de estrés en las relaciones de pareja o con los hijos, pero... ¿alguna vez sientes que tu relación o tu familia está siempre dentro de una rutina interminable?

El aburrimiento, la falta de conexión y las rutinas pueden generar problemas tanto en las relaciones de pareja como en la de los hijos. No significa que se deba tener mucho estrés en las relaciones ni que se deba discutir, ni mucho menos... Pero sí es necesario tener algunos puntos en cuenta para dar 'chispa' a la vida familiar.

El aburrimiento, la falta de conexión y las rutinas pueden generar problemas tanto en las relaciones de pareja como en la de los hijosEl aburrimiento, la falta de conexión y las rutinas pueden generar problemas tanto en las relaciones de pareja como en la de los hijos

Salir de la rutina de vez en cuando

Las rutinas son buenas para los niños, esto lo sabe todo el mundo... pero a veces, esas rutinas pueden ser todo un problema. ¿Cuántas veces hacéis cosas interesantes en familia que se salen de las rutinas diarias? El aburrimiento puede ser un problema familiar que desgasta las relaciones y que aleja emocionalmente a sus integrantes.

Aunque también merece la pena destacar que las rutinas también aportan cercanía a las personas, pero menor satisfacción relacional. El secreto está en encontrar el equilibrio. Hay quienes piensan que las parejas o familias que 'nunca se pelean' son las más felices, pero en realidad es necesario tener conflictos para aprender a resolver los problemas de una forma respetuosa.

Atravesar problemas de pareja o familiares, desde el estrés de la vida diaria, hace que las personas nos ayudemos unos a otros a controlarnos, a entender nuestras emociones y a desarrollar la empatía y la asertividad. Aunque las crisis importantes también pueden afectar al matrimonio y a la familia, también es un recordatorio de que no existen las relaciones perfectas, pero son las personas las que deben cuidar las relaciones a través del amor y del respeto.

Para mantener altos niveles de calidad matrimonial y familiar a lo largo del tiempo, las parejas y sus hijos también necesitan hacer que sus vidas sean emocionantes.

Probando cosas nuevas en el matrimonio

Para que las familias sean felices, el matrimonio también debe serlo. Pero entonces, ¿cómo puedes hacer cosas nuevas en tu matrimonio cuando se tienen tantas responsabilidades diarias?  La clave es no solo comunicarse y trabajar a través del conflicto de manera saludable, sino hacer cosas juntas que sean nuevas y emocionantes. Aquí hay algunas maneras de hacer eso y mantener un matrimonio feliz:

Participa activamente en la vida de tu pareja y de tus hijosParticipa activamente en la vida de tu pareja y de tus hijos

  • Tener una cita nocturna por lo menos una vez por semana. Dejad la rutina de ser padres a un lado por una noche a la semana y esto os ayudará a tener nuevas experiencias. Podéis contratar una niñera, tener la cita en casa mientras los niños duermen, intercambiar los niños una vez por semana con otra familia, etc.
  • Haz cosas que no hayas hecho antes. En pareja o de forma individual es buena idea que realices cosas que. No hayas hecho antes y que te gustaría probar o aprender. Baila, cocina, monta a caballo, haz punto de cruz... encuentra un ratito en el día para poder hacer estas cosas.
  • Participa activamente en la vida de tu pareja y de tus hijos. Involúcrate en lo que tu pareja hace en su vida o en cómo es la vida de tus hijos. Los desafíos compartidos se convierten en buenos recuerdos y todos os beneficiáis del apoyo y el estrés se vuelve menos estrés. Tanto tú como tu pareja también tendréis que involucraros activamente en la vida de vuestros hijos y fomentar el sentimiento de pertenencia y de equipo.
  • ¡Que no pare la diversión! A veces es tan simple como divertirse y reír. Esto debe formar parte de todas las familias. No todo deben ser rutinas y acciones automáticas. Mantener cuidado el sentido del humor implicará que seas consciente y que te diviertas. No permitas que la responsabilidad y el estrés te roben la satisfacción matrimonial o familiar y la diversión en la vida, ¡todos os merecéis lo mejor!
Te puede interesar