Menú
Cómo evitar que las tareas domésticas dañen tu matrimonio
Cómo evitar que las tareas domésticas dañen tu matrimonio

MATRIMONIO

Cómo evitar que las tareas domésticas dañen tu matrimonio

Descubre cómo puedes evitar que las tareas domésticas dañen tu matrimonio... ¡y exista mayor colaboración familiar!

Las tareas domésticas no debe suponer un problema en ningún matrimonio de ninguna familia del mundo. Son una parte principal de cualquier hogar que todos deben cumplir. Si hay problemas en la familia o con tu pareja por el cumplimiento de las taras domésticas, el nivel de estrés en el hogar puede aumentar considerablemente.

Tanto hombres como mujeres deben hacer frente a las tareas domésticas, porque no son solo cosa de mujeres. Ese pensamiento es antiguo y además está obsoleto. El nivel de estrés en el hogar aumenta cuando una de las dos partes de la pareja está descontento/a con las tareas que debe realizar. Las parejas se pelean por las tareas domésticas casi tanto como lo hacen por el dinero. Existen numerosos estudios que demuestran que las mujeres además de trabajar fuera del hogar igual o más horas que el hombre, al llegar a casa se ocupan más de las tareas domésticas y de los hijos.

Compartir las tareas domésticas aumenta la satisfacción en el hogar

Compartir las responsabilidades del hogar ayuda a mejorar la satisfacción matrimonial y la felicidad del hogar. El grado en que las tareas domésticas se comparten es ahora uno de los dos predictores más importantes de la satisfacción conyugal de una pareja y sobre todo, de una mujer. Existen investigaciones que muestran como las mujeres se sienten más atraídas sexualmente por las parejas que colaboran en el hogar.

La división desigual de las tareas erosiona el matrimonio

El matrimonio es como una sociedad que incluye el negocio práctico de administrar el hogar. Esto significa: llevar la administración económica, hacer la compra, planificar y realizar las tareas domésticas, el cuidado y atención de los hijos, la cocina, etc. Cuando todo esto se realiza de forma equitativa hay paz y armonía... pero cuando es desigual, aparecen los problemas, los malentendidos y los conflictos.

El matrimonio es como una sociedad que incluye el negocio práctico de administrar el hogarEl matrimonio es como una sociedad que incluye el negocio práctico de administrar el hogar.

Cómo compartir las tareas domésticas

El mayor error que puedes cometer en tu matrimonio es que hagas las tareas de tu pareja solo porque así 'acabas antes' o porque piensas que tú lo haces mejor. También es un error pensar que si no puedes con todo, 'debes pedir ayuda'. Nadie ayuda a nadie en las tareas domésticas, porque son responsabilidad de todos hacerlas.

Si pides ayuda implica que la responsabilidad de las tareas solo es tuya. En realidad, las tareas en la casa son responsabilidades compartidas, y hacer un buen trabajo dividiendo el trabajo doméstico es esencial para asegurar un matrimonio y una familia feliz.

Si pides ayuda implica que la responsabilidad de las tareas solo es tuyaSi pides ayuda implica que la responsabilidad de las tareas solo es tuya

Hay que aprender a priorizar

Establece tus prioridades como pareja. ¿Qué es realmente importante para cada uno de vosotros? Muchas parejas encuentran que miran la división de tareas de manera diferente. El desorden doméstico simplemente no molesta a algunas personas. Pero si te sientes cómodo con un hogar desordenado y le molesta a tu pareja, ambos debéis comprometeros. El compromiso funciona mejor si se seleccionan prioridades, en lugar de intentar satisfacer completamente al otro.

Habla con tu pareja acerca de cómo te sientes acerca de cocinar, fregar, limpiar, hacer las camas, etc. Descubre qué tareas os gustan más a cada uno e intentad realizar aquellas que más os gusten y las que menos, habrá que repartirlas para que sea equitativo. Tienes que explicar a tu pareja qué es lo que consideras aceptable o lo que no lo consideras, y él/ella deberá hacer lo mismo.

Lista de tareas

Haced una lista de tareas teniendo en cuenta el punto anterior y así, estableced un horario para realizar durante la semana, teniendo en cuenta vuestras necesidades, vuestros horarios laborales y el tiempo libre que podáis tener. La gestión del tiempo es importante para que estéis bien organizados y las tareas se lleven a cabo entre los dos, como un buen equipo.

Además, cuando vuestros hijos os vean ser un buen equipo, aprenderán y entenderán que las tareas domésticas son cosa de todos.

Te puede interesar