Menú
Los efectos del alcoholismo parental en los niños
Los efectos del alcoholismo parental en los niños

ALCOHOLISMO

Los efectos del alcoholismo parental en los niños

Si los padres tienen problemas de alcoholismo es más que probable que los hijos sufran algunos efectos.

Una idea errónea que tienen muchas personas que tratan con el alcoholismo es que su consumo de alcohol no está afectando a nadie más que a ellos. Por supuesto, eso no es cierto, y los hijos de padres alcohólicos pueden estar entre los más afectados. Desafortunadamente, los efectos de crecer alrededor del alcoholismo son a veces tan profundos que duran toda la vida. Esto puede afectar al desarrollo de los niños, convirtiéndose en adultos con problemas emocionales, sociales, relación y más.

El alcoholismo en un padre o un madre puede tener un gran impacto negativo en sus hijos, incluso hasta la vida adulta.

Normalización del alcoholismo

Como es posible que no hayan tenido un buen ejemplo a seguir desde su infancia y que posiblemente nunca hayan tenido relaciones familiares tradicionales o armoniosas, los hijos adultos de alcohólicos piensan que el alcohol en la vida y el comportamiento agresivo es algo normal... cuando en realidad, es inaceptable.

Debido a que el consumo de alcohol se normaliza en familias con alcoholismo, los niños a menudo pueden tener dificultades para distinguir entre los buenos modelos a seguir y los malos. Como resultado, muchos terminarán sintiéndose en conflicto, confundidos y cohibidos cuando se den cuenta de que beber no se considera normal en otras familias.

El alcoholismo en un padre o un madre puede tener un gran impacto negativo en sus hijosEl alcoholismo en un padre o un madre puede tener un gran impacto negativo en sus hijos

Problemas de confianza

Después de crecer en un ambiente donde la negación, la mentira y el guardar secretos pueden haber sido la norma, los hijos adultos de alcohólicos pueden desarrollar  serios problemas de confianza. Las promesas rotas del pasado les dicen que confiar en alguien será contraproducente en el futuro.... Y comienzan a tener graves problemas de relación con otros.

Si el padre alcohólico de un niño era malo o abusivo cuando estaba borracho (o la madre), los hijos adultos pueden crecer temiendo a las personas que se enfadan. Pueden pasar sus vidas evitando conflictos o confrontaciones de cualquier tipo, preocupándose de que pueda volverse violento.

Piensan que no son suficientes para nadie

Los hijos adultos de padres o madres dependientes del alcohol, crecerán pensando que nunca serán lo suficientemente buenos. Pueden tener baja autoestima y desarrollar sentimientos profundos de insuficiencia. Los hijos de un padre alcohólico pueden encontrarse pensando que son diferentes de otras personas y, por lo tanto, no son lo suficientemente buenos. 

En consecuencia, pueden evitar situaciones sociales, tener dificultades para hacer amigos y, como resultado, aislarse. Pueden incluso ser sus peores críticos llegando incluso a tener crisis de ansiedad, depresión o aislamiento social.

También puede ser que los adultos de padres alcohólicos hayan desarrollado miedo al abandono También puede ser que los adultos de padres alcohólicos hayan desarrollado miedo al abandono

Necesitan la aprobación de otros

Además de juzgarse con demasiada severidad, algunos hijos adultos de alcohólicos buscan constantemente la aprobación de otras personas. Pueden comportarse de forma complaciente incluso con aquellos que les tratan mal solo por temor a las críticas o a ser tratados mal.

Quizá para evitar las críticas o la ira de sus padres alcohólicos éstos niños se vuelven responsables y demasiado perfeccionistas... en la vida adulta pueden convertirse en adictos al trabajo. Aunque también puede ser todo lo opuesto y repetir los malos comportamientos que ha presenciado durante la infancia.

Temor al abandono

También puede ser que los adultos de padres alcohólicos hayan desarrollado miedo al abandono puesto que su padre no estaba disponible emocional o físicamente. Esto puede provocar que mantenga relaciones tóxicas solo porque no quieren ni saben estar solos. Les da miedo enfrentarse a sus propios miedos o a sus "demonios emocionales".

Las cicatrices emocionales y psicológicas que pueden desarrollar los niños de padres alcohólicos pueden ser tan profundas que duren hasta la edad adulta. Si tienes un problema con el alcohol y tienes hijos, es vital que busques ayuda cuanto antes. Debes centrarte en el amor por tus hijos y que esto te motive lo suficiente para poder superar esta adicción tan devastadora. Ellos se merecen ese cambio positivo, y tú también.

Del mismo modo, si eres hijo de un padre que es o fue alcohólico (o tuvo otros problemas de adicción) y estás experimentando uno o más de los problemas mencionados anteriormente o cualquier otro tipo de angustia psicológica, busca apoyo. 

Te puede interesar