Menú
Dolor abdominal tras el parto
Dolor abdominal tras el parto

PARTO

Dolor abdominal tras el parto

El dolor abdominal postparto es bastante común pero hay que hablar con el médico ante cualquier anomalía

Una mujer después del parto siempre debe hablar sobre el dolor abdominal que pueda sentir con su médico. En la mayoría de los casos, el dolor es un efecto secundario normal del nacimiento y el intento del útero de volver a su tamaño original. En otras situaciones, la mujer puede tener una complicación postparto que requiere tratamiento médico. La mayoría de las mujeres son observadas durante al menos 24 horas después del nacimiento del bebé para observar si puede tener este tipo de complicaciones.

El útero de la mujer suele ser pequeño y cerrado antes del embarazo. El bebé crece dentro del útero. Cuando comienza el parto, el útero de la mujer se contrae, levemente al principio, para mover al bebé a través del canal de parto. Durante este proceso, el cuello uterino, o cuello del útero, comienza a abrirse. Las contracciones uterinas aumentan a medida que el cuello uterino se abre más. Una vez que el cuello uterino de la mujer esté completamente abierto, el bebé emergerá lentamente a través del área y saldrá de la vagina.

Una mujer después del parto siempre debe hablar sobre el dolor abdominal Una mujer después del parto siempre debe hablar sobre el dolor abdominal

Por qué ocurre

Una vez que el bebé y la placenta son sacados del cuerpo de la mujer, el cuerpo comienza las tácticas de autocuidado para detener la liberación de sangre y otros líquidos que aún están en el útero. Esta es la forma en que el cuerpo se repara de la herida de dar a luz al bebé. 

La abertura cervical no es una herida dañina, pero sigue siendo una abertura en el cuerpo que puede expulsar la sangre. Al contraerse, el cuerpo está creando presión para detener el derramamiento de sangre. Una mujer puede reconocer estas contracciones durante varias horas o más después del parto del bebé. Los dolores agudos deben discutirse con un proveedor de atención médica, ya que las contracciones deben ser significativamente más leves que las que la mujer acaba de experimentar en el parto.

Cuánto dura

La sangre que la mujer debe desechar después del nacimiento del bebé puede ser bastante pesado después del parto, se conoce como loquios. Con cada contracción uterina, llamada dolor postparto, se puede expulsar más contenido uterino. El contenido del flujo vaginal va de rojo brillante y moderado en volumen a rosado, marrón y luego amarillo antes de que se detenga. No es inusual que una mujer experimente dolores después del parto hasta que los loquios se hayan detenido.

Qué debes tener en cuenta

Algunos hospitales administran una forma sintética de la hormona oxitocina para alentar a que el útero se contraiga con fuerza una vez que el bebé ya ha nacido. El propósito de esto es expulsar la placenta y asegurar que no queden tejidos que puedan causar una infección. 

La lactancia materna después del nacimiento hace que el útero se contraigaLa lactancia materna después del nacimiento hace que el útero se contraiga

Cada dos a cuatro horas, una enfermera o un profesional de salud revisará el abdomen de la mujer para ver si su útero se está reduciendo a un tamaño normal. El proveedor puede administrar algunos empujes firmes o masaje de tejido en el área abdominal para desencadenar una contracción uterina. Esto puede ser doloroso para la mujer, pero es útil para prevenir infecciones y hemorragias.

La lactancia materna después del nacimiento hace que el útero se contraiga. Esta es una respuesta natural en el cuerpo que también ayuda a que el útero de la mujer se encoja y sane después del parto. Una madre que ha dado a luz más veces puede experimentar dolores más intensos después del parto porque su útero debe esforzarse más para volver al tamaño anterior al embarazo.

Tratamiento

Cuando sea necesario, una mujer puede tomar analgésicos de venta libre, como el ibuprofeno, para controlar el dolor después del parto. Un paño tibio o una manta caliente también pueden aliviar el dolor. Las madres después del parto deben hablar sobre cualquier analgésico de venta libre con un profesional de la salud, especialmente durante la lactancia, para minimizar los riesgos potenciales para el recién nacido y otras complicaciones. Las técnicas de respiración y relajación son recomendables, como las que se usan durante el parto, para hacer frente a los dolores después del parto y también para aguantar los entuertos.

Te puede interesar