Menú
Las diferencias entre inseminación artificial y fecundación in vitro
Las diferencias entre inseminación artificial y fecundación in vitro

QUEDARSE EMBARAZADA

Las diferencias entre inseminación artificial y fecundación in vitro

La fecundación in vitro y la inseminación artificial son dos técnicas comunes para quedarse embarazada, pero ¿qué diferencias existen entre ellas?

Pareja en el médicoHoy en día es posible poner remedio a la infertilidad tanto masculina como femenina

Hoy en día, existen varias técnicas diferentes para ayudar a una mujer a quedarse embarazada. Se conocen como técnicas de reproducción asistida, que utilizan medidas especiales para lograr un embarazo. A menudo se habla indistintamente de inseminación artificial y de fecundación in vitro, pero existen diferencias entre ellas.

Inseminación Artificial

La inseminación artificial es una técnica de reproducción asistida que consiste en colocar los espermatozoides de forma artificial en el cuerpo de la mujer. Por tanto, imita a la reproducción natural, pero sustituye el coito por una técnica artificial. Puede llevarse a cabo bien con el semen de la pareja o bien con semen de un donante.

Según el caso, se utilizará una técnica u otra

La inseminación artificial puede llevarse a cabo aunque previamente el hombre se hiciera una vasectomía, en este caso obteniendo el semen mediante una punción. También puede realizarse en el caso de existir ciertas patologías urológicas. A menudo, si el hombre debe someterse a un tratamiento con quimioterapia, que puede alterar sus espermatozoides, congela antes una muestra de semen para poder realizar la inseminación artificial.

En el caso de que el semen provenga de un donante, el procedimiento es el mismo, pero se obtiene una muestra procedente de un banco de semen. Esta modalidad es más habitual en casos de infertilidad masculina, si se va a dar una transmisión de algún tipo de enfermedad hereditaria al bebé o en el caso de que la mujer que desea quedarse embarazada no tenga pareja o que no sea una pareja masculina.

Inseminación artificialEn la fecundación in vitro, el proceso de fecundación se realiza fuera del cuerpo de la mujer

También se distinguen varios tipos de inseminación artificial según dónde se implante la muestra de semen:

- Inseminación artificial intravaginal: Se coloca el semen tal cual es eyaculado en el fondo de la vagina. Se utiliza en casos en los que no se puede realizar el coito por algún tipo de disfunción sexual o en casos de parálisis.

- Inseminación intrauterina: El semen en este caso sí se procesa y se deposita directamente en el útero.

- Inseminación intracervical: Es el más frecuente. Se depositan los espermatozoides directamente en el cuello del útero.

Es probable que sea necesario repetir los ciclos de inseminación artificial hasta que la mujer logre quedarse embarazada. La mayoría de los embarazos se dan a lo largo de los tres primeros ciclos, pero pueden existir ciertos condicionantes que hagan que el proceso se alargue o que sea necesaria otra técnica, la fecundación in Vitro.

Fecundación in Vitro

La fecundación in vitro es una técnica de reproducción asistida en la que la fecundación, es decir, la unión del óvulo y el espermatozoide, se produce fuera del cuerpo de la mujer.

La progesterona facilita la implantación del embrión

Cuando el óvulo ha sido fecundado comienza a dividirse, convirtiéndose en un embrión. Los embriones se introducen en el útero de la mujer entre tres y cinco días después. Tras llevar a cabo un periodo de reposo, las mujeres deben administrarse inyecciones o píldoras de hormona progesterona durante las ocho o diez primeras semanas, para facilitar la implantación del embrión.

Diferencias entre ambas técnicas

Como hemos visto, tanto la inseminación artificial como la fecundación in vitro son técnicas de reproducción asistida que ayudan a una mujer a quedarse embarazada. Sin embargo, existen una serie de diferencias entre ellas:

- La principal diferencia: en la inseminación artificial la fecundación se realiza en el cuerpo de la mujer mientras que en la fecundación in vitro se produce fuera de su cuerpo. La inseminación artificial, por tanto, podría considerarse como una fecundación normal pero sustituyendo el coito por una técnica especial.

- En ambas técnicas los espermatozoides pueden provenir de donantes, pero sólo en la fecundación in vitro los óvulos pueden provenir de una donante.

- La inseminación artificial se considera una técnica más sencilla, ya que no requiere de la extracción de los óvulos. Esta técnica quirúrgica que sí se realiza en la fecundación in vitro puede dar lugar a algunas complicaciones, aunque se considera una cirugía menor.

Pareja con un bebéLa fecundación in vitro tiene un éxito del 60%

- Existe más riesgo de embarazo múltiple en la fecundación in vitro. A menudo es difícil establecer cuántos embriones se introducen en el cuerpo de la mujer. Es muy frecuente que los embarazos sean múltiples, lo que conlleva cierto grado de riesgo especialmente si la mujer es de edad avanzada.

- Ambas técnicas pueden eliminar el riesgo de una transmisión hereditaria de alguna enfermedad. Sin embargo, en la fecundación in vitro, puede analizarse específicamente el embrión antes de ser implantado. Esta técnica no está universalmente aceptada ni se lleva a cabo en todas las clínicas.

- Las posibilidades de éxito son mayores en la fecundación in vitro, con una probabilidad de éxito del 60 por ciento frente a un 15 por ciento por intento en la inseminación artificial.

- Si la fertilidad del hombre está realmente afectada o si existe una alteración en las trompas de Falopio de la mujer, hay más probabilidad de éxito con la fecundación in vitro.

- Por otra parte, la fecundación in vitro es mucho más costosa económicamente.

- La inseminación artificial suele ser más indicada para parejas jóvenes, que no llevan demasiado tiempo intentando lograr el embarazo ni tienen problemas de fertilidad o alteraciones graves. En la mayoría del resto de casos, la fecundación in vitro es la técnica de primera opción.

Te puede interesar