Menú
Depresión postparto: mito o realidad
Depresión postparto: mito o realidad

MITO O REALIDAD

Depresión postparto: mito o realidad

Tras el parto las emociones se vuelven más intensas, tanto las buenas como las malas y la madre se siente decaída o cansada. Pero, si estos síntomas duran más de dos semanas puedes estar sufriendo depresión postparto.

Estás triste tras dar a luz, ¿depresión postparto?Estás triste tras dar a luz, ¿depresión postparto?

La maternidad es uno de los momentos más importantes de la vida de una pareja. Tras el parto se despertarán en la madre emociones intensas y contradictorias, determinadas por cambios en el estado de ánimo. En ello influyen: el cansancio acumulado, la inseguridad, la responsabilidad que la maternidad supone, la felicidad.... y una montaña rusa de hormonas.

Este bajón emocional, que se contrapone con la "alegría" que "deberías" sentir, pero no hay que preocuparse, le ocurre a una gran porcentaje de mujeres. Puede durar desde días hasta un par de semanas. En cambio, la verdadera depresión postparto, suele aparecer más tarde, con síntomas más intensos, incapacitantes y duraderos.

No es una actitud o es algo que se elija, y por tanto es importante saber que la madre no pude salir de ella a voluntad. La depresión postparto comprende cambios neuroquímicos y hormonales que necesitarán la ayuda de un profesional y el apoyo de su familia y pareja. Debe tratarse cuanto antes para evitar problemas mayores.

¿La depresión postparto existe? ¿La depresión postparto existe?

¿Existe realmente la depresión postparto?

La sociedad ha generalizado y trivializado el concepto de depresión postparto, creando ideas preconcebidas y confusas, haciendo que las madres no se atrevan a comunicar o mostrar determinados sentimientos o estados de ánimo.

La depresión posparto, también conocida como depresión puerperal o depresión postnatal, es totalmente diferente a la labilidad emocional o cansancio que experimentan el 80% de las mujeres las primeras semanas de vida del bebé. Tras el parto, un gran número de madres experimentan lo que se conoce como disforia postnatal o en el medio anglosajón "baby blues".

Se trata de sentimientos de tristeza, incrementados por el cansancio y el desajuste hormonal. Son totalmente normales y desaparecen en pocos días. Sin embargo hay casos, en los que pasado el tiempo, este estado de ánimo no sólo no desaparece sino que se acentúa, es lo que se conoce como depresión postparto.

Se define como una depresión de moderada a intensa en una mujer después de dar a luz y que se puede presentar poco después del parto o hasta meses más tarde, siendo lo más frecuente su aparición dentro de los primeros tres meses. La pareja o la familia de esta madre, no deben culpabilizarla ni presionarla, es contraproducente y sólo contribuirá a que la madre oculte sus sentimientos, agravando así el problema. Se debe tener presente que este estado de ánimo no es algo que la madre pueda controlar y que será necesaria la intervención de un profesional.

¿Quiénes tienen mayor riesgo de padecerla?¿Quiénes tienen mayor riesgo de padecerla?

Causas y quién tiene más riesgo de padecerla

La depresión postparto es el resultado de una combinación de factores hormonales, cambios en el cuerpo, habilidad para lidiar con el estrés, genética y estilo de vida. Durante el postparto el cuerpo atraviesa un periodo de adaptación, que puede afectar a estados de ánimo como la tristeza o el cansancio. Existen factores genéticos que predisponen, como antecedentes familiares de depresión.

Los cambios físicos después del embarazo pueden interferir en cómo se siente la nueva madre y en el concepto que tiene de su autoimagen. Los cambios en el estilo de vida y el cansancio acumulado también influyen. Además de los cambios a nivel de pareja que supone la adaptación a la nueva situación, la madre puede experimentar ansiedad por el nuevo rol y sentirse desbordada por las expectativas que supone la maternidad.

La depresión postparto afecta entre el 10% y 15% de las mujeres después de dar a luz aunque algunas madres tienen más riesgo de padecerla.

- Madre menor de 20 años.

- Si antes del embarazo has padecido desordenes psicológicos, como depresión, desordenes de personalidad o ataques de ansiedad.

- Historial familiar de depresión postparto.

- La madre sufre estrés adicional por situación personal o económica.

- Dependencia de alcohol u otras sustancias.

- Embarazo de alto riesgo o complicaciones durante el parto.

- El bebé tiene alguna enfermedad, malformación congénita o condición que requiere atención especial.

¿Qué sintomas experimentan?¿Qué sintomas experimentan?

Síntomas

La depresión postparto leve aparece entorno al tercer día después del parto y suele durar hasta cuatro semanas aproximadamente. Los síntomas habituales son insomnio, tristeza, fatiga, irritabilidad, ansiedad y llanto fácil. Suele remitir espontáneamente ya que se relaciona con el descenso brusco de progesterona unido a la adaptación a la nueva vida con el bebé. Si se siente apoyada por su familia, este estado de ánimo desaparecerá sin necesidad de intervención.

La depresión mayor postparto aparece entre 4 y 30 semanas después del parto . Los síntomas son similares a los de una depresión pero agravados por los cambios de la maternidad en el cuerpo y en el estilo de vida. Los síntomas principales son:

- Tristeza y falta de energía.

- Exceso o falta de apetito.

- Deseos de aislamiento o sentimientos de extrema soledad.

- Ansiedad, angustia, miedo y alteraciones en el estado de ánimo.

- Falta de interés por el autocuidado.

- Alteraciones del sueño e irritabilidad hacia la pareja y el bebé.

- Sentimientos de culpa.

¿Qué sentimientos puede experimentar la madre hacia su bebé?¿Qué sentimientos puede experimentar la madre hacia su bebé?

Sentimientos que pueden aparecer hacia el bebé

- Dificultad para establecer apego con el bebé.

- No quiere estar a solas con el bebé porque se siente incapaz de cuidarlo o por el contrario se preocupa demasiado, volviéndose sobreprotectora (lo baña en exceso, no puede dejarlo sólo en una habitación...)

- Resentimiento hacia el bebé, lo culpa o piensa en lastimarlo.

- Arrepentimiento de la maternidad.

No te avergüences de tus pensamientos
Estos pensamientos suenan extremos pero son comunes y no pasan de eso, ideas y sentimientos, pero pueden evolucionar si no se interviene a tiempo. Puede aparecer entonces la psicosis postparto, una complicación de la depresión postparto no tratada y que afecta a una de cada cuatro mil mujeres tras el parto. Incluye todos los síntomas anteriores y además: alucinaciones, intentos de lastimarse o dañar al bebé, confusión, cambios extremos en el estado de ánimo. Aparece en una de cada cuatro mil mujeres.

También puede manifestarse desorden obsesivo- compulsivo postparto, otra complicación de la depresión no tratada, y que lleva a la mujer a tener miedos extremos. En la mayoría de los casos se manifiesta como obsesión por la higiene y seguridad del bebé.

Consejos para evitar la depresión postpartoConsejos para evitar la depresión postparto

Consejos para sobrellevar las emociones de los primeros días

En el caso de la depresión leve, los síntomas revertirán solos con el tiempo, aunque hay una serie de pautas que pueden ayudar a mitigar los síntomas y reducir la duración. La madre debe contar con una red de apoyo emocional que le permita centrarse en el cuidado del bebé y de ella misma. Se recomienda salir de casa al menos una vez al día y realizar ejercicio aerobioco moderado como caminar.

Debe ser capaz de expresar sus sentimientos y emociones, sin el temor de ser juzgada. Es importante que no olvide que tardar en adaptarse al bebé no significa ser una mala madre. Para ello quizás sea necesario que flexibilice las ideas preconcebidas sobre la maternidad. Es esencial buscar tiempo para ella misma, ir a la peluquería o maquillarse puede ser una buena terapia. Comer adecuadamente, una dieta variada y equilibrada.

En cuanto la madre comienza a recuperarse y a organizarse mejor, los síntomas disminuirán hasta desaparecer. Pero si en lugar de verlo todo cada vez más fácil, lo ve cuesta arriba y los sentimientos son cada vez más profundos, puede tratarse de una depresión postparto moderada o grave que debe recibir atención médica especializada.

Te puede interesar