Menú
Cómo criar a un niño de carácter fuerte sin socavar su sensibilidad
Cómo criar a un niño de carácter fuerte sin socavar su sensibilidad

PERSONALIDAD

Cómo criar a un niño de carácter fuerte sin socavar su sensibilidad

Un niño de carácter fuerte puede tener una gran sensibilidad, ¡solo hay que saber educar ambas partes correctamente!

Criar a un niño de carácter fuerte puede poner a prueba la paciencia incluso de los padres más tranquilos. En ocasiones los niños de carácter fuerte les gusta hacer cosas de acuerdo con sus propios deseos y en el tiempo que ellos quieran. La clave para criar a un niño de carácter fuerte suele ser el trabajar el temperamento del niño en lugar de intentar forzarle a ser diferente.

Si quieres que tu hijo siga teniendo su carácter fuerte pero que al mismo tiempo no socaves su sensibilidad e incluso, que puedas potenciarla, entonces sigue leyendo las siguientes estrategias educativas que deberás utilizar cada día.

Reconoce sus sentimientos

Los niños con carácter fuerte suelen ser muy emocionales. Pueden estar totalmente tranquilos durante un minuto y al siguiente tener un horrible ataque de ira o comportamiento visceral. Pueden tener rabietas o arrebatos para asegurarse de que las demás personas comprenden realmente cómo se están sintiendo.

Es necesario que como padres valides sus sentimientos diciendo cosas como: 'Entiendo que estás enfadado porque no podemos ir a casa de la prima ahora mismo'. Una vez que reconozcas y valides sus sentimientos se sentirá mejor y tendrá un comportamiento más adecuado.

Los niños con carácter fuerte suelen ser muy emocionalesLos niños con carácter fuerte suelen ser muy emocionales

Dale explicaciones breves

No decir a los niños cosas como: 'Sí, porque sí' o 'Porque lo digo yo'. Decir esto a un niño de carácter fuerte solo hará que se empeore la situación. Aunque proporcionar una explicación demasiado larga no es útil, una explicación breve de la causa del límite sí puede funcionar. Por ejemplo puedes decir algo como: 'Hoy no podemos ir al parque porque está lloviendo'. Es una explicación breve y simple que le ayudará a tu hijo a comprender las reglas, que son lógicas y no hay discusión que valga.

Evita usar demasiadas reglas

Demasiadas reglas pueden abrumar a un niño de carácter fuerte y no tendrá motivación suficiente para poder cumplirlas. Es importante que te concentres en las reglas más importantes que se deben llevar a cabo. Evita las luchas de poder sobre cosas nimias y permite que tu hijo se enfrente a las consecuencias naturales siempre que sea posible.

Si por ejemplo, tu hijo de 10 años no quiere ponerse la chaqueta en pleno invierno, no lo discutas, permite que sean las consecuencias naturales las que le enseñen la verdadera lección. Si sale a la calle y tiene frío, entenderá rápidamente que necesita tener la chaqueta puesta para no pasar frío.

Ofrece siempre opciones cuando sea posible hacerlo

Los niños con una personalidad fuerte cumplirán mejor las normas cuando sientan que tienen la oportunidad de tener cierto control en la situación. En lugar de decir algo como: ¡Limpia tu habitación YA!, puedes decirle algo como: '¿Prefieres limpiar tu habitación ahora o en 10 minutos'. Darle una opción le ayudará a sentir cierto control y reducirá también tu necesidad de tener todo controlado. A los 10 minutos tendrás que darle otro recordatorio y debería ponerse a limpiar su dormitorio en ese mismo instante sin demorar más tiempo.

Los elogios son una buena recompensa por el buen comportamientoLos elogios son una buena recompensa por el buen comportamiento

Usa más recompensas que consecuencias

Los elogios son una buena recompensa por el buen comportamiento y así tus hijos repetirán más a menudo los comportamientos que quieres que hagan con más frecuencia. También, utilizar un sistema de economía de fichas ayudará a reducir el conflicto. Un sistema de recompensas que pueda escoger tu hijo. Por ejemplo; 'Si limpias tu habitación tendrás tiempo extra para ver la televisión. Pero si decides no limpiar tu habitación, entonces ni verás la televisión ni tendrás tiempo para jugar con los dispositivos electrónicos'.

Es importante que sigas con las consecuencias para que la educación tenga buen efecto. A veces, los padres evitan dar consecuencias de niños de carácter fuerte porque no quieren lidiar con las consecuencias (rabietas). Pero los niños necesitan desarrollar una comprensión de cuándo su comportamiento cruza los límites. Las consecuencias negativas, como la eliminación de privilegios o el tiempo de espera, pueden aumentar su motivación para seguir las reglas en el futuro.  

Te puede interesar