Menú
Consejos para elegir la mejor leche de fórmula
Consejos para elegir la mejor leche de fórmula

BIBERÓN

Consejos para elegir la mejor leche de fórmula

Te ayudamos a elegir el mejor formato y tipo de leche de fórmula para dar el biberón a tu bebé y que tenga la mejor alimentación.

bebé tomando un biberónHay leches de fórmula para lactantes, de continuación y de crecimiento

Hay varios tipos de leche de formula y esto provoca que muchas madres se sientan perdidas a la hora de elegir en el supermercado la mejor para su bebé. Ante esto, os vamos a dejar unos cuantos consejos para escoger la mejor alimentación según las necesidades de cada bebé.

Primero debemos saber qué leche es la adecuada para cada edad. La leche de fórmula está considerada como alimentación para lactantes y bebés de menos de 12 meses hasta niños de entre 1 y 3 años. Teniendo en cuenta esta consideración elegiremos tres tipos de leche:

- Para lactantes (para los bebés de hasta 6 meses)

- De continuación (para bebés de más de 6 meses)

- De crecimiento o leche normal (para los niños de más de 12 meses)

Elige una leche distinta según si tu bebé ha tomado el pecho o no

Esto es debido a que hay leches específicas para que sirvan como relevo de la alimentación materna. La cantidad de proteínas de esta leche es muy parecida a la de la leche materna para que el bebé no note la diferencia y sin sobrecargar su alimentación. Para aquellos bebés que no han tomado el pecho, la fórmula utilizada debe tener más proteínas y defensas ya que están no le están siendo aportadas por la leche materna.

Tener en cuenta los problemas digestivos y alergias

Si hay antecedentes familiares o crees que tu bebé puede tener alergia o problemas digestivos, lo mejor es consultar al pediatra para que os recomiende una leche hipoalergénica o enriquecidas con almidón para disminuir los problemas digestivos.

- Fórmulas hipoalergénicas: Recetadas para bebés con alergias a la proteína de la leche de fórmula habitual.

- Fórmulas para el reflujo: Esta leche se realiza espesando previamente almidón de arroz y, por lo regular, son usadas para aquellos bebés con reflujo y que no suelen aumentar de peso.

- Fórmulas especiales: Para bebés con cardiopatía o con problemas para digerir la grasa o procesar ciertos aminoácidos.

Elegir la leche de fórmula que mejor satisfaga las necesidades de tu bebé

Aunque lo mejor es la leche de fórmula basada en leche de vaca, puede que las necesidades médicas aconsejen utilizar otro tipo de alimentación. Aquí os dejamos los diferentes tipos de fórmula

Fórmula basada en leche de vaca:

La mayoría de las fórmulas que encontramos actualmente en el mercado contienen leche de vaca como ingrediente principal. Las proteínas de la leche se alteran considerablemente para hacerla más fácil de digerir, ya que los bebés no pueden digerir leche de vaca normal hasta haber cumplido el año.

leche en polvo de formulaAlgunas leches de fórmulas son especialmente fáciles de digerir

Fórmula basada en soja:

Si al bebé le es difícil digerir las proteínas de la leche de vaca, esta puede ser una buena alternativa. Estas leches están hechas con proteína vegetal que también es modificada para que los bebés puedan digerirla fácilmente. Algunos médicos también recomiendan estas leches vegetales para disminuir el cólico.

Fórmula sin lactosa:

Si tu bebé tiene intolerancia a la lactosa o la digiere con dificultad lo mejor es que tome este tipo de fórmula en la que la lactosa se reemplaza por otro azúcar, como miel de maíz en algunos casos.

Fórmula exhaustivamente hidrolizada:

El pediatra puede recomendar este tipo de leche de fórmula si tu bebé tiene alergias, le es difícil absorber nutrientes o padece de cólico. En este tipo de fórmula, las proteínas de este tipo de fórmula se descomponen en partículas más pequeñas para que sean más fáciles de digerir .

Leche de fórmula: lista para tomar, concentrada o en polvo

Fórmula lista para tomar: esta es la más práctica porque no hay que mezclarla ni medir la cantidad ya que viene en dosis. Solo hay que abrir y servir.

Viene muy bien en aquellas circunstancias en las que estéis fuera de casa. Pero todo lo práctico tiene su precio. Este tipo de leche cuesta un mucho más que la leche en polvo y su caducidad es mucho más corta que la otras al venir ya preparada. Debe usarse antes de 48 horas y tiene que estar guardada en buenas condiciones. También estos envases también ocupan más espacio en la despensa y son más difíciles de limpiar si la ropa se mancha.

Fórmula concentrada:

Esta leche es el termino medio entre la leche lista para usar y la leche de fórmula en polvo. En la leche de fórmula concentrada se necesita mezclar por partes iguales agua y el líquido de la leche en fórmula concentrada. Sigue siendo más cara que la leche en polvo, pero más barata y menos práctica que la leche lista para usarse.

Fórmula en polvo:

Es la más económica y la más utilizada, es la que encontramos en la mayoría de los supermercados. Aunque lleva más tiempo de preparar que las otras, puede durar hasta nueve meses un bote de leche en polvo sin echarse a perder.

Elige aquella que más se acomode a ti y a tu presupuesto. Aunque recomendamos la leche en polvo como el método más sencillo para alimentar a un bebé, es más duradero y aunque se pierda un poco más de tiempo, tendremos asegurados que no perderemos los nutrientes del alimento.

Los nutrientes de la leche de fórmula

Este tipo de fórmulas para bebés contienen multitud de vitaminas y nutrientes. Toda madre y padre quiere que su hijo tenga una alimentación completa para asegurar su salud y su crecimiento.

Aunque todas contienen cinco ingredientes principales (carbohidratos, grasas, proteínas, vitaminas, minerales), hay nutrientes donde las marcas se diferencian. Aquí os dejamos estos nutrientes para que elijáis los más beneficiosos para el crecimiento de nuestro bebé.

padre dando el biberón al bebéExisten leches especiales para bebés con problemas como el reflujo

Luteina: Esta sustancia actúa en el nivel del desarrollo de la visión y en el fortalecimiento del sistema inmune. Igualmente ayuda en el fortalecimiento de los huesos y ayuda a la absorción del calcio.

Nucleótidos: Se ha estudiado que estos compuestos ayudan en la maduración del sistema digestivo ya que favorecen la creación de las bacterias intestinales. También refuerzan el mecanismos de defensa del bebé.

Prebióticos: Mejoran la digestión y estimulan el sistema inmunológico debido a que refuerzan la flora bacteriana de los niños.

Ácidos Grasos: Estos son los ácidos grasos que se encuentran en la leche materna y que no incorporados en algunas leches de fórmula. Estos ácidos son esenciales en el correcto desarrollo de la función cognitiva y de la función visual del bebé.

Vitaminas A, C y D: la mayoría de la leche de fórmula viene enriquecidas con estas vitaminas ya que sirven para fortalecer el sistema inmunológico y el crecimiento de los huesos.

Hierro: Otro de los nutrientes que suele venir incluido en todas las fórmulas y ayuda a disminuir el riesgo de anemia en bebés.

Te puede interesar