Menú
Leche antireflujo: cuándo y cómo utilizarla
Leche antireflujo: cuándo y cómo utilizarla

CUIDANDO A TU BEBÉ

Leche antireflujo: cuándo y cómo utilizarla

Esta leche se utiliza en casos en los que los bebés presentan problemas de reflujos y la leche materna no consigue nutrirle bien, provocándole pérdidas de peso, anemia o desnutrición.

Bebé con biberón de leche antireflujoBebé con biberón de leche antireflujo

La ciencia avanza, y con ella ha llegado la leche atireflujo. Pero, ¿qué son las leches antireflujo y para qué sirven? Hay mucha confusión respecto a ello, ya que a diferencia de los adultos, los bebés pueden tener cierta cantidad de reflujo que es normal, especialmente durante sus primeros tres meses de vida. Fuera de esto, existen también casos en que estas fórmulas antireflujo son de suma importancia y ayuda. Continúa leyendo para saber más.

¿Qué son las leches antireflujo y antiregurgitaciones?

La fórmula antireflujo es una leche que ha sido elaborada con modificaciones o cambios especiales, dentro de los cuales se encuentran los siguientes:

La leche antireflujo aligera el proceso de digestión

- El aumento del espesor de la leche. La inclusión de elementos espesantes en esta fórmula contribuye a reducir el reflujo, sin embargo, en casos agudos de esofagitis está contraindicado, ya que los líquidos espesos tardan más en descender por el esófago. Usualmente se utilizan espesantes como el almidón de arroz, el de maíz y las semillas de algarrobo con el fin de que la leche antiregurgitaciones pueda asentarse bien en el estómago.

- Adición de la caseína. Es una proteína de origen vacuno que contiene aminoácidos esenciales de gran aporte para la alimentación infantil, para el desarrollo muscular y del sistema inmunológico. Se le añade a la formula antireflujo por la propiedad de precipitación (rápida acumulación o cuajado) que presenta ayudando así a mejorar los cuadros de reflujos.

¿Para qué sirve la leche antireflujo?

Como su nombre lo indica, está elaborada con el propósito de reducir el reflujo gastroesofágico (regurgitar el alimento) en bebés, ayudando a que ellos puedan tener una mejor nutrición.

La leche antireflujo se usa para nutrir al bebé cuando vomita la leche materna La leche antireflujo se usa para nutrir al bebé cuando vomita la leche materna

El uso apropiado de la leche antireflujo evitará internamientos debido a complicaciones por reflujos al que el bebé podría estar expuesto, tales como mala nutrición, anemia, bajo peso, y posibles complicaciones respiratorias provocadas por la aspiración de alimentos.

¿Cuándo se debe usar la leche antireflujo y antiregurgitaciones?

La fórmula antireflujo se indica en casos donde el constante regurgitar del bebé le ocasiona una bajada de peso, o en casos en que el bebé no haya ganado el peso suficiente que se esperaba que tuviese.

Todo bebé normal y saludable pierde peso durante la primera semana después del parto, y luego alcanza rápidamente el peso que tenía al nacer. Si esto no sucede al ritmo que se espera, o si el peso no es el adecuado, entonces tendrán que descartarse posibles causas.

Su uso debe ser controlado por un médico pediatra

Además, como todavía no se sabe sobre posibles efectos secundarios del uso de este tipo de leche a largo plazo, el ESPGHAN (Comité de Nutrición) ha dictado sus recomendaciones respecto al uso más adecuado para esta leche. Específicamente, la leche antireflujo debe usarse en casos en que el crecimiento del bebé se vea afectado por falta de nutrientes ocasionado por el constante regurgitar de los alimentos. En este respecto, se deberá evaluar y determinar su uso o frecuencia en cada caso, y además dar seguimiento a los resultados.

Consejos a la hora de elegir leche antiregurgitaciones

A pesar de que este tipo de leche se encuentra casi en cualquier comercio europeo donde venden alimentos para bebés, a la hora de elegir comprar alguna leche antireflujo, se aconseja tener presente lo siguiente:

No te dejes llevar por la publicidad No te dejes llevar por la publicidad

No te dejes llevar por el marketing. Si bien la leche antireflujo es muy beneficiosa para evitar el vómito continuo, es aconsejable consultar con tu doctor antes de decidirte a cambiar de formula. El pediatra podrá determinar si la leche antireflujo es para tu bebé. En algunos casos será necesario realizar pruebas más profundas. El pediatra podrá referirlo con un gastroenterólogo para posibles exámenes de diagnóstico como endoscopias, estudios con sondas PH, y radiografías.

Modo de empleo

En algunos casos se recomienda mezclar la leche antireflujo con la formula normal, pero lo más importante es batirla bien para que luego no queden acumulaciones de espesor que puedan obstruir el paso de la leche.

Toma en cuenta las medidas de las tetinas a utilizar. La leche espesada no fluye muy bien por tetinas chicas y esto puede hacer que tu bebe se estrese. Una buena opción es usar biberones de boca ancha con las tetinas redondas de tres posiciones, las cuales permiten un mayor paso de alimento cuando se gira el biberón en las diferentes posiciones.

Consejos para los padres

No siempre el escupir, regurgitar o vomitar un poco de leche es anormal o necesita de tratamiento especial. En general, la mayoría de los bebes devolverán algo de la leche durante sus primeros tres meses de vida, y muchas veces hasta cerca del primer año, que es cuando dejan atrás esta etapa de sus vidas sin ningún tipo de riesgo o secuela. Entonces, ¿cuándo debe sonar la señal de alarma?

Utiliza siempre el buen juicio

Las escupidas de pequeñas cantidades de vomito o regurgitaciones son fácilmente identificables por la cantidad y la debilidad con que estas se producen. Muchas veces ocurren pocos minutos después de que los bebés han tomado su leche. Casi siempre ese pequeño vomito alcanza sólo a mojar al bebé y/o a la madre si lo tiene cargado, y se puede limpiar con facilidad con una toallita o paño.

Es normal que a veces los bebés vomiten a los pocos minutos de tomar su leche

Consulta al profesional de la salud cuando tengas dudas

Tu pediatra es la persona indicada para evaluar los síntomas de riesgo del reflujo e indicar la necesidad de usar leche antiregurgitaciones, siempre y cuando él lo crea necesario para una apropiada alimentación infantil. Él sabrá determinar si los reflujos de tu bebé indica alguna condición de anormalidad afectando el crecimiento de tu bebe, o el bajo peso.

Consejos adicionales para tratar los reflujos en bebés

En adición a la leche antireflujo (o en casos cuando ésta no se recomiende) se pueden usar otros métodos que han demostrado cierta eficacia, tales como:

Saca el aire a tu bebé para evitar que vomiteSaca el aire a tu bebé para evitar que vomite

-Añadir cereal a la leche. La idea es espesarla, pero debes tener en cuenta que este recurso debería ser utilizado en casos que lo ameriten, ya que la ingesta de cereal, antes de los primeros cuatro o seis meses de edad, podría llevar al bebé a desarrollar alergias.

Es importante recordar que todos los nutrientes que el bebé necesita para un buen crecimiento y desarrollo está en la leche materna, o en su defecto, en las formulas normales. El espesar la leche debe hacerse con el objetivo de tratar el reflujo, y no como forma de añadir valor nutricional a la leche, o como erróneamente se piensa, para hacer que el bebé duerma mejor.

- Sacar el aire a tu bebé. Desde tiempos ancestrales se han utilizado diferentes maniobras para ayudar a que le salga el aire al bebé. Cuando los bebés comen, el aire viaja hacia su pequeño estómago y los hace sentir incómodos. Los que más necesidad de eructar tienen son los que se alimentan con biberón, debido a la gran cantidad de aire que ingieren con la formula.

Existen varias posiciones y maniobras para hacer eructar a tu bebé, y son muy eficaces no solo en hacerlos sentir más cómodos, sino que es de gran ayuda contra los reflujos, para evitar que escupan o vomiten la comida.

En conclusión, el uso de la leche antireflujo, apropiadamente usada y bajo supervisión, viene a formar parte importante de un buen desarrollo y alimentación infantil.

Te puede interesar