Menú
Cómo enfrentarte a tu figura en el postparto
Cómo enfrentarte a tu figura en el postparto

POSTPARTO

Cómo enfrentarte a tu figura en el postparto

Enfrentarse a tu figura en el postparto no es fácil, pero debes quererte, ¡has hecho algo mágico!

Tener un bebé trae muchos cambios en tu vida, y uno de ellos es sin duda el físico. El cuerpo se transforma durante 9 meses y después, en el postparto, esos cambios se quedan en tu cuerpo de diferente manera. La hermosa barriga que luciste durante tu embarazo, ha sido reemplazado por un cuerpo que quizá ahora no reconozcas.

La forma en que las madres se enfrentan a su nueva imagen corporal después del parto, depende de cada mujer, pero hay muchas formas de intentar que sea una forma positiva y que puedas tener una buena relación contigo misma. Después del embarazo tu cuerpo nunca volverá a ser como antes, pero tendrás que acostumbrarte a tu nuevo yo.

Tu cuerpo necesitará por lo menos un año para volver a ser el que eraTu cuerpo necesitará por lo menos un año para volver a ser el que era

Tu reflejo no te define

El cuerpo que ves en el espejo puede hacer que te sientas incómoda dentro de tu propia piel. Pero no permites que el reflejo que ves defina quién eres. Sigues siendo la misma persona, eres mucho más importante que lo que estás viendo en el espejo ahora mismo.

Tu cuerpo necesitará por lo menos un año para volver a ser el que era, y si necesita aún más tiempo, no pasa nada. Lo que importa es que tengas buena salud y que te quieras tal y cómo eres ahora. Tu cuerpo a albergado vida durante nueve meses y además ha hecho un gran esfuerzo trayendo al mundo a tu bebé, ¡no te exijas tanto!

Reconoce los cambios que hay en ti

Es necesario que te aceptes y que reconozcas los cambios que hay en ti ahora mismo. Es un cambio sorprendente y tu cuerpo ha ido cambiando de forma gradual durante 9 meses y ahora debe hacer lo mismo durante algún tiempo.

Verás a tu cuerpo diferente, pero es importante que tu imagen corporal después del parto no te afecte negativamente mientras estás cuidando a tu recién nacido.

Acéptate

Debes aceptar tu cuerpo y aceptarte a ti misma. No te fijes en las famosas que tienen un cuerpo i increíble en las revistas a tan solo unas semanas de haber traído a sus bebés. Esa expectativa es poco realista. A menos que tengas entrenadores personales de alto precio que estén a tu lado y también a nutricionistas que te cocinan en casa, es poco realista que te fijes en ellas.

Tienes que aceptar a tu cuerpo tal cual es ahora, dándote el tiempo necesario para adaptarte a ti en este momento. Una vez que lo hagas te verás bajo una nueva luz, y lo que piensas importa más de lo que ves en un estante de una revista.

Haz los cambios en tu vida solo cuando estés lista

Cuando ya te sientas lista para hacer ejercicio y el médico te dé el visto bueno, puedes mantenerte activa para sentirte en forma. Si no te sientes muy bien aún puedes pasear alrededor de tu casa. Durante las primeras semanas después de tener un bebé, perderás mucho peso por sí solo a medida que realizas tu rutina diaria. Eso te dará una buena ventaja.

Los cambios tendrás que hacerlos cuando te sientas preparada para ello, y nunca antes. Cuando se tiene un bebé la capacidad física nada tiene que ver con antes de tenerlo. No te esfuerces demasiado.

Muchas madres, deciden que los pantalones apretados o el ejercicio ya no son una prioridadMuchas madres, deciden que los pantalones apretados o el ejercicio ya no son una prioridad

Quiérete

Muchas madres, deciden que los pantalones apretados o el ejercicio ya no son una prioridad. Prefieren tener un peso saludable renunciando al peso que tenían antes de quedarse embarazada. Pero lo que realmente importa es amarte a ti, quererte por haber sido capaz de hacer lo más maravilloso que existe: crear vida.

Busca apoyo emocional

No tengas miedo de encontrar un grupo de apoyo en mujeres que están experimentando lo mismo que tú. Esto puede ayudarte a cambiar la perspectiva y a enfrentar tu imagen corporal después del parto. Además, también podrás encontrar apoyo en los posibles problemas que te encuentres en la crianza de tus hijos.

Te puede interesar