Menú
Las 6 comidas más perjudiciales para los niños y niñas
Las 6 comidas más perjudiciales para los niños y niñas

ALIMENTACIÓN

Las 6 comidas más perjudiciales para los niños y niñas

Si queremos que nuestros hijos e hijas crezcan sanos y fuertes debemos controlar algunos alimentos en su dieta, aunque los adultos también tenemos que limitarlos.

En la actualidad la obesidad infantil se ha duplicado desde los 90 hasta hoy en Europa. Gran Bretaña es el que más tasas de sobrepeso infantil tiene, España le sigue de cerca en el segundo puesto. Entre los 6 y 12 años el 16% de los niños tienen sobrepeso cuando hace 20 años apenas lo presentaban un 5%.

Existe el mito generalizado de que hay que comer de todo para que los niños crezcan sanos y fuertes. Sin embargo, no siempre es así. Hay alimentos que cuanto menos coman los niños (y cualquiera) es mejor porque no contribuyen al cuerpo humano con ningún tipo de beneficios y solo dañará a nuestra salud a largo plazo.

Hay familias que ya sea por desconocimiento o por hábitos alimentarios que se han ido heredando, piensan que cuanto más mofletudo, "fuerte" o gordito esté un niño más sano va a crecer. Nada más lejos de la realidad, aunque no se quiera ver la obesidad infantil es muy peligrosa por todos los daños a la salud que vienen asociados a ella. Además, el estilo de alimentación que se aprende de pequeño es difícil de erradicar y más difícil perder peso en el futuro.

niña con donutsLa bollería industrial es muy tentadora pero muy perjudicial

A continuación, os dejamos con una serie de alimentos que no son recomendables para la dieta del niño, solo muy ocasionalmente y como algo especial.

1. Bebidas energéticas y refrescos azucarados

Es más que obvio que las bebidas energéticas no deben de ser consumidas nunca por los niños, las bebidas como el Redbull, Monster o Burn tienen dosis muy grandes de cafeína y otras sustancias estimulantes que solo pondrán excesivamente nerviosos a los niños. La solución no es darles bebidas sin cafeína (como algunos padres podrían pensar) ya que los refrescos gaseosos sin cafeína tampoco son recomendables por su gran concentración de azúcar . Por ejemplo, la Cocacola sin cafeína tiene tanto azúcar como la normal, son calorías vacías que llenan al pequeño pero que no aportan nutrientes útiles a nuestro cuerpo.

¿Por qué no darle en cambio zumos naturales refrescados en hielo? Si los haces de forma casera mucho mejor pero si no también puedes comprarlos en el supermercado "sin azúcares añadidos". De todos modos, la mejor opción (más barata y saludable) para quitar la sed siempre será el agua.

2. Comida rápida

La comida rápida es una moneda de doble cara. Cuando hablamos de comida rápida que los niños no deberían comer nos referimos a la comida que se sirve actualmente en restaurantes de este tipo. En estos establecimientos la comida es sabrosa y barata, es un buen apaño para salir del paso un día pero nunca se debe tomar como una costumbre. No es tanto por las calorías que ingiere el niño (que al fin y al cabo son niños y necesitan crecer y gastar energía) si no por la calidad de los productos, en la mayoría de los casos hablamos de comida con demasiados conservantes y grasas trans.

niños comiendo en un burguerLa comida rápida contiene muchas grasas trans

Hoy en día estos restaurantes han aportado opciones y menús más saludables para los más pequeños, pero siendo sinceros, ¿quién va a obligar a su hijo pequeño a tomarse una ensalada en vez de una hamburguesa? ¿o una manzana de postre en vez de helado? ¿y cómo se lo explicas a él sin dañar su autoestima?

Por otro lado, la comida rápida no siempre es mala. Si a tu hijo le gustan las hamburguesas, los perritos calientes y las patatas fritas siempre puedes hacerlos caseros en casa pero con ingredientes de buena calidad.

3. Palomitas de maíz en bolsa

Las palomitas que vienen en bolsas para el microondas son muy cómodas porque en apenas unos minutos ya tenemos el acompañamiento perfecto para una tarde de cine. Sin embargo, como otros alimentos precocinados contienen demasiados conservantes, grasas trans, sodio, azúcar y otros potenciadores del sabor. Además hace tiempo las asociaciones americanas de salud avisaron de que el revestimiento de las bolsas contenían ácido perfluorooctanoico, cancerígeno para las personas.

¿Buscas una alternativa? Opta por una opción más saludable y hazlas tu mismo en una sartén con un par de cucharaditas de aceite de oliva o mantequilla, después puedes sazonarlas con sal, azúcar e incluso siropes de distintos sabores. El sabor es muy bueno y tendrás la seguridad de que los ingredientes son de calidad, eso si, tampoco es para comer todos los días por su alto aporte calórico.

4. Bollería industrial

Este tipo de alimentos sigue la misma lógica que en el caso anterior. Son alimentos perjudiciales para la salud de las personas si se consumen frecuentemente. Son muy socorridos porque es un desayuno o merienda rápida pero piensa en todas las consecuencias negativas que tienen para el niño: grasas trans, conservantes, gran aporte calórico sin apenas nutrientes...

¿Por qué no elaborarlos en casa? No todo el mundo tiene mano para esto y lleva tiempo, pero el resultado merece la pena. También puedes cocinar y congelar lo que te vaya a sobrar para otro día. Es otra manera de proteger la salud de tus hijos.

niño bebiendo coca colaLos refrescos contienen mucho azúcar

5. Frutos secos

Los frutos secos son alimentos muy completos y sanos en todos los sentidos. Un puñadito de cualquier tipo de frutos secos son buenos para la salud cardiovascular aparte de aportar grasas de alta calidad a nuestro cerebro. Sin embargo, antes de los 3 años están prohibidos porque el riesgo de atragantamiento es alto. Según la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria a partir de los 5 pueden tomarse pero bajo vigilancia paterna y en cantidades pequeñas, animándole a masticarlos bien antes de tragar.

6. Exceso de azúcar

En este apartado lo que queremos recalcar es que hay que evitar que el niño consuma demasiado azúcar , no que no consuma azúcar, ni siquiera la refinada. Por ejemplo es el caso de las golosinas. Las golosinas y caramelos son calorías vacías que no aportan ningun tipo de beneficio a los niños, sin embargo no podemos desterrarlos de la dieta de los niños, es algo que siempre hace ilusión tomar y es inherente en esta etapa de la vida. No es peligroso que tu hijo tome golosinas, incluso puede tomarlas todos los días pero en cantidades muy pequeñas. En el caso de las gominolas y dulces lo importante es la cantidad que toma.

Otro ejemplo es el colacao, no es muy saludable pero tampoco es peligroso si se hace un uso responsable de él, por ejemplo, si tu hijo toma colacao no le permitas además agregarle azúcar (porque ya tiene).

Te puede interesar