Menú
Cómo tener unas buenas vacaciones con tu hijo con discapacidad
Cómo tener unas buenas vacaciones con tu hijo con discapacidad

VACACIONES

Cómo tener unas buenas vacaciones con tu hijo con discapacidad

Si quieres tener unas vacaciones con tu hijo con NEE o discapacidad y que todo marche bien... ¡sigue leyendo y no te pierdas estos consejos!

Si tienes un hijo con Necesidades Educativas Especiales (NEE) quizá te pienses dos veces antes de irte de vacaciones porque crees que lo podríais pasar todos mal. Tu hijo por el cambio de rutinas y lugares y tú porque si él lo pasa mal, sabes que las circunstancias se volverán difíciles para todos y acabarás deseando no haber salido de casa.

En realidad, no tiene por qué ser todo tan catastrófico si tienes planificación en lo que quieres hacer y preparas todo bien con antelación. Tu hijo con NEE necesita estructura, coherencia y adaptaciones constantes y eso es lo que no le debe faltar. Aunque si tú quieres novedad, espontaneidad y relajación... ¿Puedes equilibrar ambos polos? La respuesta es sí, pero con algunos límites. Aquí hay algunos consejos para que funcione.

Tendrás que elegir un plan de vacaciones que se adapte a tu hijoTendrás que elegir un plan de vacaciones que se adapte a tu hijo

Elige un plan

Tendrás que elegir un plan de vacaciones que se adapte a tu hijo con discapacidad y a tu familia. Si tienes un hijo con NEE, unas vacaciones de aventuras e improvisación está claro que no funcionará. Si la espontaneidad es importante para ti pero abrumadora para tu hijo, considera tomar unas vacaciones de aventura por separado o contratar a una niñera por un día mientras exploras el mundo y que tu hijo esté a buen cuidado. Alternativamente (y aún mejor), prepara a tu hijo para una corta aventura abierta que expanda sus horizontes sin abrumarlo... teniendo en cuenta sus necesidades y sus capacidades.

Puede ser simple

Quizá sea una buena idea quedarse en un lugar sin moverse demasiado. Puedes ir a un lugar donde podáis hacer actividades por días sin necesidad de desplazarse demasiado. No es necesario tener que hacer de todo cuando relajarse también puede ser una opción excepcional para todos.

Deja tus ansiedades en casa

Si te vas de vacaciones es para pasarlo bien, así que deja la ansiedad en casa. Quizá tengas ansiedad por si tu hijo tiene una crisis en público, si algún familiar critica tu forma de criar a tus hijos o si las actividades que has planeado para las vacaciones acaba en desastre porque sobrepasa a tu hijo.... La realidad es que pocos de estos problemas son lo suficientemente graves como para arruinar unas vacaciones, así que ¿por qué arruinar tu estado de ánimo por adelantado? ¡Piensa en disfrutar!

Ten un lugar cómodo para tu retirada

Muchas familias les encanta ir de vacaciones juntos. Si bien eso puede ser divertido con un niño con necesidades especiales, también puede ser abrumador. Una buena opción es decir "sí" al retiro familiar, pero "no" a la idea de permanecer en la misma casa con tíos, primos,primos, a abuelos... De esa manera, si tu hijo necesita un descanso o si desea crear una estructura familiar más familiar, puedes hacerlo sin crear una tormenta de comentarios negativos o inquietudes.

Planea una actividad (por lo menos) que sabes que a tu hijo le encantará

Muchos niños con necesidades especiales aman la tradición y la repetición. Acepta esto para una pequeña parte de sus vacaciones. Di "sí" a jugar el mismo juego de mesa una vez más, o comer el mismo helado en el mismo lugar... Tener eventos especiales para mirar hacia adelante también puede hacer que sea mucho más fácil superar los momentos más difíciles.

Lleva cosas contigo

Si tu hijo necesita juguetes sensoriales, sábanas especiales, cojines, alimentos u otros elementos que le proporcionan confort, entonces, tendrás que llevarlos. Si alguien te pregunta o sugiere que estás cuidando demasiado a tu hijo, ignóralo. Ellos no conocen las necesidades de tu hijo como tú lo haces.

Ten siempre un plan B

Tu hijo con NEE puede pasar un buen rato haciendo una actividad en particular, o puede desmoronarse por completo y tener una rabieta. Si las cosas comienzan a ir mal, ten un Plan B en su lugar para que otros miembros del grupo no sientan que su día se ha arruinado. Por ejemplo, si se incluye a otros niños en el grupo, sepa de antemano qué adulto manejará a tu hijo con necesidades especiales y quién se hará cargo del resto del grupo. Si realmente necesitas irte pronto ten un plan sobre quién se irá con tu hijo y cuándo se podrá volver a reincorporar a la actividad haciendo relevos si es necesario.

Quizá sea una buena idea quedarse en un lugar sin moverse demasiadoQuizá sea una buena idea quedarse en un lugar sin moverse demasiado

Ser justos con los demás

Hay que ser justos unos con otros. No importa con qué cuidado planifiques con anticipación, puede haber una buena probabilidad de que alguien necesite cambiar sus planes para acomodar a un niño con necesidades especiales. Si es posible, tendrás que asegurarte de que ambos padres se turnen para quedarse en casa, salir del restaurante temprano o hacer frente a los parientes que juzgan demasiado. Haz tu mejor esfuerzo para asegurarte de que todos,  hermanos y padres incluidos, tengan la oportunidad de disfrutar del tiempo haciendo lo que más les gusta. Claro, pueden tener que acomodar a un miembro de la familia con necesidades especiales, pero eso no debería arruinar las vacaciones de todos.

Prepara a tus compañeros de vacaciones

Si estás de vacaciones con amigos o familiares que no conocen bien a tu hijo, tendrás que proporcionales información sobre lo que pueden esperar, qué pueden hacer para facilitarle la vida a ti y a tu hijo, cómo involucrar a tu hijo y cómo actuar en algún momento de crisis. Una mensaje de correo electrónico o de WhatsApp es una buena manera de comunicar información de manera informal y sin confrontaciones.

Flexibilidad y preparación ante las vacaciones

Si tu hijo con NEE ese enfada porque está lloviendo podéis retrasar la actividad hasta que la lluvia acabe. Si está haciendo un buen día podéis pasar más tiempo al aire libre para disfrutar de las actividades en familia o con los amigos.

Además, es muy importante que prepares a tu hijo con NEE antes de que llegue el momento de las vacaciones. Es buena idea que le expliques dónde vais y qué vais a hacer. Puedes usar fotografías reales de las personas y lugares. Podéis leerlo juntos temprano y con frecuencia.

Recordad que las vacaciones son para pasarlo bien y relajarse... y sobre todo, para potenciar el vínculo familiar y disfrutar todos juntos... ¡las vacaciones están para disfrutarlas! Así que emplea el tiempo que necesites para organizar todo bien.

Te puede interesar