Menú
El bocadillo en el recreo
El bocadillo en el recreo

ALIMENTOS SANOS

El bocadillo en el recreo

La hora del recreo es una oportunidad para aportar a tus hijos una alimentación sana que les mantenga activos a lo largo de la mañana.

Un pequeño tentempié a la hora del recreo le viene bien a los niñosUn pequeño tentempié a la hora del recreo les viene bien a los niños

El recreo de la escuela supone un rato de relax y diversión para tus hijos, pero es a su vez el momento en el que recargar las pilas después de esas primeras horas de clase. Igual que a la hora del desayuno, comida, merienda... la hora del recreo es una oportunidad para aportar a tus hijos una alimentación sana que los mantenga activos a lo largo de la mañana, y les ayude a crecer de forma saludable, previniendo problemas de salud y manteniéndoles fuertes y con mejor ánimo.

La comida en el recreo: ¿sí o no?

Sí. Independientemente de si tus hijos tienen jornada continua o partida en el colegio, un pequeño tentempié a la hora del recreo les viene bien. Aunque durante las horas de clase el niño se encuentra sentado, está gastando mucha energía porque está haciendo un esfuerzo cognitivo grande al trabajar en las tareas escolares, contando además si realiza actividades más lúdicas si es en preescolar, o si ese día tiene clase de Educación Física.

En la hora del recreo los niños juegan y se divierten

¿Qué deben llevar los niños?

Las claves para garantizar una buena alimentación en el recreo de la escuela son: comida saludable, variada dentro de lo posible, y en porciones pequeñas. Los sándwiches son una buena opción porque son muy ligeros y se puede rellenar con un sinfín de productos que le gusten a tu hijo. La opción integral es más saludable por los cereales que contiene, y por su menor contenido en grasas que el pan blanco, aunque éste también se puede usar, pero es conveniente no abusar de él, y combinarlo con otros tipos de panes o alimentos a lo largo de la semana.

Los sándwiches  son una buena opción porque son muy ligerosLos sándwiches son una buena opción porque son muy ligeros

El pan normal es una opción fantástica para preparar un bocadillo, aunque está el problema de que, o hay que comprarlo muy temprano, o hay que guardarlo de otros días y quizá esa idea no le guste tanto a tu hijo, pero hay diversos trucos para que se mantenga tierno, como guardarlo en el congelador, o pulverizarlo con agua y meterlo unos segundos en el horno antes de hacer el bocadillo. También es recomendable, para aportar variedad tanto a la dieta en sí, como al gusto del niño, otros tipos de alimentos que no sean bocadillos, como cereales, lácteos o fruta.

Son frecuentes los casos de niños que no comen en la escuela la ración que se les prepara en casa, porque no tengan hambre o porque no les agrade la comida. Esto provoca que el niño no reponga sus energías y se sienta cansado, disminuya su rendimiento en la escuela, especialmente si su desayuno tampoco es suficiente, y además produce un gasto en comida cuyo fin es la alimentación de los hijos, y si no se llega a él, la salud de nuestro hijo, nuestra comida y nuestro dinero se van literalmente al cubo de la basura.

En el recreo se les debe dar raciones pequeñas

Comidas recomendadas y prohibidas

La fruta es un alimento primordialLa fruta es un alimento primordial

Dentro de los alimentos recomendados para llevar al colegio podemos encontrar, entre otros, los siguientes:

- Bocadillos rellenos de embutido, sin excederse con los más grasientos, son buenos para aportar energía. Concretamente, el jamón york tiene proteínas, hierro, vitamina B, es bajo en grasas y muy ligero, además de que lo podemos encontrar sin sal si lo preferimos.

- El queso es también muy sano, tanto como en bocadillo, como en quesitos u otras variedades, pues los derivados de la leche son un elemento obligado en la dieta de cualquier persona.

- El atún en pan es otra buena opción, puede combinarse también con tomate, y también puede prepararse un bocadillo o sándwich vegetal, con lechuga, tomate, mayonesa...Todo lo que se nos ocurra. Pero recordando siempre que el bocadillo no ha de ser muy grande.

- Las barritas de cereales.

- Yogures, ya sea el formato normal incluyendo una cuchara de plástico, o el formato líquido.

- Frutos secos, que aportan mucha energía, grasas saludables, y sacian con poca cantidad.

- La fruta fresca es un alimento primordial en la dieta, que ante la duda nunca falla. La fruta contiene mucha agua, vitaminas, aporta energía y es ligera, es un alimento muy completo para tomar como tentempié en la escuela, por ello es bueno que tus hijos se vayan acostumbrando desde pequeño a tomarlas, seguro que tienen una serie de frutas favoritas de cada temporada, y hay que aprovecharlo.

Pero hay una serie de productos que, a la hora de preparar un pequeño almuerzo para el descanso de clase, es muy cómodo y clásico recurrir a ellos. Sin embargo, no se recomiendan bajo ningún concepto, más que en contadas excepciones, especialmente cuando la alimentación de tu hijo no sea muy buena:

La bollería y gominolas no son recomendables

- Gominolas y chocolatinas.

- Refrescos o zumos industriales. Para beber es siempre mejor un botellín de agua o un yogurt líquido, pero los zumos industriales, aunque parezcan sanos, tienen mucho azúcar.

Se puede acordar con los niños qué es lo que quieren comerSe puede acordar con los niños qué es lo que quieren comer

No es fácil hacer que los niños coman alimentos sanos, especialmente cuando no estamos delante de ellos, como ocurre en el colegio. Pero ante la duda es siempre mejor que lleve alimentos caseros, como un bocadillo de chorizo o tortilla, incluso algún bollo hecho en casa, que ese tipo de productos industriales, que sólo aportan grasas y azúcares, y en una cantidad muy grande y perjudicial.

Puedes premiar algún día a tu hijo con una "chuchería" de ese tipo, igual que los adultos también nos damos esos dulces homenajes de vez en cuando, es el hábito lo que provoca problemas de salud, sobrepeso, daño en los dientes, etc. Cuando el colegio al que acude tu hijo tiene cafetería o máquina expendedora, el darle dinero para que elija el producto que quiere consumir esa mañana conlleva el riesgo de que no se alimente bien, por lo que también es un tema a dialogar con él o ella.

Te puede interesar