Menú
Beneficios de la música clásica para bebés
Beneficios de la música clásica para bebés

MÚSICA

Beneficios de la música clásica para bebés

Si le pones música clásica a tu bebé, tendrá grandes beneficios, descubre cuáles son... ¡y empezad a disfrutar de ella!

La muchos, la música clásica es una forma de evadirse y disfrutar d los sonidos de los instrumentos mientras se crea una armonía agradable para escuchar y sentir. En realidad, la música clásica puede ser un excelente estimulante cerebral para los bebés. Hay expertos que creen que escuchar música clásica puede hacer que un bebé esté más sano, inteligente y feliz.

La idea de que la música clásica puede ayudar a los bebés no es nada nuevo, pero en las últimas décadas, se ha acumulado una gran cantidad de evidencia que respalda la idea. Curiosamente, ahora hay bastante información que indica que las melodías clásicas pueden mejorar el desarrollo físico y la salud de un bebé, además de la inteligencia.

La idea de que la música clásica puede ayudar a los bebés no es nada nuevoLa idea de que la música clásica puede ayudar a los bebés no es nada nuevo

¿Por qué debo elegir la música clásica para mi bebé?

Si eres de las personas que disfrutan de escuchar música clásica, es probable que quieras que tu bebé también pueda disfrutar de esas preciosas melodías. Si en cambio, no te gusta este tipo de música o nunca antes las has escuchado detenidamente, ha llegado el momento de que le des una oportunidad. Así, tu bebé escuchará la música clásica y tú también podrás disfrutar de todas sus notas.

Hay muchas razones para elegir música clásica para que los bebés escuchen. Los beneficios que tales melodías pueden tener en los bebés son muchos... y todos ellos son muy importantes para su desarrollo integral. Si no sabes qué tipo de beneficios puede tener que los bebés escuchen música clásica, sigue leyendo porque te vas a sorprender.

Mejora la salud física

A diferencia de muchos tipos de música, la música clásica tiene un efecto calmante sobre la mente y el cuerpo del ser humano. La estructura y las melodías lentas relajan la mente y, según algunos estudios, el corazón. Esto puede ayudar a los bebés a dormir y mejorar su salud mental. Los bebés que tienen dificultades para dormir y los que han sufrido traumas emocionales pueden beneficiarse más de la música clásica.

Potencia el desarrollo del lenguaje

Hay una fuerte correlación entre la música y el desarrollo del lenguaje. Los niños pequeños que escuchan música clásica pueden aprender a hablar y leer más rápido. También pueden desarrollar mejores recuerdos y habilidades de escucha, que son vitales para aprender el lenguaje.

Uno de los atributos más interesantes de la música clásica es su capacidad para afectar y mejorar la salud mentalUno de los atributos más interesantes de la música clásica es su capacidad para afectar y mejorar la salud mental

Mejora el estado de ánimo

Uno de los atributos más interesantes de la música clásica es su capacidad para afectar y mejorar la salud mental. Un estudio realizado por la American Music Therapy Association mostró que escuchar ritmos clásicos estimulaba la producción de endorfinas o relajantes naturales en el cerebro. Esto mejora el estado de ánimo y relaja el cuerpo. Este efecto calmante puede mejorar la salud mental y aumentar las habilidades de aprendizaje.

El efecto Mozart

El beneficio más conocido y más controvertido de la música clásica para bebés es el Efecto Mozart. El término proviene de un experimento que mostró que escuchar música clásica puede aumentar temporalmente el coeficiente intelectual y aumentar las habilidades de razonamiento espacial espacial. El investigador francés Dr. Alfred A. Tomatis, quien acuñó el término, creía que la música clásica alentaba el desarrollo del cerebro. Algunos investigadores creen que escuchar música clásica alienta los desarrollos mentales, mientras que otros no. Aunque el Efecto Mozart puede no ser real, los muchos beneficios muestran que la música clásica es buena para los bebés.

Ahora que sabes esta información, si tienes un bebé nunca estará de más que le pongas de vez en cuando música clásica para que escuche. Puedes escoger melodías que sean lentas pero rítmicas al mismo tiempo, de esta manera podrán disfrutar de los tonos y los ritmos. Si te das cuenta que hay canciones que no le gustan a tu bebé, no hace falta que se las vuelvas a poner, puedes probar con otras diferentes.

Te puede interesar