Menú
Senderismo con niños, lo que debes y lo que no debes hacer
Senderismo con niños, lo que debes y lo que no debes hacer
ACTIVIDADES EN FAMILIA

Senderismo con niños, lo que debes y lo que no debes hacer

El senderismo es una actividad para toda la familia que podemos practicar gran parte del año, pero debemos tener mayor precaución si vamos con niños.

Es importante antes de saber lo que debes y no debes hacer a la hora de llevártelos de senderismo, tener en cuenta la edad de los niños. Es por eso que a modo de introducción trataremos a modo de referente, los factores a tener en cuenta con las edades.

Cuando el niño tiene seis meses se puede comenzar con pequeñas actividades de montaña a de no más de dos o tres kilómetros, teniendo en cuenta que no superen los tres kilómetros para que no resulte demasiado la primera vez. Hay portabebés que pueden ser muy cómodos y útiles ya que puede ir observando el paisaje mientras está bien sujeto a su padre o madre. Por supuesto, hay que tener especial cuidado en no caer por eso comentaba realizar rutas fáciles. A partir de los seis meses de edad, cuando el bebé aguanta bien la cabeza y mantiene bien recta la espalda es cuando podemos comenzar con una mochila portabebés. Hace que el niño tenga mayor autonomía y esté en mayor contacto con la naturaleza ya que tiene los brazos más libres al igual que una vista más amplia.

De pequeños les podemos llevar en portabebés, pero no debemos hacer más de 2-3 kmDe pequeños les podemos llevar en portabebés, pero no debemos hacer más de 2-3 km

Cuándo empiezan a caminar solos

A partir de los tres años, si se les acostumbra a ir de senderismo a los niños, puedes comenzar a hacer alguna actividad sin ayuda, aunque siempre manteniéndose cercanos a los padres ya que rebosan de energía. El niño comienza a prescindir de la mochila portabebés y comienza a tener interés en explorar la naturaleza con sus propios pies. A partir de los ocho años aproximadamente, el niño comienza a poder realizar actividades de montaña que resulten algo más complejas aunque es bueno evitar rutas con aspectos peligrosos que a simple vista no tiene por qué pasar nada (como son las rutas con acantilados) pero que quizá con la energía del niño siempre pueden ser un foco peligroso.

En los once o doce años volvemos a realizar una distinción y es que mejoran su rendimiento físico en gran medida así que les permite tener un control sobre su propio cuerpo mucho mejor que antes. Dependiendo de cómo sea tu hijo, los campamentos quizá le gusten ya que es una actividad que sigue estando en contacto con la naturaleza aunque si preferís seguir con la rutina familiar, es igual de bueno. Como última categoría, a partir de los 15 años el desarrollo físico se asemeja en gran medida al de un adulto y su capacidad de análisis es mucho mayor por lo que ya no son falta en gran medida más factores. Si está acostumbrado a la montaña, puede soportar rutas largas y cualquier otro tipo de actividad.

Ahora bien, comenzaremos con aquellas cosas que puede hacer. Lo primero que voy a poner en negrita es no tener prisa sino ir al ritmo del nene. ¿Por qué? A los niños en temprana edad sobre todo, les fascina y todo le parece interesante ya que es algo nuevo en sus vidas. Y en cierta manera, es un de las formas de disfrutar del senderismo. Dejarse fascinar por la naturaleza es una buena manera de llevar la actividad. Es por eso que hay momentos para todo y si llevamos caminando un buen rato, es importante hacer una parada de vez en cuando para que jueguen un poco y puedan descubrir por ellos mismo el entorno en el que se encuentran y no solo atenerse al camino. Por supuesto, para hacer esta parada es bueno haber estudiado la ruta que estarás haciendo y saber qué zonas son las más propicias para explorar. Este factor ayudará a que tus nenes disfruten mucho más de la naturaleza y quieran seguir en contacto con ella. Otro aspecto positivo es que lleven su propia mochila con su comida, agua y tiritas ya que además de proveerles de lo que quieran en caso de emergencia, tienen la sensación de llevar pequeñas responsabilidades y de ser parte de la ruta.

Lleva un botiquín para curar posibles heridasLleva un botiquín para curar posibles heridas

Saber qué ruta vamos a hacer

Un factor que quiero recalcar es que no debéis dejar la ruta sin revisar. Es decir, a veces la ruta se puede hacer demasiado larga y es una buena idea tener un plan B que puede ser, acortar la ruta de alguna manera. Otro de los factores importantes es llevar el móvil cargado por completo, consultar el tiempo los días anteriores, llevar un botiquín o en su defecto, tiritas y agua oxigenada y mirar por otras opiniones en Internet ya que actualmente hay una gran cantidad de ellas y no se gasta tiempo.

Por último, un factor a tener en cuenta pero por el que no debes agobiarte es el de dar ejemplo. Tus hijos te imitarán y es por eso que no debes hacer cosas que puedan parecer peligrosas como bajar hacia un río por cuestas empinadas o acercarte demasiado a los bordes de un acantilado. Aun así, si se dice de manera explícita al niño que no debe hacer ciertas cosas, lo entenderá, pero si luego lo hacéis vosotros tendrá un cierto sentimiento de injusticia. Explicadles por qué no se deben hacer ciertas cosas y por qué lo habéis hecho vosotros. De la misma manera, recoger siempre la basura y en el caso de que los niños no estén prestando atención, debéis recalcar este factor importantísimo en la naturaleza ya que es la base para un mayor disfrute de la misma. Incluso si veis basura de otros, es bueno recogerla si no supone un problema.

Tener en cuenta su edad

En cuanto a los factores que no debéis hacer encontramos dos principalmente. No debéis querer que vuestros hijos entiendan la montaña como lo haría un adulto. La creatividad es algo muy bonito que debemos disfrutar y trabajar sobre todo cuando somos pequeños por lo que hay que verla como un factor positivo y no coartarla. Enlazándolo con esto, no debemos perder la paciencia ni cuando el niño comienza a ser creativo (aunque a nosotros nos cueste verlo de esa manera) ni cuando se toma su tiempo para realizar la ruta.

Al fin y al cabo, esto lo hacemos por ellos, para que tengan una oportunidad de conocer la naturaleza de primera mano y disfrutar de ella, así que hay que dejarles que se sientan libres en ese sentido. Cada uno que la conozca como quiera.

Espero que este pequeño artículo os haya servido para coger estos pequeños consejos a la hora de hacer senderismo.

Artículos recomendados

Comentarios