Menú
¿Es peligroso compartir fotos de nuestros hijos en redes sociales?
¿Es peligroso compartir fotos de nuestros hijos en redes sociales?
REDES SOCIALES

¿Es peligroso compartir fotos de nuestros hijos en redes sociales?

Te informamos de todo lo que necesitas saber sobre compartir fotos de tus hijos en redes sociales, desde consejos de seguridad hasta normativa legal.

Hoy en día es raro encontrar a alguien que no tenga una cuenta en las redes sociales. Y los padres no son una excepción, son los primeros en mostrar lo orgullosos que están de sus retoños. Esta nueva forma de exposición en Estados Unidos se llama sharenting, una nueva palabra que aparece por la combinación de share (compartir) y parenting (crianza). Se utiliza para designar la acción de subir a las redes sociales las fotos de los hijos.

Sin embargo, aunque subir una foto del cumpleaños de tu primogénito pueda parecer una buena idea en realidad no lo es tanto. ¿Quieres saber por qué?

1- Suplantación de identidad. Si subimos demasiada nformación a las redes sociales algien podría aprovechar para suplantar nuestra identidad porque con la exposición de contenido a las redes sociales se puede crear un perfil definido (fotos, nuestros gustos, lugares a los que vamos, estudios,...).

2- La huella digital. Cuando se tiene un hijo es maravillosos compartir con los demás la ilusión que te hace tenerlo: su primera papilla, su primer diente caído, sus primeros pasos... Sin embargo, una vez que esta información es subida nadie te garantiza que llegue a desaparecer en el caso de que así lo quieras. Es decir, todo lo que se sube a internet queda en internet, aunque lo borres. Piensa en tu hijo en el futuro, cuando crezca, ¿crees que le gustaría que tú compartieses esa información de él? Hay muchos casos de niños que pasada la pubertad (momento en el que empiezan a tener más contacto con las nuevas tecnologías) entran en internet y se dan cuenta de que ya tienen una identidad digital que sus padres crearon subiendo fotos o videos de cuando eran pequeños. Esta huella digital no suele gustar a los hijos y es objeto de enfados y resentimientos.

Subiendo fotos de nuestros hijos nos exponemos a que sean robadasSubiendo fotos de nuestros hijos nos exponemos a que sean robadas

3- Pueden ser objeto de bromas o memes. Si una foto resulta graciosa alguien podría cogerla, manipularla y convertirla en un meme gracioso. Lo mismo ocurre con los videos en los que los niños experimentan situaciones embarazosas. Piensa en todos esos videos que se han hecho virales donde se ven niños cayéndose, bailando, cantando o en situaciones vergonzosas. Esos niños algún día crecerán y no les hará gracia descubrir que sus padres fueron quiénes condicionaron su identidad virtual. Además, esta exposición includo podría desencadenar en ciberbullying al menor en el futuro.

3- Robo de imágenes. Si este tema te preocupa deberñias leer las condiciones de privacidad antes de dar tu visto bueno a una red social pues muchas permiten que las empresas puedan coger nuestras fotos y usarlas con fines comerciales o publicitarios.

4- Abuso sexual infantil. Desgraciadamente Internet pone en contacto a mucha gente, pero no siempre es gente deseada. Hay muchos casos de pederastas qu consiguieron ponerse en contacto con sus vñictimas a raís de la información que compartían los padres de sus hijos en internet. Ven una foto interesante, entran en el perfil de la persona que ha colgado la foto y se pone a investigar y a buscar más. ¿Dónde vive? ¿Qué lugares frecuenta? ¿Qué uniforme escolar lleva? Por otro lado, las fotos pueden ser usadas también con fines propios , compartiéndolas en páginas web de pornografía infantil. Por ejemplo, ¿sabías que el 50% de las fotos que se encuentran en sitios pedófilos son extraídas de las redes sociales? Estamos regalando contenido que nunca se sabe en manos de quién va a parar.

5- No damos un buen ejemplo. Cuando llega la adolescencia los padres suelen dar una charla a sus hijos sobre la importancia de la privacidad en internet, que no deben compartir fotos o videos suyos con desconocidos ni aceptar sugerencias de amistad... Pero, ¿Qué ejemplo estaremos dando si somos los primeros en publicar fotos de nuestros hijos y además sin permiso suyo?

¿Qué dice la ley sobre compartir fotos de niños en internet?

Según el artículo 18.1 de la Constitución Española la decisión de subir una foto de un menor a internet o a las redes sociales depende de la persona que tenga la patria protestad. Es decir, que si los padres consienten no hay problemas en ello, otra cosa es si están separados o divorciados, hay que asegurarse de que los dos están de acuerdo. Hay muchos casos llevados a juicio donde uno de los progenitores exige al otro la retirada de fotos de las redes sociales y la prohibición de subir nuevo contenido. En estos casos se suele fallar a favor. A partir de los 14 años de edad es el menor el que debe dar su consentimiento y no su padre para la exposición del contenido en las redes sociales y otros portales.

Fíjate bien en los ajustes de privacidad de las redes sociales si subes fotos de niñosFíjate bien en los ajustes de privacidad de las redes sociales si subes fotos de niños

Precauciones a la hora de subir contenido a internet

Hemos expuesto algunos de los motivos más importantes por los cuáles creemos que deberías publicar fotos de menores en internet. Si aun así quieres hacelo al menos asegúrate de lo siguiente:

1- Si las fotos se suben por mensajería instantánea como WhatsApp ve primero a las configuración de privacidad y asegúrate de que solo pueden ver la información las personas que tú eligas.

2- Si lo haces en páginas de redes sociales comprueba que tienes un perfil privado y que no tiene acceso todo el mundo.. Aun así, normalmente entre nuestros contactos siempre se cuela algún conocido que no es tan cercano, por eso, lo ideal sería configurar la privacidad de manera que el contenido solo pueda verlo ciertas personas, nuestras amistades y contactos más cercanos.

3- No se debería publicar bajo ninguna circunstancia el contenido en foros, blogs o webs públicas pues cualquiera puede entrar y no hay control sobre las visitas. Si aun así quieres hacerlo difumina la imagen del menor para que no pueda ser reconocido. Las fotos lejanas donde no se les vea la cara o estén de espalda son las mejores opciones, también es importante que el lugar no sea conocido para que puedan asociarnos a una determinada zona.

4- No publicar nunca: fotos del menor desnudo ni en la hora del baño (incluyendo a los recién nacidos) ni con datos en los que se puedan identificar lugares que frecuentan nuestros hijos.

Y sobre todo... Usa el sentido común. No se trata de que nunca compartas información de tu hijo, solo es escoger los medios y las personas adecuadas.

Artículos recomendados

Comentarios