Menú
¿Es mejor portear al bebé mirando hacia dentro o hacia fuera?
¿Es mejor portear al bebé mirando hacia dentro o hacia fuera?
TRANSPORTE

¿Es mejor portear al bebé mirando hacia dentro o hacia fuera?

¿Has probado a llevar al bebé en mochila o fular mirando hacia delante? Notarás que la postura es más incómoda para él y nos obliga a forzar más la espalda,.

El porteo es una práctica cada vez más extendida. Si bien clásicamente se llevaban las mochilas portabebés para ayudarnos a llevar al bebé a cualquier recado, es cada vez más común encontrar nuevos diseños, además del fular portabebés, un diseño importado de las tradiciones más antiguas del planeta.

A las madres y los padres que prueban el porteo les encanta porque les permite tener las manos libres, pueden realizar cualquier actividad con el bebé cerca, prescindir de cocechito, y también mantener al bebé tranquilo porque se encuentra en su lugar favorito: cerca de papá o de mamá. Los diseños ergonómicos, y la correcta colocación del fular en su caso, permiten que esta práctica sea totalmente cómoda para el bebé y su porteador, porque distribuye su peso de manera que no forzamos la espalda, y ellos tampoco tienen que adoptar posturas incómodas.

Si el bebé mira hacia afuera no tiene dónde apoyarse y es poco adaptado a su anatomíaSi el bebé mira hacia afuera no tiene dónde apoyarse y es poco adaptado a su anatomía

Una de las preguntas que se hacen los padres y las madres es si los bebés o los niños van más cómodos mirando hacia dentro o hacia afuera, es decir cara a cara con su porteador, o mirando directamente al mundo. La segunda idea parece muy entretenida por permitir a los pequeños y pequeñas ver la calle, pero en realidad los expertos no recomiendan esta opción. Los portabebés no están diseñados para que el bebé tenga una postura "hacia fuera", y los fulares tampoco, pero es que nuestros cuerpos, el del bebé y el del adulto, tampoco se adaptan bien a esa posición. Te explicamos por qué.

¿Por qué llevar al bebé mirando hacia dentro?

Son muchas las razones por las que no es recomendable que el bebé mire hacia afuera, ya sea por su desarrollo, comodidad, ergonomía, o por nuestro propio perjuicio físico:

- No permite al bebé adoptar la forma natural de su espalda relajada. La espalda del bebé debe ir en forma de C, es decir, curvada, sin que la cervical ni la columna hagan esfuerzos. Si el bebé va al revés, pierde esa posición.

- La fuerza de sujeción se ejerce en la ingle, y es molesto para el bebé.

- Las piernas quedan colgando, y lo correcto es que, aunque vayan fuera de la mochila o fular, queden pegadas al cuerpo de su porteador. Además, la postura correcta para ellas es la llamada "la ranita", según la cual las piernas quedan abiertas entre sí formando un ángulo de 90 grados, con las rodillas más elevadas que el trasero, y que sea éste el que se posa sobre la tela o mochila. Las piernas quedan fuera, pero no se mueven, ni cuelgan. Toda esta postura es muy natural en el bebé y no le hace tEner que hacer esfuerzos.

- No tiene dónde apoyar la cabeza. Cuando el bebé cansa, puede dormirse sobre el pecho de su padre o de su madre, o simplemente ir ahí apoyado tranquilamente. De la otra manera, la cabeza queda colgada y es más incómodo. Apoyado sobre el pecho, va, además, sintiendo el olor y el latido del corazón de mamá o papá, algo totalmente relajante.

- El bebé no necesita estar de cara para ver el mundo, desde la otra posición lo ve porque puede tener la cabeza de lado, que es más cómodo para él o ella.

- No puedes ver bien al bebé. Si mira al mismo lado que tú, no puedes ver su cara, si está cansado, asustado, o empieza a llorar.

- El bebé no te ve, y sobre todo de bien pequeños su papá o mamá es lo que más les interesa ver.

- Te hace daño a ti en la espalda. Si el bebé mira hacia delante, todo su peso tira de ti para esa posición, obligándote a arquear mucho la espalda o a llevarla recta de manera forzada. La incomodidad será notable, y los dolores pronto aparecerán. El porteo tiene que ser una experiencia cómoda, natural y agradable. Si no lo es, algo estamos haciendo mal.

Si el bebé mira hacia fuera, la postura nos provocará dolores de espaldaSi el bebé mira hacia fuera, la postura nos provocará dolores de espalda

El porteo perfecto

Como veis, no hay ninguna razón que nos deba animar a llevar al bebé o al niño mirando hacia delante cuando practicamos el porteo. Son desventajas para él y para nosotros. Quizá muchos padres y madres estén acostumbrados a esa posición, siempre con la mejor voluntad de hacer lo que consideraban mejor para el bebé, y por eso vean el porteo como un engorro. Os animamos a probar la postura correcta, y notaréis cómo el bebé se encuentra más cómodo y entretenido, y los dolores de espalda desaparecen.

Para que el bebé vaya incluso más entretenido, si ya tiene más de 3 meses y es más inquieto, podemos llevar al cuello un collar de lactancia. Éste, diseñado para atraer la atención del bebé con sus formas y colores, es muy utilizado para cuando se portea porque a nuestro pequeño o pequeña le gustará tocarlo, agarrarlo o morderlo. Cuando empiecen a ser más mayores y nos cueste llevarlos delante nuestro, podemos pasar a portearlos en la espalda.

Artículos recomendados

Comentarios