Menú
Cómo prevenir los vómitos frecuentes en niños pequeños
Cómo prevenir los vómitos frecuentes en niños pequeños

VÓMITOS

Cómo prevenir los vómitos frecuentes en niños pequeños

Hay niños pequeños que suelen tener vómitos frecuentes, ¿hay manera de poder prevenirlo para que no tengan que padecer éste malestar?

Hay niños que vomitan más que otros durante su infancia. De hecho, hay niños que vomitan sin que realmente esté enfermo. Los niños pequeños pueden vomitar a menudo, incluso cuando están enfadados. Son muchos niños que cuando tienen una rabieta, acumulan la emoción intensa en su estómago y vomitan al llorar demasiado.

También hay niños que vomitan cuando tienen demasiada comida en la boca y les da una arcada por este motivo. Algunos vómitos pueden aparecer sin ninguna razón conocida. Es importante saber por qué tu hijo tiene vómitos frecuentes porque si no está enfermo y aparentemente está todo bien, será necesario saber también además de la causa, cómo poder prevenir que le ocurra en un futuro.

Posibles causas de los vómitos frecuentes

Si los episodios de vómitos son frecuentes, quizá no solo sea un reflujo o una rabieta. Hay algunas causas que puedes tener en cuenta:

  • Reflejo de vómito. Puede tener el reflejo del vómito muy sensible a cualquier estímulo que lo provoque.
  • Alergia o intolerancia alimentaria. Una alergia o intolerancia a los alimentos puede ser otra causa, especialmente si puedes vincular el vómito con una cosa específica que tu hijo está comiendo.
  • Vaciamiento gástrico tardío. Los niños con vaciamiento gástrico tardío tienen tiempos de vaciamiento gástrico más lentos que otros niños. Eso significa que las cosas que comen y beben permanecen en su estómago por más tiempo y esto explica por qué pueden vomitar la cena de la noche anterior a la mañana siguiente. Esta condición a veces se trata con medicamentos, aunque muchos padres informan que sus hijos tienen efectos secundarios cuando los toman. El médico puede ofrecer otros tratamientos como alternativas a esto y mejorar la condición.
Hay niños que vomitan más que otros durante su infanciaHay niños que vomitan más que otros durante su infancia

Prevenir este tipo de vómito frecuente

Es importante que prevengas que esto ocurra a tu hijo porque además de ser molesto, le podría causar dolencias adicionales como úlceras de tanto vomitar. Para hacerlo deberás tener en cuenta los siguientes puntos.

  • Pregunta al pediatra sobre pruebas. Pregunta al pediatra de tu hijo si es una buena idea realizar más pruebas, como una radiografía de bario. Durante este tipo de examen, el niño traga un líquido que contiene bario, que se extiende sobre las paredes del esófago y el estómago. Este recubrimiento luego aparece en una radiografía y le permite al médico detectar cualquier anomalía, como estenosis, úlceras, hernias de hiato, erosiones o tumores. 

  • Cuando un niño vomita demasiado se puede sentir débil Cuando un niño vomita demasiado se puede sentir débil

  • Mantén un diario de síntomas.  Aquí es donde registrarás la fecha y la hora en que vomita, lo que estaba haciendo justo antes de que sucediera (como comer o llorar), lo último que tuvo que comer y beber, y la fecha y hora de su última alimentación. 

  • Busca una segunda opinión. Si no te sientes cómodo con lo que dice el pediatra de tu hijo, podrías considerar obtener una segunda opinión de un gastroenterólogo pediátrico. Las señales de advertencia que harían que una segunda opinión sea aún más importante incluyen: si no está aumentando de peso bien o si está perdiendo peso, a menudo está inquieto, no se está desarrollando normalmente o si sus síntomas comienzan a aparecer con más frecuencia.

A partir de ahora cuando tu hijo vomite es buena idea que sigas estos consejos para que cuando acudas al pediatra tengas la máxima información posible para ofrecerle. Cuando un niño vomita demasiado se puede sentir débil y sin fuerzas, por lo que esto podría repercutir no solo en su vida diaria sino también en su calidad de vida. Quizá a causa de vomitar tanto en la escuela pueda tener un rendimiento más bajo, que su calidad de sueño disminuya, que sienta cierta apatía, cansancio, malestar estomacal...

Si crees que tu hijo vomita demasiado aunque sea a nivel emocional, es importante que le visite un médico porque si le hacen las pruebas u no tiene nada físico, será importante que un terapeuta le trate la parte emocional.

Te puede interesar