Menú
Cómo redescubrir tu sentido del yo en la maternidad o paternidad
Cómo redescubrir tu sentido del yo en la maternidad o paternidad

TENER HIJOS

Cómo redescubrir tu sentido del yo en la maternidad o paternidad

Cuando se es padre o madre es importante cuidarse a sí mismo y sobre todo, cuidar la propia identidad.

Ser madre o padre es cansado para cualquiera. Si bien ser madre o padre siempre será parte de lo que eres, no tiene que definirte al 100%. Eres mucho más que un rol que desempeñas en la vida de tus hijos. Solo necesitas un tiempo para averiguar quién esa persona que en otro momento de tu vida ya fue alguien.

Después de todo cuando se tiene hijos, la maternidad o la paternidad te cambia. Te enseña a ser menos egocéntrico y menos egoísta, a dar más para satisfacer las necesidades de otros. Te enseña a sacrificarte por el bien de los demás. La clave está en no permitir que el papel de la maternidad o la paternidad evite que te des cuenta de quién eres.

A continuación te vamos a dar algunas ideas sobre los pasos que puedes dar para redescubrir quién eres después de tener hijos.

Cuídate

Si bien esto puede parecer una obviedad, muchas mujeres y hombres se descuidan en favor de lo que creen que necesita la familia. Esto puede incluir todo, desde no hacer del descanso una prioridad y no comer bien hasta posponer las visitas al médico e ignorar las necesidades físicas. Pero la verdad es que no cuidarse a sí mismo no ayuda a nadie en la familia, especialmente a tus hijos. Si quieres dar a tus hijos lo mejor de ti mismo... la única manera de hacerlo es asegurarte de que también te estás cuidando.

Eres mucho más que un rol que desempeñas en la vida de tus hijosEres mucho más que un rol que desempeñas en la vida de tus hijos

Establece metas simples

Piensa en cómo desearías que fueran tus días. Entonces escríbelo. ¿Deseas poder almorzar con un amigo una vez al mes? ¿Ver una película? ¿Ir a un concierto? ¿Unirte a un club de libros? Lo que sea que estés echando de menos en tu vida, escríbelo. 

Después, formule un plan sobre cómo puedes hacer que esas cosas sucedan. Sin embargo, sea realista, ya que no podrás lograr todo lo que está en tu lista de inmediato, especialmente si tus hijos son pequeños.

Ten tiempo a solas

Elige el mismo día y hora todas las semanas y programa en tu calendario. Entonces, sé protector de este tiempo porque lo necesitas. Este solo tiempo te dará la oportunidad de dar un paso atrás y reflexionar sobre tu vida y cómo quieres que sea.

También te dará un pequeño descanso cada semana donde podrás escapar de las demandas de la maternidad por un corto tiempo, ¡pero que te recargará las pilas! Además, un poco de tiempo te refrescará y te permitirá reunirte con tus hijos y tu familia de una manera nueva.

[Recuerda las cosas que te gustaban hacer antes de que tuvieras hijos=]https://img.bekiapadres.com/articulos/81000/81852/2.jpg[/img]Recuerda las cosas que te gustaban hacer antes de que tuvieras hijos

Haz cosas que disfrutes

Recuerda las cosas que te gustaban hacer antes de que tuvieras hijos. Tan era montar en bicicleta, hacer viajes, ir de compras o simplemente leer o hacer ejercicio. Piensa en esas cosas que te gustaban hacer y dedica un momento para que eso pueda suceder. Tendrás que reconectar con las actividades que te ayudarán a definir quién eres. Esto te ayudará a aprender a saborear mejor tu vida.

Conecta con los tuyos

A veces, la mejor medicina para redescubrir su identidad es pasar tiempo con las personas que te conocen mejor. Dedica algún tiempo a tomar café con las personas que te quieren y se preocupan por ti. Demasiadas veces, las madres permiten que las presiones de la maternidad los alejen de las personas que pueden hablar en sus vidas. Trata de no permitir que esto suceda. Necesitas a estas personas y ellas te necesitan a ti. Recauda tiempo para ellos. Tus hijos estarán bien si no estás con ellos 24/7.

Deja de comparar tu nueva vida con la anterior

El secreto para estar contento en todas las estaciones de la vida es detener el juego de comparación. No solo debes evitar comparar tu vida con las personas que te rodean, sino también tratar de no mirar hacia atrás sobre cómo solía ser tu vida. En su lugar, observa tu situación actual y encuentra gratitud en todo lo que tienes. La maternidad te ha cambiado. El viejo tú se ha ido y en su lugar hay alguien mucho más sabio y más generoso. Cuídate y si es necesario busca ayuda extra.

Te puede interesar