Menú
La pubertad en varones, cambios físicos y psicológicos
La pubertad en varones, cambios físicos y psicológicos

PUBERTAD

La pubertad en varones, cambios físicos y psicológicos

La pubertad llega de manera diferente a chicos y chicas, y genera cambios tanto físicos como psicológicos, ¿cuáles son éstos?

Los niños tardan un poco más que las niñas en alcanzar la pubertadLos niños tardan un poco más que las niñas en alcanzar la pubertad

La etapa de la vida que más trae de cabeza a los padres es la adolescencia. Está caracterizada por una serie de cambios físicos, psicológicos y sociales. Esta etapa tan importante comienza con la pubertad, que es la etapa en la que se inician los cambios físicos del niño.

Los cambios físicos tanto en niñas como niños se inician porque el cuerpo empieza a segregar hormonas que permitirán los cambios típicos de esta fase. En el caso del niño la pubertad suele aparecer entre los 9 y 14 años pero dependerá mucho de la persona porque cada cuerpo es diferente y no estamos todos cortados por el mismo patrón. En general, el niño tarda más que la niña en llegar a la pubertad. Ellas empiezan sobre los 8 años. Por eso, es común que a esas edades muchas niñas sean ya más altas que sus compañeros varones de clase.

Cambios físicos en los chicos

La hipófisis es un órgano que está regulado por el sistema nervioso y que se encarga principalmente de regular los procesos hormonales del cuerpo. Tiene el tamaño de una almendra y está controlada por el hipotálamo que se encuentra en la base del cerebro. La segregación de hormonas en el hombre producirá los siguientes cambios a lo lago de la pubertad.

- En ese intervalo de aproximadamente 4 años los chicos pegan "el estirón", los músculos se fortalecen y los órganos de su cuerpo se doblan en tamaño. Los hombros se vuelven más anchos y duros. Durante este periodo crecen una media de 22-23 cm.

- La voz se va engraveciendo debido al ensanchamiento de la laringe y los pulmones. Aparecen alternancias entre voz aguda y grave a partir de los 13-14 años, hasta que llega un punto donde se estabiliza.

Los cambios que sufre el adolescente pueden hacerle sentir inseguroLos cambios que sufre el adolescente pueden hacerle sentir inseguro

- Crecen los genitales. Los testículos aumentan en tamaño y la piel del escroto se vuelve más áspera. Uno de los testículos suele ser más grande y está situado unos milímetros más abajo que el otro. Es totalmente normal. A su vez, se empieza a formar esperma en el interior de los testículos y es común que los chicos empiecen a tener poluciones nocturnas. Estas son episodios donde el chico eyacula en mitad de la noche, a veces no es consecuente a un estímulo de carácter sexual. De igual manera ocurre en las erecciones, el chico puede notar erecciones en cualquier momento del día, sin que haya aparición previa de un estímulo concreto. Decimos que un adolescente ha entrado oficialmente en la pubertad cuando experimenta su primera eyaculación.

- Les empieza a crecer el vello donde antes no tenían. En la cara, en los genitales, axilas, etc. Al final de la pubertad también puede salir en el pecho, aunque no ocurre con todos los hombres.

-El niño a partir de que entra en la pubertad notará la piel más grasa y sudará más. En este sentido es importante la higiene y empezar a usar desodorante.

Cambios psicológicos

A la vez que el niño empieza a cambiar físicamente también comienzan cambios psicológicos aunque bien es sabido que las niñas maduran antes que los niños.

Estos cambios van a ser diferentes para ambos y a veces son incluso más perceptibles que los físicos. [quotei]El pensamiento del adolescente va evolucionando y volviéndose más analítico y maduro[/quotei]Tampoco son cambios uniformes, sino que tienen sus altos y sus bajos. Como la maduración ocurre antes en las chicas, empiezan a notar más temprano los cambios psicológicos. Empiezan a dejar de lado el juego infantil y prefieren pasar su tiempo de una forma más tranquila, por ejemplo hablando con sus amigas. En los temas de conversación aparece frecuentemente el sexo opuesto. Necesitan estar más comunicadas que antes y tienden a formar grupos de amigas. En los chicos los cambios son totalmente diferentes.

En el adolescente surge la necesidad de mostrarse más viril ante los demás, sobre todo ante las chicas. La forma de relacionarse con ellas, los gestos y la actitud sigue siendo brusca (como en la infancia), sin embargo a veces se intercalan con momentos de timidez. La mayoría se verá ya capaz de llevar una vida sexual activa pero su desarrollo emocional y psicológico está aun muy por detrás del físico. Entonces el adolescente tiene que buscar un equilibrio entre los impulsos que tiene y el conjunto de normas y reglas de la sociedad que le rodea. Es lógico pensar que a veces puedan sentirse inseguros, rebeldes y confusos.

Los cambios de humor también son comunes debidos a los altibajos hormonales. La testosterona, por ejemplo, vuelve a los adolescentes más impulsivos. Es debido a que el despertar emocional controlado por el sistema límbico se desarrolla antes que la corteza prefrontal, la parte del cerebro que se encarga de regular y racionalizar nuestras emociones. Sobrevaloran las alegrías que viven en ese momento y minimizan los riesgos de la situación. Desgraciadamente todo esto puede derivar en peleas, drogas, accidentes...

Los genitales, el vello, la voz... los cambios físicos son los más notorios de la pubertadLos genitales, el vello, la voz... los cambios físicos son los más notorios de la pubertad

También se producen cambios neurológicos. El cerebro del adolescente aun está madurando y no es hasta el final de la adolescencia que este proceso termina. Por eso los efectos de las drogas son más destructivos en los adolescentes que en adultos. En el caso del alcohol hay que tener un especial cuidado porque su ingesta les afecta más, pudiendo deteriorar la memoria y reduciendo el autocontrol.

Durante la pubertad el pensamiento va evolucionando y se vuelve más eficaz, realista, maduro y analítico. Si tu hijo a los 12 años afirma que quiere ser jugador profesional de fútbol o estrella del rock no te desesperes. Cuando llegue a los 18 años seguro que tiene ya un plan de vida más realista.

¿Cómo puedo hablar con mi hijo de la pubertad y la adolescencia?

Actualmente, los niños tienen al alcance de su mano grandes fuentes de información y cuando llegan a la pubertad la mayoría ya saben a qué atenerse. Normalmente las charlas con los padres les incomodan e intentan evitarlas. Aun así, no debemos dejar esta tarea a los medios de comunicación y tenemos que darles toda la información que necesiten. No podemos fiarnos de que sus fuentes sean fiables.

Encuentra el momento adecuado para hablar con él. Cuando ambos estéis de humor y tengáis tiempo de sobra, que nadie os vaya a molestar. También es recomendable adelantarse y hablar con chico antes, de manera que cuando lleguen esos cambios ya tenga una idea de lo que le va a pasar y no le pille por sorpresa, además nos aseguramos una vez más de que la información que le llegue no esté distorsionada.

Te puede interesar