Menú
Por qué los padres se quejan tanto
Por qué los padres se quejan tanto

PADRES

Por qué los padres se quejan tanto

Los padres disfrutan de la vida con sus hijos, ¡pero también se quejan de su día a día! Descubre cuáles son sus razones principales.

Si conoces a padres sabrás que se suelen quejar de la vida que llevan. Son inmensamente felices y no cambiarían su vida co sus hijos ni por todo el oro del mundo, pero... se quejan. ¿Por qué lo hacen si son tan felices? Es difícil admitir que personas tan pequeñas tengan tanto control en el corazón de los adultos, pero también de los horarios y de la vida en general.

Los padres de los niños pequeños se quejan mucho. Se quejan de lo cansados que están, del sueño que tienen, de lo difícil que es la crianza y la educación, lo complicado que es salir a comprar o comer en un restaurante, también se quejan de que no tienen tiempo íntimo, ni de ducharse ni tan siquiera para hablar tranquilamente. Se quejan... de su realidad.

En realidad los padres se quejan pero saben que el amor que sienten por sus hijos es mucho más grande e inmenso que el cansancio que puedan sentir. El amor que les mueve cada día les hace tener las pilas cargadas aunque pasen noches enteras sin dormir. A veces no saben ni cómo pueden seguir funcionando...

Los padres se quejan para competir con otros padres sobre lo cansados que estánLos padres se quejan para competir con otros padres sobre lo cansados que están

Pero, ¿por qué se quejan tanto?

Competencia

Los padres se quejan para competir con otros padres sobre lo cansados que están, lo poco que duermen y lo difícil que es comprar con los niños. Cuando hablan con otros padres lo hacen de forma inconsciente pero hacen que la conversación se vuelva en una competencia.

Decir que se tiene que duchar con los niños en el cuarto de baño, que anoche solo durmió 2 horas, que trabaja duro y que aún estando cansado/a sigue funcionando.

Es verdad

Es cierto que criar es el trabajo más duro que existe. Es cierto que llegar a casa después de un día duro de trabajo hace que no puedas descansar y sigas aún más cansado... pero el amor incondicional que te brindan al llegar a casa, antes de dormir, al despertar... ese amor y ese sentimiento no hay dinero en el mundo que lo pague.

Empatía con otros padres

No solo es competencia, también es empatía. En muchas conversaciones los padres también muestran empatía a otros padres cuando se quejan. Si una madre se siente mal porque su casa está desordenada, otra madre también puede quejarse del poco tiempo que tiene y que su casa también está desordenada. Si un padre se queja de su cansancio, otro padre puede decirle que le entiende perfectamente que él también está cansando por el trabajo y por la crianza.

De esta manera los padres recuerdan que no están solos en el arduo camino de la crianza. Un arduo camino pero lleno de recompensas y gratificaciones diarias, y mucho mayores que el sentimiento de cansancio, por supuesto.

Tener hijos puede hacer que te consumas poco a pocoTener hijos puede hacer que te consumas poco a poco

Los jefes son pequeños

Es complicado admitir que el jefe de tu vida no es el jefe que pasea por la oficina cada mañana. El jefe de tu vida es esa persona pequeña que te espera en casa cada noche para darte un gran abrazo y decirte que te ha echado mucho de menos. Tu hijo es tu jefe y tiene controlado tu corazón, tus horarios y toda tu vida.

Se consumen

Tener hijos puede hacer que te consumas poco a poco, sobre todo cuando no te cuidas lo suficiente como para estar bien emocionalmente. Tienes que tener la capacidad suficiente para cuidarte además de criar a tus hijos, debes tener tiempo para ti y para el disfrute de tu vida. Cuida las relaciones que existen también fuera del vínculo entre padres e hijos.

Nada de lo que vale la pena en la vida, es fácil

No hay nada en el mundo que merezca la pena si es demasiado fácil o si no implica esfuerzo, solo o dificultad. Nunca envidiarás la vida de una persona que ha tenido una vida demasiado fácil... en cambio una persona que ha llevado una vida difícil pero ha seguido una buena guía y ha acabado en éxito, eso sí se puede envidiar.

Los padres saben que la crianza es complicada, pero que si se esfuerzan los frutos serán maravillosos: habrán creado a adultos responsables y equilibrados. El cuidado de los hijos vale la pena cada día, incluso los más difíciles. ?

Te puede interesar