Menú
El orientador escolar, ¿cuándo podemos acudir a él o ella?
El orientador escolar, ¿cuándo podemos acudir a él o ella?

ESCUELA

El orientador escolar, ¿cuándo podemos acudir a él o ella?

¿Conoces la figura del orientador/a en la escuela? Te contamos cuándo acudir a él o ella y en qué nos puede ayudar.

orientadora escolar y alumnaEl departamente de orientación suele estar formado por diferentes topos de profesionales

El rol del orientador escolar en el sistema educativo cada vez es más importante. Aunque la disponibilidad de esta figura depende del tipo de institución, puesto que no es lo mismo un centro público que un centro privado. Mientras que, en muchas comunidades autónomas, la enseñanza pública, durante la etapa infantil y primaria, ofrece la figura de orientador en función de las necesidades del colegio (suele ser una vez a la semana), en la escuela privada la figura del orientador suele permanecer en el centro de manera continua, como cualquier otro profesor.

Esto se debe a que en el sistema de educación público, el servicio de orientación se ofrece mediante los Equipos de Atención Temprana (para niños entre 0 y 5 años) y los Equipos de Orientación Educativa y Psicopedagógica (encargados de la etapa primaria) que atiende a un sector o zona y están formados por un equipo multidisciplinar, en el que además de participar el orientador escolar también cuenta con fisioterapeutas, trabajadores sociales o logopedas. En cambio, el sistema educativo privado, además de contar con estos equipos, cuyas visitas al centro suelen ser mensuales, existe la posibilidad de contratar a un orientador para que permanezca en el centro de manera continua.

Sin embargo, si hablamos de la etapa de educación secundaria, la figura de orientador permanece diariamente en los centros, indistintamente si el centro es público o privado, ya que existe un departamento de orientación habilitado para que esta figura ejerza sus funciones y atienda las necesidades educativas de alumnos, familias y profesores día a día.

El orientador escolar puede ser un psicólogo, un pedagogo o un psicopedagogo. Aunque la base de formación no es la misma para ninguno de ellos, puesto que han estudiado carreras distintas y los conocimientos que han adquirido durante su formación no son iguales, estos profesionales tienen en común la realización del Máster de Formación de Profesorado especializados en Orientación, el cual les habilita para ejercer en un servicio de orientación.

¿Cuáles son las funciones del orientador en los centros escolares?

Sin duda, hay que tener en cuenta la disponibilidad de esta figura en cada comunidad autónoma y en cada centro. Ahora exponemos las principales funciones que tiene un orientador escolar, independientemente del centro en el que trabaje:

1. Identificar las necesidades educativas de los alumnos: el orientador es el encargado de realizar la evaluación psicopedagógica de aquellos alumnos que la necesiten. Una vez terminada, se ponen en marcha una serie de pautas y de adaptaciones en función de las necesidades que se detecten. En estas adaptaciones, no sólo está implicada la labor del orientador, también la del conjunto de profesores que tengan contacto directo con el alumnado.

orientadora escolarUna de las funciones del orientador es asesorar sobre el futuro laboral que pueda escoger el alumno

2. Asesoramiento psicopedagógico: proporcionar herramientas al profesorado y equipo directivo para intervenir directamente con el alumnado. En definitiva, la labor del orientador en estos casos es la de buscar recursos psicológicos y pedagógicos, criterios y pautas para que sean puestas en marcha por los docentes.

3. Asesoramiento a las familias: el orientador debe mostrar disponibilidad y accesibilidad a los padres siempre que lo necesiten, puesto que una de las labores es la de apoyar y asesorar a aquellas familias que tengas hijos escolarizados con problemas de aprendizaje, de conducta, etc., siempre que las dificultades que aparezcan sean educativas.

4. Coordinación con agentes o recursos externos: otra de las labores del orientador es la de mantener contacto con otros recursos de la localidad o comunidad autónoma, como pediatras, psicólogos clínicos, servicios sociales, etc., para poder derivar a aquellos alumnos que así lo precisen en cualquier momento de su escolarización.

5. Orientación vocacional: durante la etapa de enseñanza secundaria, el orientador debe colaborar con los alumnos con el fin de asesorarles para el futuro laboral o académico que quieran seguir. En estos casos, se trabaja la toma de decisiones y se proporciona información sobre las opciones con las que cuentan los alumnos para continuar con sus estudios.

¿Cuándo acudir al orientador escolar?

Los orientadores escolares se están convirtiendo en una figura clave en los centros educativos. Aunque la realidad es que muchas familias desconocen cuál es su trabajo y a qué se dedican en los colegios o institutos.

Cuando los tutores o los padres detectan cualquier dificultad en algún alumno o alumna, deben ponerse inmediatamente en contacto con el orientador, puesto que este cuenta con herramientas y recursos para paliar cualquier necesidad, más centrada en el ámbito educativo.

Los casos que más se dan dentro de los centros educativos son los problemas de aprendizaje, como la dislexia, disgrafía, etc., se trata de niños que no llegan a los objetivos curriculares. Algunas veces, también aparecen casos de niños con altas capacidades, que necesitan una adaptación educativa en función de sus necesidades.

Sin embargo, no debemos centrarnos sólo en estos. Los problemas de conducta, que cada vez son más habituales, en los que se incluyen la disrupción en el aula, el abuso de sustancias, la ausencia a las clases, el acoso escolar, etc., son problemas que deben de ser informados al equipo de orientación, para que este actúe en consecuencia.

orientador escolarEs importante la comunicación entre los padres y el centro escolar

Otro ejemplo, de tipo emocional, suele ser la separación o el divorcio de los padres. Muchos jóvenes ante esta situación, suelen sufrir bastantes consecuencias y pueden empeorar su rendimiento académico. Es importante poner sobre aviso al centro educativo sobre la situación por la que atraviesa la familia, y si es necesario acudir al orientador para que este puede ofrecer alguna recomendación o proporcionar algún recurso externo al centro.

A los padres suelen surgirles muchas dudas con respecto a la educación de los hijos, dudas como "¿tiene un buen rendimiento en clase?", "¿tiene problemas con algún compañero o profesor?", "¿muestra dificultades a la hora de seguir las clases?", etc. Por eso, ante cualquier duda o dificultad que surja en el entorno familiar, es conveniente acudir al orientador para que este asesore en todo lo que pueda.

En definitiva, es fundamental que los padres y el equipo de orientación mantengan una comunicación directa, sobre todo en los casos más complicados. La responsabilidad de la educación de los menores no sólo corresponde al centro educativo y los miembros que lo forman, también a los padres que son los que instauran normas y valores desde que los hijos son pequeños. La implicación familiar en la educación externa de los niños es fundamental para que ante cualquier dificultad o problema se pueda intervenir lo antes posible. Por ello, desde este espacio se anima a que los padres tengan siempre información acerca del colegio o instituto al que acuden sus hijos, los planes educativos que se llevan a cabo, las actividades y las funciones de aquellas figuras que sean menos conocidas para la familia, y además es importante que los niños perciban esta implicación.

Te puede interesar