Menú
Niños con problemas de conducta en el colegio
Niños con problemas de conducta en el colegio

EDUCACIÓN

Niños con problemas de conducta en el colegio

El respeto a los padres, las órdenes y la autoridad en el colegio con los factores más importantes en la educación del niño.

La concentración y la atención aprendida en casa es fundamentalLa concentración y la atención aprendida en casa es fundamental

A veces los niños no toman la conducta que nos gustaría. Es normal que tengan altos y bajos en el colegio, sin embargo, no lo es que su mal comportamiento sea constante. Por lo tanto, los padres y los profesores del niño deben aprender a dar con las causas de su mala conducta y enseñar al pequeño a comportarse como es debido.

Causas que llevan al niño a portarse mal en la escuela

Es bastante común que el niño en su primera etapa en el colegio desde los 3 a los 12 años, se porte mal para llamar la atención de los profesores y de sus compañeros. Este comportamiento puede estar fundado en el mismo hogar. El pequeño gusta de tener la atención de sus padres y, si no es a las buenas, será haciendo algo malo. Así sus progenitores lo mirarán, aunque sea para regañarlo. No obstante, no es que le guste que sus padres se enfaden con él, es que cuando hace algo que les disgusta estos dejan lo que estaban haciendo para centrarse en él, que es lo que el niño desea.

Intenta conocer la situación de tu hijo en el colegio
Otro de los motivos por los cuales el niño no se comporta como desearíamos es porque se ha dado cuenta de que puede conseguir lo que no se le da primeramente tras una pataleta. Algunos padres con tal de no tener que lidiar con un niño que está montando una escena en público, o bien les molesta que el niño no les deje concentrarse en otras tareas, prefieren darle todo lo que pide en lugar de enfrentarse a la situación y exponerle los límites reales al pequeño. Con esto, lo que están haciendo estos padres es hacer creer al niño que todo en esta vida se consigue con una pataleta y eso mismo hará luego en el colegio.

El hecho de que el niño tenga hermanos también puede ser un factor importante para su mal comportamiento. Si no los tiene es probable que reciba más atención por parte de sus padres y familiares y le sea más difícil darse cuenta en la escuela que él no es el único niño y que debe respetar turnos y otras cordialidades de la convivencia. Sin embargo, si tiene hermanos puede también portarse mal por culpa de los celos. Si el pequeño se sale siempre con la suya o está más protegido por los padres, puede que el mayor tenga la necesidad de portarse mal para llamar la atención o, simplemente, para sentirse más valorado.

A medida que crece el niño también aumenta su capacidad del lenguaje y con ello la manipulación. Por lo tanto, el pequeño aprenderá que si se porta bien consigue más cosas materiales de los padres y puede utilizarlo en su favor, a la vez que si no consigue lo que quería se portará mal a propósito para salirse finalmente con la suya.

La conducta que el niño observe en casa será el ejemplo que tomeLa conducta que el niño observe en casa será el ejemplo que tome

Cómo tratar el tema desde el punto de vista de los padres

Como padres debemos tener en cuenta que mientras antes tomemos riendas de la situación, antes podremos erradicar el problema. A medida que el niño crece y aumenta su mala conducta será más difícil redirigir sus actos. Por ello, en casa intentaremos siempre tener un clima libre de peleas, gritos y faltas de respeto. Con ello ayudaremos a que el niño se sienta más cómodo en su propio hogar y no repita acciones o palabras indeseadas. Además, como padres, les proporcionaremos las horas de descanso adecuadas, además de la higiene y la alimentación necesaria.

No dejaremos que el niño se salga con la suya tras una mala conducta. Es muy fácil ver cuando el pequeño nos intenta hacer chantaje diciendo "Si me porto bien..." o "...sino me portaré mal". Si hacemos caso a estas condiciones lo más probable es que no vaya a dejar de utilizarlas. Aunque llore en público no debemos tampoco concederle lo que desee sin estar nosotros de acuerdo. Simplemente, debemos dejar que tenga unas cuantas rabietas para que se de cuenta de que no le van a servir para salirse con la suya y entonces, paulatinamente, dejará de utilizarlas como condicionante de nuestra conducta.

Confianza y comunicación es básico para saber cómo se siente el niño
En cuanto a la atención debemos prestársela siempre. Es verdad que hay momentos en los cuales deberemos hacer otras tareas y no podremos estar pendientes al cien por cien del niño. Por este motivo, debemos hacerle respetar nuestros horarios y nuestro propio tiempo. Si se porta mal para llamar la atención le haremos saber que no nos gusta este comportamiento y que solamente tendrá nuestra entera atención si se comporta como es debido.

De nuevo, deberemos dejarle que se porte mal un rato sin hacerle caso para que sea consciente él mismo de que el mala conducta no le servirá para llamarnos la atención en casa (y probablemente entienda así también que tampoco le funcionará en el colegio).

El cariño, la protección y el valorar cualidades es básico para el estimaEl cariño, la protección y el valorar cualidades es básico para el estima

Cómo tratar el tema desde el punto de vista de los profesores

Si el mal comportamiento del niño en casa se traslada a la escuela es muy probable que los profesores se pongan en contacto con los padres para hacerles constancia. Es entonces cuando el educador y los progenitores deben trabajar en conjunto y encontrar una solución al problema para que, poco a poco, el niño aprenda a tener un buen comportamiento tanto en casa como en el colegio.

Como profesor es exasperarte que el niño se porte mal en clase, puesto que ralentiza el proceso de aprendizaje para todos, además de crear un mal ambiente entre el resto de sus compañeros. Cuente o no con la ayuda de los padres del pequeño, el profesor deberá ponerse firme ante él y demostrarle que él es la autoridad y que en la escuela hay una serie de normas que todos los niños deben cumplir por igual.

Si el niño es muy nervioso y quiere llamar la atención constantemente lo mejor es tenerlo ocupado en clase. Mientras más tiempo pase concentrado en una tarea, menos tendrá para molestar al profesor. El mal comportamiento también puede venir por juntarse con otros niños que le incentiven a ello, si eso sucede de este modo como profesores podemos cambiarlos de sitio en clase, porque separados tendrán menos ocasiones de portarse mal.

Lo más importante es que como autoridad de sabiduría y bienestar de la clase es que el profesor sea constante en sus castigos. Eso quiere decir que no le deje pasar ni una al niño que se está portando mal ni a ninguno de sus compañeros si hace algo parecido.

Si el niño aprende que debe respetar al profesor y hacer lo que él diga sabrá que su mal comportamiento no es bien recibido en la escuela. Para ello, es muy importante que desde casa se le enseñe, no solamente a no portarse mal, sino también a respetar la autoridad y a hacer lo que se le dice.

Te puede interesar