Menú
Limitaciones que tienes si eres padre o madre
Limitaciones que tienes si eres padre o madre

TENER HIJOS

Limitaciones que tienes si eres padre o madre

Si tienes hijos sabrás que estas limitaciones son habituales en tu vida... ¡y antes eran lo más normal para ti!

No, no tienes una capa de súper héroe y tampoco la necesitas. No tienes que poder con todo para ser buena madre, no te hace falta tener magia para conseguir sé quien eres. Debes comenzar siendo sincera con quién eres y hasta dónde puedes llegar. Si eres padre, esto también va para ti. Sois padres, y aunque a veces sintáis que realmente necesitáis superpoderes no siempre son necesarios.

La presión para convertirse en Súper Mamá a veces es abrumadora, incluso sofocante para algunos. Por esta razón, las mujeres a menudo sucumben a las presiones de convertirse en una madre con un rendimiento excesivo hasta el punto de que terminan perdiendo su identidad en el proceso.

Una lista de muchas cosas por hacer

La maternidad (y la paternidad actual) es una lista interminable de demandas que incluyen de todo: noches sin dormir, cambio de pañales, cenas, viajes, ayuda en los deberes, enfermería, hacer recados, etc. Tanto madres como padres hoy en día están muy ocupados diariamente.

Hay que tener mucho cuidado con no perder la identidad en la maternidadHay que tener mucho cuidado con no perder la identidad en la maternidad

Hay que tener mucho cuidado con no perder la identidad en la maternidad. Nadie sabe cuándo sucede exactamente, pero casi todas las madres sienten una pérdida de identidad en algún momento de su viaje a través de la maternidad. De repente, se da cuenta de que las cosas son diferentes. Ella es diferente. Recuerda los días en que solía preocuparse por su apariencia. Los días en que dormía si quería, miraba lo que le interesaba en la televisión y comía cuando tenía hambre... eso ya es cosa del pasado.

Los padres ahora tienen otras personas en su mente cada vez que deban tomar decisiones. En muchas ocasiones sus deseos y necesidades no son importantes y se quedan en segundo plano para dar paso a lo que sus hijos necesitan.

La maternidad cambia tu vida

Hay algo maravilloso en ser madre. Es una experiencia como ninguna otra. Pero con ello viene una serie de cambios. Por ejemplo, tener hijos puede tener un gran impacto en tu personalidad y temperamento. Tal vez estás acostumbrado a ser una mariposa social, pero ahora con un nuevo bebé en casa, no puedes ver a tus amigos con tanta frecuencia. O tal vez las exigencias de los horarios de tus hijos te impiden hacer las cosas que alguna vez disfrutaste. 

Antes de que llegaran tus hijos, es probable que tuvieras el control total de tu vidaAntes de que llegaran tus hijos, es probable que tuvieras el control total de tu vida

Nunca asistes a conciertos y no has leído una portada de un libro a otra en años. De repente, tu vida ya no es lo que solía ser. Debido a esto, puedes comenzar a perder una idea de quién eres porque tu vida parece girar en torno a lo que tus hijos necesitan y tiene poco que ver con lo que podrías necesitar.

La maternidad limita tu libertad

Antes de que llegaran tus hijos, es probable que tuvieras el control total de tu vida. Decidías cuándo y qué ibas a hacer todos los días y nada estaba presionando o atrayendo tu atención. También puedes haber dedicado más tiempo a tu carrera asistiendo a conferencias y talleres, estableciendo contactos con personas de tu industria y almorzando con colegas... Tu dinero también te lo gastabas en ti y tus necesidades.

Pero ahora los niños han llegado y tienes poco tiempo para eso. Quizá incluso has renunciado a tu carrera por dedicarte a tu casa o a tus hijos (lo mismo te puede ocurrir en tu paternidad si eres un papá el que está leyendo esto). Sea cual sea tu elección, a menudo te das cuenta de que no hay suficientes horas en el día para adaptarte a todo lo que solías hacer porque tus hijos son la prioridad SIEMPRE. Simplemente no tienes el tiempo ni la libertad para ser quien alguna vez fuiste.

La maternidad reduce tu energía 

A veces ser madre es agotador, especialmente cuando tus hijos son bebés. Como resultado, no es raro que las madres estén privadas de sueño la mayoría de los días, operando solo con unas pocas horas de sueño. En consecuencia, tratar de funcionar en este estado requiere mucha fuerza mental y, a veces, solo tienes la energía para lo que absolutamente se tiene que hacer. Olvídate de buscar tiempo para hacer otras cosas que no sean imprescindibles. Todo lo que puedes pensar es en la próxima vez que tu cabeza toque la almohada... Y si pasan días y meses como este, antes de que te des cuenta, la persona que una vez fuiste es solo un recuerdo lejano.

Te puede interesar