Menú
Entrenamiento de fuerza para niños
Entrenamiento de fuerza para niños

ENTRENAMIENTO

Entrenamiento de fuerza para niños

Hay niños que siguen la dinámica de deporte con sus padres, pero, ¿ellos también pueden hacer entrenamientos de fuerza?

Si eres un padre o una madre que hace ejercicio habitualmente quizá te preguntes si es bueno que tus hijos levanten pesas. Pueden levantar pesas pero, ¿cuánto y con qué frecuencia? Es una pregunta que muchos padres se plantan a menuda que involucran a sus pequeños en deportes organizados. En realidad, la mayoría de los niños que practican deportes no necesitan entrenamiento de fuerza, pero si lo hacen, existen pautas para ayudarles a hacerlo con seguridad y reducir lesiones e incluso, para evitar que hagan más de lo que en realidad deberían hacer.

No son como adultos

Algunos de los posibles beneficios del levantamiento de pesas para los niños incluyen el aumento de la fuerza muscular y la resistencia, lo que ayuda a mantener la composición corporal adecuada y el rendimiento deportivo. Un entrenador personal puede diseñar programas de entrenamiento personal con fuerza para niños y es importante recordar que no deben ser como el de los adultos.

Los niños son anatómica, fisiológica y psicológicamente muy diferentes de los adultos y tienen necesidades únicas. Las pautas de entrenamiento de fuerza para adultos y las filosofías de entrenamiento no se deben usar para niños bajo ninguna circunstancia. 

Aunque todos los que levantan pesas necesitan comprender los riesgos y beneficios del entrenamiento de fuerza, no se debe esperar que un niño pequeño comprenda las complejidades de la acción muscular. Los adultos deben esforzarse por ayudar a los niños a disfrutar de la aptitud física de por vida y enseñarles cómo hacer ejercicio de forma segura y evitar lesiones por uso excesivo. Sobre todo, el programa debe ser estimulante y desarrollar a los niños en una actitud más positiva hacia el entrenamiento de fuerza y un estilo de vida saludable. En términos generales, si los niños de 7 y 8 años están listos para participar en deportes o actividades organizadas, entonces están listos para algún tipo de entrenamiento de fuerza.

Los niños son anatómica, fisiológica y psicológicamente muy diferentes de los adultos y tienen necesidades únicasLos niños son anatómica, fisiológica y psicológicamente muy diferentes de los adultos y tienen necesidades únicas

Pautas para niños

Es recomendable que los niños tengan un entrenador personal para aprender a hacer ejercicios de fuerza, puesto que necesitarán un seguimiento cercano para asegurarse de que lo están haciendo bien. Los niños aprenden mejor haciendo las cosas, cuando se les enseña un nuevo ejercicio tendrás que hacer primero el ejercicio para que lo vea y después guiarle en el proceso.

El entorno de entrenamiento debe estar libre de peligros. Debes tener la naturaleza exploratoria de los niños y retira cualquier equipo roto de la sala de ejercicios antes de que comiencen las clases. La sala de ejercicios debe estar bien iluminada y ventilada. Dado que los niños son más propensos a las enfermedades causadas por el calor que los adultos, deben beber más agua, aunque no tengan sed.

Los estiramientos son imprescindibles realizarlos antes y después de cada clase de entrenamiento con fuerzaLos estiramientos son imprescindibles realizarlos antes y después de cada clase de entrenamiento con fuerza

Los estiramientos son imprescindibles realizarlos antes y después de cada clase de entrenamiento con fuerza. Se puede comenzar con 1 serie de 10 a 15 repeticiones en 6 a 8 ejercicios que se centran en los principales grupos musculares de la parte superior e inferior del cuerpo. Empieza con un peso relativamente ligero y altas repeticiones y aumenta la carga y disminuye las repeticiones a medida que mejore la fuerza. Comenzar con cargas relativamente ligeras permitirá realizar los ajustes apropiados en cada ejercicio.

Dos o tres sesiones de entrenamiento por semana en días no consecutivos es suficiente. Aumenta el peso gradualmente a medida que mejora la fuerza. En general, un aumento de peso debe ser consistente y no más del 5% en la intensidad de entrenamiento. La progresión también se puede lograr aumentando la cantidad de series (hasta 3) o la cantidad de ejercicios.

Ejercicios multiarticulares como sentadillas pueden introducirse en el programa según las necesidades y competencias individuales. A los niños hay que tratarles con respeto y hablarles de manera que entiendan el vocabulario en todo momento. Los niños son niños y deben sentirse cómodos con lo que están haciendo para que se motiven a seguir entrenando.

Te puede interesar