Menú
Identifica los tipos de acoso escolar y pon remedio
Identifica los tipos de acoso escolar y pon remedio

BULLYING

Identifica los tipos de acoso escolar y pon remedio

Para poder identificar el acoso escolar o el bullying y poder actuar en consecuencia, es necesario saber los tipos que existen.

Cuando ocurre intimidación en la escuela, se conoce como una conducta dañina que sucede de forma repetida y reiterada entre niños o adolescentes, es una relación desequilibrada entre poder y fuerza. Existen cuatro formas o tipos de acoso escolar: verbal, física, de relación o ciberacoso.

Son muchas las escuelas que luchan cada día para acabar con el acoso escolar o bullying, pero es deber de toda la sociedad y también de las familias poner un granito de arena diario para que los niños sean capaces de reaccionar positivamente ante este tipo de acoso. Pero para poder saber que se trata de acoso escolar o bullying, es necesario reconocer los tipos que existen.

Una vez que se conocen y se reconocen los tipos de acoso escolar o bullying que existen, se deberán tomar las medidas correctas y acertadas para poder lidiar con el problema lo antes posible.

Cuando ocurre acoso verbal, es el tipo de intimidación con insultos, palabras hirientes, amenazas o comentarios irrespetuosos hacia otra personaCuando ocurre acoso verbal, es el tipo de intimidación con insultos, palabras hirientes, amenazas o comentarios irrespetuosos hacia otra persona

Acoso verbal

Cuando ocurre acoso verbal, es el tipo de intimidación con insultos, palabras hirientes, amenazas o comentarios irrespetuosos hacia otra persona. Por ejemplo, cuando un niño llama gordo a otro o le amenaza con hacerle daño. Un niño que sufre acoso verbal puede aislarse, tener mal humor o incluso, cambios en su alimentación y apatía.

A los niños hay que enseñarles sobre el respeto a través del propio comportamiento. Elogia a las personas, sé amable... tu ejemplo es la mejor herramienta para acabar con el acoso verbal. Es necesario enseñar a los niños el respeto propio y que se quieran lo suficiente como para no tener que fijarse en los defectos de los demás.

La mejor protección que los padres pueden ofrecer es fomentar la confianza e independencia de sus hijos y estar dispuestos a actuar cuando sea necesario. Habla con tus hijos sobre las maneras seguras y constructivas de responder al posible acosador. Podéis hacer una lluvia de ideas sobre frases clave para decir en un tono firme pero no antagónico, como; 'Déjame en paz', o 'Eso que dices no es cierto'.

Acoso físico

El acoso físico es cuando existe violencia física que implican golpes, zancadillas, empujones o toques físicos no deseados o inapropiados. Por ejemplo, si a un niño se le baja los pantalones en el recreo es acoso físico o cuando le pegan una torta en la cara o le dan un empujón.

Muchos niños no cuentan este tipo de acoso por miedo y por vergüenza, por lo que los padres deben estar atentos a posibles señales de advertencia como cortes, arañazos o moretones. Los niños también pueden quejarse de dolores de cabeza y estómago.

Si sospechas que tu hijo está siendo agredido en la escuela físicamente, tendrás que preguntarle si sucede algo en la escuela o de camino a casa. Con base en las respuestas, pregunta si alguien ha sido malo con él o ella. Intenta mantener tus emociones bajo control. Enfatiza el valor de la comunicación abierta y continua contigo y con los maestros o psicólogos del centro para acabar con la situación. 

Apunta todas las fechas y horas de los incidentes de intimidación, las respuestas de las personas involucradas y las acciones que se han tomado. No te comuniques con los padres del agresor para resolverlo por tu propia mano. Si es necesario acide a la policía, existen leyes contra el acoso escolar.

Acoso de relación o exclusión social

El acoso de relación suelen ser implícitas, aislando deliberadamente a un niño de un grupo en actividades sociales. Por ejemplo, si tu hija no es invitada a cumpleaños o se queda sola en el recreo porque nadie quiere jugar con ella.

Un niño que sufre este tipo de acoso de relación puede tener cambios de humor, aislarse de otros niños porque se siente rechazado... Esta exclusión social puede afectar muy negativamente a un niño o niña. El dolor emocional puede ser tan fuerte como el acoso físico.

Si crees que tu hijo/a está siendo excluido socialmente habla con tu hijo sobre cómo ha ido su día. Ayúdale a encontrar cosas que la hacen feliz y potencia sus cualidades positivas. Hazle ver cada día que le amas y que te preocupas por él/ella y por su bienestar. Potencia sus talentos e intereses como la música, la lectura, etc. Apúntale a actividades extraescolares para que practique habilidades sociales y que pueda hacer nuevas amistades fuera de la escuela.

Ciberacoso o Ciberbullying

Hoy en día con las nuevas tecnologías el ciberacoso o ciberbullying implica acosar a otra persona mediante malas palabras, mentiras o rumores a través de correos electrónicos, mensajes de texto o publicaciones en redes sociales. Los mensajes sexistas, racistas y homofóbicos crean una atmósfera hostil, incluso cuando no están dirigidos directamente a un niño. Por ejemplo, un niño puede mandar un mensaje a otro diciendo que es perdedor, o publicar en las redes sociales mofándose de otros.

Para saber si tu hijo está sufriendo este tipo de acoso, tendrás que fijarte si pasa demasiado tiempo en redes sociales o con los mensajes de texto, pero después de utilizarlo se siente triste o con ansiedad. Fíjate si tiene problemas para dormir, si no quiere ir a la escuela o empieza a tener apatía.

Si tu hijo está sufriendo ciberbullying o ciberacoso, tendrás que establecer reglas de seguridad en InternetSi tu hijo está sufriendo ciberbullying o ciberacoso, tendrás que establecer reglas de seguridad en Internet

Si tu hijo está sufriendo ciberbullying o ciberacoso, tendrás que establecer reglas de seguridad en Internet. Acuerda límites de tiempo en Internet asociado a la edad. Conoce los sitios online a los que tu hijo accede y controla sus actividades en Internet. Dile que si experimenta ciberacoso no tendrá que responder nunca a los mensajes. Lo que haréis será grabarlos, capturarlos e imprimirlos para poder usarlos en el futuro si es necesario poner una denuncia. Se deben quedar registrados los números, las fechas y la hora en que fueron recibidos. Informa sobre el ciberacoso en la escuela. Si el acoso cibernético se intensifica e incluyen amenazas y mensajes sexualmente explícitos, acude a la policía.

Una vez que se conocen los 4 tipos de acoso escolar o bulliyng que existen, se podrán identificar rápidamente y que de esta manera, se pueda trabajar para conseguir acabar con este problema. Los niños que son víctimas necesitarán todo el apoyo emocional posible por parte de los familiares y amigos cercanos.

Te puede interesar