Menú
Ciberbullying: cómo detectar si tu hijo sufre acoso por internet
Ciberbullying: cómo detectar si tu hijo sufre acoso por internet

CIBERACOSO

Ciberbullying: cómo detectar si tu hijo sufre acoso por internet

Con el avance de las nuevas tecnologías y las redes sociales, el acoso escolar o bullying se traslada muchas veces al ámbito privado a través del ordenador o móvil.

CiberbullyingEl acoso a través de internet, ciberbullying

El ciberbullying o ciberacoso es un fenómeno reciente en nuestra sociedad que empieza en la primera década del siglo XXI. Consiste en el uso de información electrónica y medios de comunicación digitales, como el correo electrónico, las redes sociales, los blogs, teléfonos móviles y websites difamatorios para acosar a una persona (bullying) o grupo de personas, mediante ataques personales y amenazas, u otros medios.

Este tipo de acoso es más común entre adolescentes, a partir de 12 años, aunque debemos tener en cuenta que cada vez la edad del uso de las nuevas tecnologías es más temprana, por lo que hay que prevenir desde pequeños. Y hay que educar en el buen uso de las tecnologías.

¿Dónde sufren el ciberbullying?

Normalmente esta forma de acoso la sufren en casa, pues en los colegios e institutos hacen uso del ordenador, de internet pero siempre bajo supervisión del profesor, y tienen los ordenadores con control parental para que no puedan acceder a según qué webs, o usarlo para cosas personales.

Distintos tipos de ciberbullying

Podemos encontrar 8 tipos de ciberbullying, según estudios realizados por Garaigordobil (2011), Kowalski, Limber y Agatston (2010).

- Todo tipo de insultos: Insultan a sus víctimas a través de internet, correo electrónico, redes sociales, etc.

- Hostigamiento: Se usan distintos medios para el acoso, puede ser el móvil, los chats, los foros, redes sociales, etc.

- Denigración: Difamación de la víctima con informaciones falsas o inventadas a través de webs, chats, redes sociales, correos electrónicos, etc.

- Suplantación personal: Usan las cuentas personales de la víctima usando sus contraseñas y asumen su identidad, realizan comentarios crueles y agresivos en nombre de la propia víctima.

- Desvelamiento de datos personales: Difunden datos personales o comprometidos de la víctima, que anteriormente han sido confiados.

- Exclusión de la red social: Bloquean a la víctima en determinada red social, lo aíslan y excluyen de la red.

- Ciberpersecución: Continuos mensajes al móvil o al correo electrónico, o a través de la red social amenazando, insultando a la víctima.

- Paliza feliz o happy slapping: Graban las agresiones físicas en móvil, las suben a internet o las difunden por las redes sociales.

¿Cómo sé si mi hijo es víctima de ciberbullying?

Este tipo de acoso se suele dar a partir de los 12 años aproximadamente, pues es la edad en la que los niños empiezan la ESO y su uso con las nuevas tecnologías va en aumento. Quizás demasiado. Para saber si nuestro hijo está siendo víctima de ciberacoso debemos estar muy atentos a las señales que nos muestre durante el uso del móvil, ordenador o internet. Aunque lo del móvil sería tema de otro artículo, ¿debe tener un niño de 12 años teléfono móvil propio?

La información sobre las nuevas tecnologías y el mal uso de ellas es escasa entre los padres, pues los padres no crecimos con internet, no lo teníamos en las aulas desde P3, de hecho no fuimos a P3...

Por lo tanto el trabajo empieza por informarnos de cómo funciona internet, de la privacidad de las redes sociales, de los controles parentales de nuestro ordenador. De saber dónde entran y dónde no, qué pueden leer o imprimir.

La marginación en redes sociales es una forma de ciberbullying
Si ves que tu hijo sabe más que tú de internet, debes ponerte al día. Podemos pensar que no va con nosotros, o que estamos desfasados -yo misma con 31 años lo he pensado- pues para ellos es todo tan sencillo: crean cuentas de correo, se abren identidades en distintas redes sociales, publican fotos sin parar...

Nosotros debemos estar informados para poder ayudarlos, para saber qué clase de amigos aceptan, para controlar las horas que pasan en el ordenador, o quien les llama o les envía mensajes o WhatsApp al móvil.

Después de informarnos podremos educarlos en el buen uso. Y podremos detectar comportamientos no usuales en ellos.

Conductas que nos indican que nuestro hijo sufre ciberbullying:

- Oculta lo que está haciendo en el ordenador si nos acercamos.

- Recibe llamadas o mensajes de texto al móvil que le ponen nervioso.

- Cambios bruscos de humor al mirar el móvil, correo electrónico, chats, redes sociales, etc.

- No explica nada de lo que hace mientras está usando internet, no comparte con la familia.

- Se asusta fácilmente si le decimos que lo llaman, o que tiene mensajes.

- Se altera si entramos sin avisar a su habitación mientras está usando el móvil u ordenador, etc.

Y ¿si nuestro hijo es el ciberacosador?

Para saber si nuestro hijo está haciendo un uso indebido de las nuevas tecnologías, o si las usa para acosar, amenazar, a algún compañero o grupo de compañeros, debemos estar muy atentos a su comportamiento respecto a las nuevas tecnologías.

Conductas que nos indican que nuestro hijo es el ciberacosador:

- Rompe los límites de uso de ordenador pactados.

CiberacosadorEs posible que nuestros hijos sean ciberacosadores
- Siempre que no estamos en casa está en el ordenador.

- Vemos comportamientos agresivos, o comentarios fuera de lugar mientras está en el ordenador.

- Usa demasiado el móvil.

- En la factura del móvil vemos muchos mensajes de texto al mismo número, y en horas nocturnas y escolares.

- Si le coges el móvil se pone nervioso, alza la voz, etc.

- Nunca deja que el mires su ordenador, no deja que estés a su lado mientras lo usa.

- Usa todo tipo de redes sociales, e intuyes que tiene varias cuentas abiertas.

- Insiste en tener móvil con acceso a internet.

- Los fines de semana pasa demasiado tiempo con el móvil y ordenador.

- No sale tanto con los amigos, pues disfruta más desde casa a través de internet.

- Está ausente, poco comunicativo.

- Lo ves alterado, muy intolerante.

- No participa en las conversaciones familiares, se ausenta a su cuarto.

¿Qué debemos hacer si descubrimos que es víctima o agresor de ciberbullying?

Como ya hemos comentado anteriormente, debemos ante todo estar informados. Internet es un mundo en el que nuestros hijos se desenvuelven con mucha facilidad y soltura. Y para poder ayudarlos debemos saber de qué se trata. Podemos pedir ayuda a amigos, o familiares, o investigar por nuestra cuenta. Una vez empieces verás como no es tan complicado, solo que no estamos habituados.

Estar al día tecnológicamente ayuda a controlar a nuestro hijo
Hay clases para adultos, incluso para personas mayores, y todos aprenden a hacer un buen uso de las nuevas tecnologías. También podemos acudir al centro escolar de secundaria donde estudie nuestro hijo, ellos nos podrán guiar.

Estoy formado, y ahora ¿qué debo hacer?

- Hacer uso del control parental en el usuario de nuestro hijo.

- Limitar las horas de uso, y saber que se cumplen.

- Limitar su acceso a redes sociales si no tienen la edad permitida, las redes sociales no son para niños.

- Si tienen acceso a redes sociales, pues son mayores de 16 años, privatizar junto a ellos la configuración de su cuenta.

- Saber cuántos amigos tiene y si los conoce, está muy de moda añadir personas a redes sociales que no saben quiénes son. Debemos alertarles de ello, y comprobar que no lo hacen.

- Llegar a un acuerdo sobre su correo electrónico, y mensajes en redes sociales, poder revisarlos sin leer el contenido. Para ver si reciben muchos, o continuamente, o si envían en exceso a la misma persona.

- Sobre el uso del móvil, según cada padre creerá conveniente que tenga uno o no. O a qué edad deben tenerlo, pues supone una factura más que se tiene que pagar. Esto parece que los adolescentes no lo sepan, pues nadie los pone sobre aviso. El móvil no es gratis, no es un juguete. No es para niños.

- Si tienen móvil, limitar su consumo, limitar en casa su uso. No dejar que lo lleven al instituto, está prohibido, además es objeto de robos, de peleas, etc.

- Mantener una buena comunicación, y explicarles los posibles peligros que pueden encontrar en la red si hacen un uso indebido de ella.

- Usar ciertos programas que venden para la prevención del ciberbylling para adolescentes, son muy recomendables y económicos. Hay de distintas edades.

- Confiar si vemos algún comportamiento que nos hace sospechar que es víctima o agresor, en sus profesores, o en los demás padres de alumnos.

- Podemos organizar charlas y reuniones con los demás padres, a través del instituto, para entre todos poder prevenir esta forma de acoso.

Te puede interesar