Menú
Qué hacer si tu hijo adolescente no quiere seguir tu religión
Qué hacer si tu hijo adolescente no quiere seguir tu religión

EDUCACIÓN

Qué hacer si tu hijo adolescente no quiere seguir tu religión

El tema de la religión puede ser controvertido para algunas personas, pero, ¿qué pasa si tu hijo adolescente no quiere seguir tus creencias?

Ya se sabe que la política, el fútbol y la religión son los 3 temas más controvertidos de la sociedad. Quizá tu familia siempre ha asistido de forma habitual a un lugar de culto o quizá nunca haya establecido unas prácticas de religión claras o incluso, no seguís ninguna religión... Pero es probable que tu hijo adolescente quiera probar una fe por su cuenta. Es posible que haya escuchado a hablar a sus amigos sobre la religión y quiera encajar o simplemente explorar una práctica espiritual alternativa, porque tiene curiosidad por saber más sobre este tema.

Explorar nuevas religiones, prácticas espirituales y diferentes religiones durante la adolescencia puede ser bastante común. Explorar cosas nuevas y obtener independencia es parte de convertirse en adulto, por lo que muchos adolescentes están interesados en aprender lo que otras personas creen sobre el universo, un poder superior o el significado de la vida. Dentro de un desarrollo saludable en la adolescencia implica preguntarse quién es y esto implica las creencias espirituales.

Esto puede causar a los padres cierta incomodidad, pero en lugar de prohibir de forma inmediata lo que tus hijos pueden o no pueden creer, es necesario que tengas una conversación con tu hijo/a adolescente para que pueda entender mejor las cosas, sintiendo que le respetas en todo momento.

Es imprescindible que tengas una actitud de escucha sin juzgarleEs imprescindible que tengas una actitud de escucha sin juzgarle

Habla con tu hijo/a adolescente

Este deseo de probar una nueva religión o práctica espiritual vino de algún lugar. Pregúntale al respecto: ¿Habla alguno de sus amigos sobre esta otra práctica espiritual? ¿Tu hijo se enteró después de hacer una investigación por su cuenta? ¿Qué le suena atractivo al respecto?

Preguntare si hay algo en la práctica espiritual de la familia que no le guste y que te lo comente, ¿quizá sea demasiado tradicional o aburrido? ¿Los valores que se profesan le resultan demasiado anticuados u opresivos?  Quizás esté buscando una manera de conectarse con sus propias creencias un poco más profundamente, o de una manera que pueda relacionarse un poco mejor en la vida cotidiana.

Es imprescindible que tengas una actitud de escucha sin juzgarle. Saber que estás interesado en su punto de vista puede ser muy tranquilizador para un adolescente que se siente inseguro en algunos aspectos. Hablar cosas les ayudará a comprender las creencias de uno y lo que siente importante como persona.

Evalúa sus preocupaciones

Es importante examinar las inquietudes que tienes acerca de permitir que tu hijo explore una nueva religión o la diferente a la familiar. ¿Te preocupa que pueda abandonar todas las creencias que has intentado inculcar en él durante tantos años? ¿Crees que su curiosidad se debe a razones equivocadas? ¿Quizá haya algún motivo más serio?

Hablar cosas les ayudará a comprender las creencias de unoHablar cosas les ayudará a comprender las creencias de uno

Quizás la religión que tu adolescente quiere explorar tiene ciertas creencias o alienta prácticas específicas que están en directa contradicción con lo que tú crees. Claramente, si otra fe va en contra de tus valores, necesitas hablar con tu hijo sobre sus inquietudes. Es posible que debas establecer algunos límites sobre lo que le permites hacer. Es importante mostrarle que sus valores son lo suficientemente importantes como para que tengáis que vivir de forma armoniosa.

Si no sabes mucho acerca de las prácticas espirituales en las que tu adolescente está expresando interés, esté abierto a aprender más. Es posible que algunos de los estereotipos que pensaste que eran ciertos o algunas de las cosas que escuchaste no sean precisos.

Los grupos de jóvenes

Muchas iglesias y organizaciones espirituales tienen grupos de jóvenes destinados a hacer que la práctica espiritual sea más atractiva para los adolescentes. Si tu propio lugar de culto tiene un grupo de jóvenes, tal vez tu adolescente esté dispuesto a intentarlo para ver si le ayuda a explorar su propia fe un poco más profundamente. O quizás un amigo en la escuela le invitó a una reunión de un grupo de jóvenes en otra iglesia. Pregúntale al amigo de tu hijo qué es lo que le parece interesante sobre el grupo (si su adolescente está abierto a la idea), o llama al líder juvenil del grupo para obtener más información sobre el grupo si te preocupa.

En cualquier caso, no te cierres en banda y simplemente vigila que las prácticas que tu hijo practica no sean negativas para él de ninguna manera.

Te puede interesar