Menú
4 falsos mitos sobre el parto que debemos superar
4 falsos mitos sobre el parto que debemos superar

MIEDOS SOBRE EL PARTO

4 falsos mitos sobre el parto que debemos superar

Muchos son los miedos que surgen de cara a dar a luz, pero algunos de ellos son infundados. Estos son los más típicos.

El parto es uno de los momentos más importantes en la vida de una madre. Se trata de un momento muy especial e inolvidable que crea un vínculo de por vida entre la futura madre y su bebé. Este hecho también está ligado a la creencia de que según que costumbres o rituales, el parto se desarrolla de una manera u otra. Lo cierto, es que algunos de estos mitos se han hecho famosos por la casualidad (o no) de que algunas futuras mamás han vivido en su propia piel algunas de estas peculiaridades.

Antiguamente, los familiares y sobre todo los abuelas, prevenían y recomendaban a la embarazada que cosas debía y no debía hacer para evitar posibles problemas durante el parto. Son muchas las personas que creen que deben seguir al pie de la letra las prevenciones o consejos previos al parto para que estos mitos o creencias no ocurran. Lo importante es no obsesionarse con estas cosas ya que no se puede demostrar su veracidad. Ante cualquier duda, lo mejor es consultar con su médico especialista e intentar llevar el tiempo del embarazo y el parto en concreto, de la manera más natural y normal posible.

Si el bebé viene sano, donde mejor está nada más nacer es junto a la madreSi el bebé viene sano, donde mejor está nada más nacer es junto a la madre

Para que la futura madre esté al tanto de cuáles son estas creencias o mitos, desde Bekia os vamos a indicar cuáles son algunas de las más famosas:

1. Debe estar depilado el vello púbico de la mujer

Uno de los mitos que se escucha con más frecuencia, es que el día del parto (o los días previos) la madre debe depilarse su zona púbico ya que contienen bacterias que pueden dañar e infectar al recién nacido. Es uno los mitos más falsos que existen ya que es totalmente lo contrario. Los médicos especialistas recomiendan no depilarse la zona púbica de manera completa, sino que deben dejar vello en esa zona ya que sino el pubis y la vagina queda expuesta demasiado al aire y el contacto con la ropa interior provoca múltiples infecciones. Además, destruye los mecanismos naturales de defensa de esa zona ya que uno de los motivos de que el vello en esa zona es positivo es que su razón de ser es proteger esa zona del contacto directo con el aire o con agentes externos que puedan ser una amenazada para la salud del miembro.

2. El bebé deben llevarlo nada más nacer a observación, sin estar con la madre

Esta creencia también es completamente falsa. La OMS (Organización Mundial de la Salud) y los mecidos y matronas especializados en la materia, recomiendan que el recién nacido que nazca sano y sin signos aparentes que cualquier anomalía que lo impida, debe permanecer con la madre para sentir su calor, habituarse al exterior y tranquilizarse después del esfuerzo que también supone para ellos el parto. Incluso los especialistas recomiendan que el recién nacido ya tenga su primer contacto con la lactancia y su madre le de su primera toma de leche materna incluso antes de salir de la zona del paritorio.

La cesárea no impide que en el futuro se tengan partos naturalesLa cesárea no impide que en el futuro se tengan partos naturales

Eso no quita que no se realizan las pruebas pertinentes que se deben hacer tras nacer el bebé, pero no necesariamente debe ser acto seguido del parto. Si el bebé está sano, lo importante es que esté junto a su madre.

3. Después de una cesárea, no se puede tener un parto natural

No hay ningún hecho científico que recoja la medicina que demuestre que una embarazada tras su parto por cesárea, si decide tener más hijos, deba tenerlos todos por cesárea. Es cierto que si previamente se realizó una cesárea puede que fuera vinculante a cualquier anomalía durante el embarazo o al tratarse de un parto de riesgo lo que aumenta las posibilidades de que en posteriores partos también suceda lo mismo. Pero, no existe ninguna prueba demostrable de esto tenga que ser así a ciencia cierta y por defecto. Tal vez, el primer parto de una madre que son más peculiares y hay que aumentar las medidas de seguridad al ser primerizas, requiere de unos protocolos algo más estrictos que cuando se da el segundo o más embarazos. Puede que el primero, por diferentes motivos, se produjera el parto por cesárea y los siguientes se desarrollen con normalidad y se produzca el parto sin inconveniente mediante parto natural.

4. No puedes comer ni beber antes del parto

Según esta creencia, si ingieres algún alimento antes del parto o bebes cualquier líquido puede provocar vómitos durante el parto y en caso de ser cesárea, ahogamiento de la madre ante la posibilidad de tragarse el vómito. Además, según estos mitos, el sobreesfuerzo llevado a cabo durante el parto, provoca en un 90% el ómito si el estomago se encuentra lleno de alimento. Esta creencia es falsa. Es cierto que no se recomienda ingerir alimentos pesados durante las horas previas al parto o beber excesiva agua sobre todo, porque al empujar se expulsaría de manera automática, pero esto no quiere decir que si se hace, sea perjudicial para la salud de la madre o del bebé. Incluso, los médicos especialistas recomiendan que las madres vayan bien alimentadas e hidratadas al parto para que tengan energía y sobre todo, porque nunca se sabe la duración exacta de un parto y por tanto, no se sabe cuándo podrá volver a comer o beber la madre.

Es bueno afrontar el parto bien alimentada e hidratada para tener más fuerzasEs bueno afrontar el parto bien alimentada e hidratada para tener más fuerzas

Se recomienda especialmente alimentación rica en fibra y proteínas y bebidas con vitaminas como los zumos naturales, especialmente, aquellos alimentos de fácil digestión y que la madre sepa con seguridad que son alimentos que le sienta bien.

Estos son algunos de los mitos y creencias más comunes entre las embarazadas y parturientas. Cabe la posibilidad de que algunos de ellos puedan ocurrir, pero no es vinculante con nada que la ciencia de la medicina no puede demostrar que estos hechos sean ciertos. Ante cualquier duda o anomalía, se recomienda visitar a su médico de cabecera o al especialista que esté llevando el seguimiento del embarazado para que le pueda ayudar a resolverle las dudas de una manera personalizada y según las previsiones de su embarazo.

Te puede interesar