Menú
Cómo evitar que los labios de tus hijos se agrieten
Cómo evitar que los labios de tus hijos se agrieten

SALUD DE LA PIEL

Cómo evitar que los labios de tus hijos se agrieten

Si los labios de tus hijos se agrietan con el frío y el aire seco, ¡no te pierdas estos consejos para evitarlo!

No se puede mantener a salvo a los hijos de los elementos de la naturaleza... Ellos tienen que salir a la escuela, allí salen al recreo... Y los labios se pueden agrietar. Los labios cortados pueden causar mucho dolor a los hijos y es importante ayudarles a cuidarlos o a que sepan cómo pueden evitar a que se les corte.

Cuando abrigas a tus hijos para que salgan a la calle es posible que no pienses en el cuidado de los labios, ya que se suelen pasar por alto. Se pasan por alto hasta que comienza a agrietarse y a doler. La piel de los labios es más delgada que la de otras áreas del cuerpo, lo que la hace especialmente vulnerable al aire frío y seco (interior y exterior), al viento y al sol. Además de esto, si añades el factor del babeo, la succión del pulgar o el uso de chupete de un niño pequeño, tendrás una receta perfecta para la piel agrietada alrededor de la boca.

La buena noticia es que puede ayudar a prevenir los labios agrietados con unos pocos consejos fáciles de seguir. ¡Los labios de tus hijos estarán bien cuidados!

Los labios cortados pueden causar mucho dolor a los hijosLos labios cortados pueden causar mucho dolor a los hijos

Mantener una buena hidratación

Los niños de 1 a 3 años necesitan por lo menos 5 vasos de agua por día, aunque no todos necesitan leña misma cantidad de agua. Las bebidas saludables como leche, el zumo natural de frutas y alimentos con alto contenido de agua como la sandía o la sopa, también ayudan a tener una buena hidratación.

Es importante limitar el consumo de zumo en niños pequeños y solo servirles zumos que no tengan contenido de azúcar añadido. Lo ideal son zumos exprimidos directamente de la fruta.

Humidificador en casa

Si el aire dentro de tu hogar está seco, considera el usar un humidificador en las áreas donde tu niño pequeño duerme y juega. Tendrás que asegurarte de leer las instrucciones del fabricante sobre la limpieza del humidificador para evitar la aparición de bacterias y moho, y deberás mantener el humidificador fuera del alcance de los niños.

¡Sin chuparse los labios!

Cuando los labios están ásperos y secos, la reacción natural es tratar de humedecerlos con la lengua. Sin embargo, esto es contraproducente ya que humedecer los labios conduce a más grietas cuando se secan al aire.

Si te das cuenta de que tu hijo se está lamiendo los labios, dile que deje de hacerlo. Puedes untarle un poco de cacao para labios para mantener los labios hidratados todo el tiempo. También puedes tomar medidas para eliminar la necesidad de lamer frotando suavemente los labios con un cepillo de dientes limpio y de cerdas suaves cuando se vuelven escamosos.

Se recomiendan los bálsamos labiales a base de petróleo o cera de abejasSe recomiendan los bálsamos labiales a base de petróleo o cera de abejas

Limpia la boca de tus hijos

Para ayudar a prevenir y sanar las grietas, trata de secar la boca de tu hijo durante todo el día y después de las comidas. Debe mantener la boca bien limpia todo el tiempo.

Bálsamos labiales

Como hemos apuntado más arriba los bálsamos labiales son una buena idea para cuidar los labios agrietados e incluso, para evitar que se agrieten. No esperes a las primeras señales de agrietamiento para aplicar bálsamo para los labios. Cubre rutinariamente los labios y el área directamente alrededor de ellos para evitar que se sequen.

Se recomiendan los bálsamos labiales a base de petróleo o cera de abejas, ya que estas opciones son seguras de usar en niños pequeños, sellarán la humedad y protegerán los labios de la exposición a los elementos. Los pediatras recomiendan usar un bálsamo para los labios que también contenga protector solar, ya que los labios son particularmente propensos al daño de los rayos UV.

Calmar el dolor

Si a pesar de sus mejores esfuerzos, los labios de tu hijo pequeño se secan, se vuelven escamosos, agrietados y le duelen, aplica un bálsamo o ungüento medicinal para usar en esta área.

Aunque son incómodos, los labios agrietados no suelen ser perjudiciales. Sin embargo, si los labios agrietados de tu hijo sangran o están acompañados por fiebre que dura más de cinco días, consulta a tu pediatra.

Te puede interesar