Menú
Cómo evitar un divorcio NO deseado
Cómo evitar un divorcio NO deseado

DIVORCIO

Cómo evitar un divorcio NO deseado

Descubre cómo puedes evitar un divorcio si no quieres llevarlo acabo y aunque hayáis empezado el proceso.

A veces el orgullo, los malentendidos o la falta de comunicación puede hacer que una pareja se divorcie sin realmente querer separarse. Sobre todo si tienes hijos es más que probable que quieras evitar que pasen por este tormento si tú en realidad, tampoco quieres pasarlo y sabes que tu pareja... tampoco. Una vez que comienzas el proceso de un divorcio es muy difícil detenerlo.

A medida que pasan los años, divorciarse es más habitual y los procesos son cada vez más sencillos. Las personas no quieren vivir una vida infeliz en familia y prefieren divorciarse a vivir en una mentira. Hace algunas décadas el divorcio estaba bastante estigmatizado, afortunadamente esto ya no es así.

Según la ley, el matrimonio se considera como un contrato y se establecen leyes para proteger a la persona que desea romper el contrato, no a la que desea continuarlo... si quieres divorciarte y luego te das cuenta de que realmente no es lo que quieres, entonces tendrás que detenerlo a tiempo porque si no, acabaréis divorciados con todas las consecuencias legales que tiene disolver un matrimonio.

Las personas no quieren vivir una vida infeliz en familiaLas personas no quieren vivir una vida infeliz en familia

Cuando queréis reconciliación

Si quieres y tu pareja también quieren reconciliarse, el proceso legal puede detenerse retirando la petición de divorcio. Esto debería hacerlo el cónyuge que presentó la petición de divorcio original. Es posible detener el divorcio mediante la reconciliación si puede demostrarle a tu cónyuge que ha cambiado, que está dispuesto a trabajar en los problemas del matrimonio y que el corazón de tu cónyuge está abierto a "intentarlo de nuevo".

Si realmente deseas detener un divorcio que ya te encuentras en el proceso, los siguientes consejos pueden ser útiles. Pero solo si tu cónyuge todavía tiene una inversión emocional en el matrimonio y la voluntad de intentarlo... si no, no merece la pena.

Cómo frenar el divorcio

Sin hostilidad

Cuando descubras que tu pareja ha presentado la solicitud de divorcio, no respondas con enojo o con hostilidad. Muestra preocupación por el hecho de que tu pareja, emocionalmente, haya llegado al punto de que él / ella siente que el divorcio es su única solución.

No puedes arreglar un matrimonio roto comportándote de una manera que lo rompa aún más. Si tu pareja se ha retirado de ti emocionalmente hasta el punto de solicitar el divorcio, tendrás que tragarte tu orgullo y tus sentimientos heridos si realmente quieres salvar lo vuestro. Deberás estar abierto a hablar y comunicarte para intentar restaurar el matrimonio.

Si realmente quieres salvar tu matrimonio deberás intentar mantener una actitud de calma y escucha, haciendo que tu pareja se sienta protagonista y que vea tu predisposición a cambiar las cosas para mejorar la situación en la que os encontráis.

 Tendrás que tragarte tu orgullo y tus sentimientos heridos Tendrás que tragarte tu orgullo y tus sentimientos heridos

Tú también tienes responsabilidad

Asumir la responsabilidad de tu papel en los problemas en el matrimonio es esencial. Dale a tu pareja la oportunidad de compartir contigo cómo se siente y qué considera que son los problemas. Responde validando sus sentimientos y ofreciéndose a trabajar con ellos para encontrar soluciones a los problemas.

Esto significa poder ver la situación desde la perspectiva de tu pareja. Puede escuchar lo que tu pareja tiene que decir y quedarte estupefacto, pensar que está exagerando o incluso sacar excusas del aire, pero tu perspectiva e invalidar cómo se siente tu cónyuge no lo acercará más a la restauración de tu matrimonio. 

Poner el divorcio en espera

Pídele a tu pareja que ponga el divorcio en espera hasta que los dos vayáis a un terapeuta de pareja o matrimonial. En estos casos es una buena opción. Explica a tu pareja que sientes que no has hecho lo suficiente para arreglar los problemas de matrimonio y que lo justo sería sobre todo, intentar buscar juntos una solución antes de romperlo todo o tirar por la ventana tantos años de amor.

Detener o no el divorcio dependerá en gran medida de la gravedad de los problemas conyugales y la retirada emocional de la pareja.

Te puede interesar